24/01/2008

DANA: Los trabajadores escracharon las oficinas de la empresa

tapa-38.jpgUnos cien trabajadores marcharon ayer a las oficinas de la empresa autopartista DANA SPICER, en reclamo por la reincorporación de los despedidos y el fin de la militarización de la planta de Grand Bourg.


Este miércoles un grupo de trabajadores y trabajadoras de DANA SPICER marcharon desde el Ministerio de Trabajo de la Nación hasta las oficinas de la empresa, ubicadas en Avenida del Libertador 602 de la Capital Federal. A la movilización asistieron también delegaciones de trabajadores de otras empresas en conflicto. De esta manera hicieron sentir sus exigencias en el centro del poder político y empresario: la reincorporación de los despedidos y la desmilitarización de la fábrica.
1-81.jpg
Modificando la convocatoria original, los operarios de DANA se hicieron presentes en el Ministerio de Trabajo para entregar una nota con los reclamos obreros, donde fueron recibidos por un funcionario de baja jerarquía. En el Ministerio Provincial, donde tuvieron una audiencia el viernes pasado, sus denuncias “fueron ignoradas”, como señalaron en un volante repartido en la marcha.

Cerca de las 15 horas, al canto de “DANA es de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode, se jode”, unos cien trabajadores “escracharon” las oficinas de la empresa, cuya puerta de acceso se encontraba custodiada por fuerzas de gendarmería y policía federal desde temprano.
2-83.jpg
“En el 98 tomaron la empresa los capitales de DANA. Desde ahí hemos forjado una organización con la que hemos conseguido que los trabajadores de Limpieza y los Terciarizados, reformas que vienen desde la dictadura, sean reconocidos como propios por los compañeros, que todos los compañeros tengan el comedor. Pero hoy los compañeros no se pueden sentar a comer, porque tienen un gendarme a su lado” señaló Ramón Leguizamón, delegado despedido, y añadió que “acá hubo un problema político: se quiere desactivar la organización”.

Como adelantara ANRed, la fábrica que ocupa un gran predio sobre la Ruta 8, kilómetro 36,500, en Grand Bourg se encuentra en estos momentos ocupada por la Gendarmería. Por tal motivo, además de exigir la reincorporación de los despedidos, la semana pasada los trabajadores agregaron a sus reivindicaciones el reclamo de la “desmilitarización de la planta”.

Bajo presión

El martes el grupo que acampaba en la puerta de fábrica decidió levantar el piquete. Previamente, la gendarmería había rodeado el acceso de la segunda entrada a la planta, ubicada en el lateral. Pero además, los efectivos “de seguridad” están controlando a los trabajadores que han comenzado a ingresar al trabajo. “Hoy bajo presión, siguen amenazando a los trabajadores, obligando a realizar las tareas, reduciendo los puestos de trabajo, bajo la presencia de más de 300 policías dentro y fuera de la planta”.
3-84.jpg
Los trabajadores relataron que los gendarmes están en el comedor, en los vestuarios, y en las secciones de trabajo, vigilando a cada trabajador. El martes un trabajador fue cambiado de sección por haber repartido un volante.

De a poco se observa el reingreso a los puestos de trabajo. Sumado al ataque violento del lunes 14 sobre los huelguistas, “firmaron un acuerdo aprobando en 24 horas la falsa “reestructuración productiva”, dice el volante de los trabajadores repartido ayer. Bajo esta figura la empresa ha justificado los despidos, echando a delegados y trabajadores, y aprovechando para incrementar la productividad laboral a costa de los puestos de trabajo.
4-73.jpg
El escrache a las oficinas de DANA había sido coordinado el sábado anterior en un plenario de delegados y comisiones internas combativas y antiburocráticas, que se formó en solidaridad con los trabajadores de Casino de Puerto Madero.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba