09/03/2019

La “Iglesia de los pobres”, objeto de la represión

La ola de represión y muerte que durante la segunda mitad del siglo XX se extendió como reguero de pólvora por América Latina y, con significativo ensañamiento se cernió sobre la sociedad argentina en la década del ’70, azotó con furia inusitada a un importante sector de la Iglesia Católica. La denominada “Iglesia de los Pobres”, comprometida con la causa de los más humildes y con aquellos que sostenían una actitud de denuncia frente a la violación sistémica de los Derechos Humanos. Por Marcelo Magne.


En los años posteriores al Concilio Vaticano II y al Encuentro del Episcopado latinoamericano en Medellín (1968), se afianzó dentro del catolicismo latinoamericano esta vertiente que denunciaba al capitalismo como un sistema injusto generador de miseria y explotación y que al mismo tiempo se vinculaba estrechamente a los sectores sociales más vulnerables, junto a quienes se organizaban y emprendían diversas tareas y actividades. Los grupos de poder, las Fuerzas Armadas y la otra parte de la Iglesia Católica, defensora acérrima del status quo vigente, consideraron subversivos a todos aquellos que formaban parte de la llamada “Iglesia de los Pobres”. Por lo tanto los combatieron y los persiguieron de manera implacable con los más sofisticados y eficaces aparatos represivos.

Entre 1968 y 1978 desaparecieron en América latina 850 miembros de la Iglesia Católica, un número que se eleva considerablemente si tenemos en cuenta que con posterioridad ocurrieron las horrendas matanzas de Perú, El Salvador, Guatemala y Chiapas.

En nuestro país, registramos  durante el periodo 1974 – 1983, una gran cantidad de atentados y allanamientos a instituciones religiosas.

2 Obispos asesinados: Enrique Angelelli (4-08-76) y Carlos Ponce de León (11-07-77)

26 Sacerdotes asesinados y/o desaparecidos:

Carlos Mugica, Diocesano, Asesinado 11-05-74

Nelio Rougier, Hermanitos del Evangelio, Desaparecido 15-03-75

Carlos Dorniak, Salesiano, Asesinado 21-03-75

Santiago Renevot, Misiones Extranjeras de Paris, Liberado, falleció a causa de las torturas 17-11-75

Miguel Urusa Nicolau, Salesiano,Desaparecido 01-01-76

José Tedeschi, Salesiano, Asesinado 02-02-76

Francisco Soares, Diocesano, Asesinado 13-02-76

Pedro Fourcade, Diocesano, Desaparecido 08-03-76

Carlos Di Pietro, Agustino, Desaparecido 04-06-76

Raúl Rodríguez, Agustino, Desaparecido 04-06-76

Pedro Duffau, Palotino, Asesinado 04-07-76

Alfredo Leaden, Palotino, Asesinado 04-07-76

Alfredo Kelly, Palotino, Asesinado 04-07-76

Carlos de Dios Murias, Franciscano Conventual, Asesinado 18-07-76

Gabriel Longueville, Diocesano, Asesinado 18-07-76

René Nievas, Diocesano, Desaparecido 04-08-76

Luís Oscar Gervan, Diocesano, Desaparecido 04-11-76

Héctor Baccini, Diocesano, Desaparecido 25-11-76

Pablo Gazarri, Diocesano, Desaparecido 27-11-76

Néstor Rubén Grill, Diocesano, Desaparecido ….76

Héctor Ferreiros, Diocesano, Asesinado 30-03-77

Carlos Bustos, Franciscano Conventual, Desaparecido 08-04-77

Juan M Soler Guinard, Diocesano, Desaparecido 29-04-77

Mauricio Silva, Hermanitos del Evangelio, Desaparecido 14-06-77

Jorge Adur, Asuncionista, Desaparecido 01-07-80

Antonio Cabrera, Diocesano, Desaparecido (sin datos)

4 Religiosos/as desaparecidos/as y/o asesinados/as.

13 Seminaristas desaparecidos y/o asesinados.

55 Sacerdotes que sufrieron detención ilegal, torturas y expulsión del país.

8 Religiosos/as que padecieron detención ilegal.

7 Seminaristas que sufrieron detención ilegal, torturas y/o exilio.

Un número no determinado de sacerdotes amenazados que abandonaros el país, cambiaron de diócesis o pasaron a la clandestinidad, se calculan alrededor de 100 casos.

Las víctimas de la “Iglesia de los Pobres” han sido personas de compasión y misericordia, su padecimiento, su expiración, sin dudas ha sido consecuencia de un gran amor a los humildes, a los que sufren… Entregaron su vida para que las mayorías tengan vida, por eso son en sí mismos profecía contra la injusticia y utopía de vida.

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba