14/03/2019

Los criminalizados de siempre

Tras la brutal represión a una manifestación convocada por feriantes en San Telmo, el gobierno repitió la fórmula de criminalización de la protesta para justificar el violento accionar policial. Mientras corresponsales que cubrieron los episodios afirman no haber visto violencia de parte de quienes se estaban manifestando y lo muestran con su material visual, desde las autoridades se insiste con acusaciones sin las pruebas pertinentes. Por otra parte, quien dirigió el operativo represivo tenía un antecedente reciente por una grave denuncia. Por ANRed

Policia desplaza a manifestantes, entre quienes se encuentra Alberto Santillán y Mónica Alegra cuyos hijos fueron víctimas de la represión institucional  – Foto: Lidia Barán


Las noches en San Telmo suelen estar frecuentadas por turistas y también locales que recorren ferias, bares y plazas. Desde que un grupo de artesanas y artesanos se encuentra en conflicto, realizando vigilias, el operativo policia se ha vuelto desproporcionado, y hasta intimidante para turistas y transeúntes. Ese desproporcionado operativo se vió en acción el pasado domingo 10 de marzo en la represión a una movilización convocada desde los dias previos de manera pacífica.

Un vidrio como chivo expiatorio

La imagen muestra restos de vidrios rotos arrastrados desde adentro hacia afuera, corresponsales afirmaron no haber escuchado el impacto. – Foto: Lidia Barán

La manifestación se veniá desarrollando paicíficamente, pese al intimidante y desproporcionado operativo policial hacia el mediodía. Sin embargo, un mmisterioso episodio alteró la calma cuando desde un comercio se denunció un vidrio roto acusando, sin las pruebas pertinentes, a manifestantes. Dos corresponsales afirmaron a ANRed que en ningún momento se vió el impacto que generó el daño e incistieron en el detalle que los vidrios rotos mostraban una dirección “desde andentro hacia afuera”. Un comeraciante salió a increpar a las y los manifestantes. Ese episodio motivó el primer accionar represivo donde cordones policiales empujaron a manifestates desalojándo ese sector y llevando la manifestación a otra parte. “Casualmente” la manifestación fue desplazada hacia donde se encuentra una cooperativa afin al gobierno llamada “el adoquin” que fue complice de los operativos contra las y los artesanos, como buscando generar una pelea entre feriantes.

La hostilidad de parte del sector de comerciantes para con feriantes no se limita a “un vidrio roto” por una manifestación, sino que desde diversos espacios comerciantes atacan a artesanas y artesanos, manteros o feriantes acusando “ilegalismos” tales como que “no pagan impuestos”. Sin embargo, en San Telmo gran parte de las y los trabajadores de dichos comercios lo hacen en condiciones precarizadas o directamente en negro. “Yo trabajo en un comercio de San Telmo hace mas de 6 años y me tienen en negro, no se que voy a hacer cuando me jubile, encima tengo que soportar a mi patronal quejándose de los supuestos ilegalismos de feriantes mientras a mi me roban los aportes” declaró a ANRed un trabajador de un comercio a pocas cuadras de la feria, que pidió no hacer público su nombre para preservar su fuente de trabajo. Restaurantes, bares, hoteles y comercios varios ejercen el ilegalismo de tener trabajadores en negro mientras atacan a quienes buscan sobrevivir o vender sus producciones en las calles. La AFIP visita los comercios y “hace la vista gorda”. Sin embargo, no parece ocurrir lo mismo con quienes menos tienen.

Comerciante indignado increpa a manifestantes – Foto: Lidia Barán

La noticia, con el material visual registrado por gran cantidad de corresponsales no estuvo presente en a mayoría de los medios hegemónicos, que en muchos casos sí se hicieron eco de las declaraciones de las autoridades justificando el desproporcionado accionar represivo.

El prontuario de Cristian Benitez, responsable del operativo policial

Benitez maltratando a una mujer durante la represión el pasado domingo – Foto: Sergio Goya

Cristian Benitez camina por la calle con mirada exultante, prepotente, increpa a manifestantes y turistas, golpea y detiene mientras el operativo represivo se lleva a felante. Tras las amenazas de Benitez la represión se dio de manera desproporcionada entre las 15 y 16hs. Además de golpes y detenciones arbitrarias, hubo decomiso de mercadería a feriantes.  Al salir, una mujer detenida y agredida por Benitez declaró:  “En dos segundos me torció el brazo y me empezó a intentar tirar al suelo. Como no podía, llamo a otro compañero varón y le dice ´dale, tirala que es mujer. Benítez me agarró y me dio la cabeza contra el asfalto, después me puso al rodilla en la cara, estoy toda golpeada”

La foto de Benitez maltratando a una mujer parece ir en la misma dirección con diversas investigaciones donde quienes forman parte de las fuerzas represivas lideran los casos de violencia de genero. Según numerosas estadísticas sobre femicidios y a que se dedican los femicidas el rubros “fuerzas de seguridad” está notablemente sobrerrepresentado: uno de cada 5 femicidios (20%) es cometido por un policía, gendarme, militar o miembro de alguna fuerza represiva. Algo similar ocurre con las denuncias por violencia de género. Una de las fuentes es la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, que en pasado “informe anual” señaló el dato estadistico vinculado a la violencia de genero.

Pero Benitez no habría llegado a su puesto el pasado domingo 10 de marzo con un prontuario limpio: el 19 de abril de 2018, un policía asesino a un perro de un balazo en el barrio de Parque Patricios, las denuncias de las y los vecinos apuntan a Cristian Gonzalo Benitez de la Comisaría 4. La comisaria dió información falsa, indicando que el policia se llamaba “Rodriguez”. También dio información falsa a referirsa a la muerte de Globo, el perro asesinado, por un paro cardiorespiratorio, cuando Ernando, vecino, vió como baleabaan a su perro y se lo llevaban ensangrentado. El episodio disparó una escalada barrial de movilizaciones exigiendo “justicia por Globo”, incluso se abrió una petición por Change.org Exigiéndole al Jefe de Gobierno Horacio Rodriguez Larreta, justicia.

Las denuncias de vecinos de Parque Patricios contra Benitez se encuentran en la Fiscalía Nº 40 de la Ciudad de Buenos Aires.

Justificar la represión: los criminalizados de siempre

 

Policía desplaza a manifestantes – Foto: Lidia Barán

Desde las autoridades la respuesta fue la misma de siempre: justificar la represión. El vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Diego Santilli, pidió hoy que se deje “que las fuerzas de seguridad trabajen” y precisó que “hay que inculcar el respeto al espacio público”. No sería la primera vez que desde el gobierno se busca cargar la culpa en las víctimas para preservar a sus instituciones. Las declaraciones fueron en Radio Continental el pasado lunes.

“Recibimos una denuncia policial sobre una agresión con cuchillos de unas 20 personas a los artesanos. Todos los operativos están filmados”, aseveró el vicejefe Diego Santilli, quien al hablar de “los artesanos” ser refiere a feriantes agrupados en la cooperativa “el adoquín”, justamente hacia donde la policía había desplazado la movilización. De las y los numerosos corresponsales que cubrieron la movilización nadie dió cuenta de dichas agresiones con cuchillos. La comisaria 4, es la misma que no puede dar explicaciones sobre el asesinato de “Globo”.

Como siempre, la voz hegemónica apunta a las mismas personas: a los criminalizados de siempre.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba