21/05/2019

Declaran culpable al ginecólogo que negó un aborto no punible

Esta mañana en los tribunales de la ciudad de Cipolletti, el juez Álvaro Meynet declaró culpable al médico ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. El médico antiderecho había negado un aborto no punible a una joven víctima de una violación, ocurrida en abril de 2017. Por ANRed


Esta mañana en los tribunales de la ciudad de Cipolletti, el juez Álvaro Meynet declaró culpable, al médico ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Rodríguez Lastra fue condenado por la justicia rionegrina por obstruir un aborto, obligar a gestar y  someter a una cesárea a una joven. Hasta que le sea fijada la pena, que podrá ser entre 1 mes y dos años de prisión y el doble de tiempo de inhabilitación, el médico antiderechos continuará ejerciendo su profesión.

El juicio inició el 13 de mayo  y tuvo tres audiencias testimoniales y una de alegatos. El propio ginecólogo abrió y cerró el debate con sus palabras, mientras que la víctima declaró como testigo en la primera audiencia y a puertas cerradas.

En abril del 2017 una joven de 19 años víctima de violación llegó al hospital cipoleño con un proceso abortivo en curso. Días antes las profesionales del hospital de Fernández Oro habían solicitado la derivación a Cipolletti para interrumpir el embarazo, pero el ginecólogo exigió un informe psiquiátrico, un requisito no establecido en la ley, por lo que se interpretó como una negación a la asistencia sanitaria.

María Verdugo, integrante de la Colectiva Feminista La Revuelta y de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, en diálogo con el Zumbido dijo «incumplió con los derechos de los pacientes porque no escuchó el relato de esta joven” explicando que “no es que él le negó la interrupción legal, porque él no la había iniciado; ella había iniciado por sus propios medios y voluntariamente este aborto por fuera del sistema de salud y llega a la guardia donde él estaba trabajando con una amenaza de aborto, le manifiesta que decidió interrumpirlo porque es producto de una violación y él -poniendo sus valores morales, personales y también haciendo uso de la hegemonía del poder médico- decide administrarle medicación sin el consentimiento de la joven, mientras ella mantuvo la decisión de no continuar con ese embarazo durante toda la gestación con la que fue obligada a continuar”.

Agregó “estuvo alrededor de diez semanas internada en el hospital con acompañamiento permanente hasta que se le hizo una cesárea y fue dado en adopción el bebé que nació”, por lo que “la violencia a la que esta joven fue sometida, su cuerpo, su estado emocional, psicológico, fue muchísima: su vida fue muy impactada por la decisión que tomó este médico”.

En las afueras del tribunal activistas  feministas festejaron el fallo judicial «Es un fallo ejemplar para que ningún otro profesional viole los derechos de las mujeres y personas con capacidad de gestar», expresaron militantes feministas.

-Festejos afuera del Juzgado de Cipolletti-#ObligarAGestarEsTorturaEl ginecólogo torturador Leandro Rodríguez Lastra fue condenado por por obstruir un aborto, obligar a gestar y a someterse a una cesárea a una joven.

Publicada por El Zumbido en Martes, 21 de mayo de 2019



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba