29/07/2015

Intervención militar turca en Siria: ¿contra el ISIS o contra la revolución de Rojava?

unnamed-103.jpg

Desde hace unos días las fuerzas armadas turcas dicen atacar posiciones del ISIS, sin embargo los hechos demuestran que los bombardeos en Siria, Irak y en la propia Turquia tienen como objetivo destruir la autonomía Kurda y el proceso revolucionario que se desarrolla en la región de Rojava como también reprimir a las organizaciónes de izquierda que vienen sufriendo detenciones y asesinatos. Pablo Mestrovic para ANRed


Después del atentado del Estado Islámico en Suruc del 20 de julio, ( article10268 ) Turquía inició una intervención militar en Siria limitada, por ahora, a ataques aéreos y de artillería. El objetivo de la intervención, según el gobierno de Turquía, es “combatir al ISIS”. Cualquiera que haya seguido el desarrollo del conflicto armado en Rojava tendría motivos muy fundados para desconfiar de este súbito interés de parte del régimen de Erdogan por combatir al Estado Islámico. Pero las propias acciones y declaraciones del gobierno turco muestran que el objetivo es muy diferente.

En primer lugar, las declaraciones del gobierno de Turquía hablan de “combatir al ISIS y al PKK”, porque ambas son “organizaciones terroristas”. En Turquía nada menos que 12 partidos políticos, en su mayoría de izquierda, son considerados “organizaciones terroristas”. Consecuentemente, el Estado turco los coloca en la misma categoría que al ISIS. Pero veamos las acciones que forman parte de la “operación contra el ISIS”. El viernes 24 de julio las fuerzas de seguridad turcas allanaron la vivienda de la joven Günay Ozarslan, presunta miembro del Frente Revolucionario de Liberación del Pueblo (DHKP-C), organización armada de tendencia maoísta, en Estambul. La militante fue asesinada mientras dormía. El mismo día, 103 personas, en su mayoría jóvenes de etnía kurda, acusados de ser miembros de la organización juvenil kurda Movimiento de la Juventud Patriótica Revolucionaria(YDG-H) o del DHKP-C, fueron detenidas en Estambul. Solamente una pequeña parte de los detenidos, en su mayoría extranjeros, lo fueron bajo la acusación de tener vínculos con el ISIS. El mismo día fueron detenidos en la ciudad de Suruc, donde se produjo el atentado del 20 de julio, 12 personas, entre ellas un joven que había colaborado en las tareas de rescate durante el atentado y varios dirigentes del DBP(Partido de la Democracia y las Regiones), un partido político legal aliado al Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Como es sabido, el HDP obtuvo 80 bancas en las elecciones legislativas del 7 de junio.

En las ciudades de Elazig y Bingol también fueron detenidos dirigentes del DBP. En la ciudad de Igdir fueron detenidas nueve personas, entre ellas varios dirigentes del HDP y el BDP (Partido de la Paz y las Regiones), legal de acuerdo a una resolución de la Corte Europea de Derechos Humanos y también aliado del HDP. En la ciudad de Esmirna, fue detenida una miembro de la dirección provincial del HDP.

El sábado 25 las operaciones policiales continuaron, alcanzándose la máxima cantidad de detenidos en la ciudad de Esmirna con un total de 22. La mayoría de los detenidos eran también militantes del HDP y/o sospechosos de ser miembros de la YDG-H. Ninguno lo fue bajo la acusación de tener vínculos con el ISIS. Estos son solamente algunas de las acciones que forman parte de la operación “antiterrorista”de las fuerzas de seguridad turcas.

Los días 24 y 25 de julio fueron bombardeadas posiciones del PKK dentro de territorio turco, en que resultó muerto el comandante de las HPG (Fuerzas de Protección Popular, brazo militar del PKK) Servan Valto, conocido por el nombre de guerra de Onzer Aslan, así como en las montañas de Kandil, en la frontera con el Kurdistán iraquí. Los bombardeos provocaron incendios forestales. Cabría suponer, si se debe creer las declaraciones del gobierno de Turquía, que al menos sus ataques aéreos sobre territorio sirio están dirigidos contra el ISIS. Pero desde el 24 de julio a la madrugada la fuerza aérea y la artillería turca han estado atacando posiciones de las YPG/YPJ (Unidades de Protección Popular/Unidades de Protección de las Mujeres), primero en la aldea de Zormikhar, cercana a la ciudad de Jarabulus, la única ciudad importante de Rojava que continua bajo control del ISIS y después en la aldea de Til Findire, cercana a la ciudad de Tel Abyad, liberada en junio por las YPG/YPJ. Es bien conocido que las YPG/YPJ se han constituído en la fuerza más efectiva en contra del ISIS, habiéndole arrebatado el control de la ciudad de Kobane y la mayor parte de la región de Rojava desde el mes de enero de este año.

¿Es entonces, creíble la retórica del gobierno de Erdogan sobre el “combate contra el ISIS”? Los hechos mencionados en los párrafos anteriores (y se trata solamente de un resumen de la acción de las fuerzas armadas y de seguridad turcas en los últimos días), dan motivos para pensar otra cosa. Para pensar que Erdogan está llevando a la práctica su política de no permitir una autonomía kurda en Siria, que había hecho explícita antes del atentado en Suruc. Que está tomando revancha de la derrota electoral del 7 de junio, criminalizando al HDP, el segundo partido de la oposición en términos de representación parlamentaria. Que está continuando la “guerra sucia” iniciada en los años “™70 por el Estado turco contra las organizaciones de la izquierda revolucionaria. En definitiva, que el objetivo de esta intervención es el proceso revolucionario de Rojava y las fuerzas de izquierda y progresistas dentro de Turquía.

¿Es entonces, creíble la retórica del gobierno de Erdogan sobre el “combate contra el ISIS”? Los hechos mencionados en los párrafos anteriores (y se trata solamente de un resumen de la acción de las fuerzas armadas y de seguridad turcas en los últimos días), dan motivos para pensar otra cosa. Para pensar que Erdogan está llevando a la práctica su política de no permitir una autonomía kurda en Siria, que había hecho explícita antes del atentado en Suruc. Que está tomando revancha de la derrota electoral del 7 de junio, criminalizando al HDP, el segundo partido de la oposición en términos de representación parlamentaria. Que está continuando la “guerra sucia” iniciada en los años “™70 por el Estado turco contra las organizaciones de la izquierda revolucionaria. En definitiva, que el objetivo de esta intervención es el proceso revolucionario de Rojava y las fuerzas de izquierda y progresistas dentro de Turquía.

Notas relacionadas:

article10137



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba