24/01/2019

Venezuela: Estados Unidos propicia intento de golpe de Estado contra Nicolás Maduro

El diputado derechista Juan Guaidó se autoproclamó ayer presidente de Venezuela, y el gobierno de Estados Unidos lo reconoció inmediatamente. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el cese de las relaciones diplomáticas con ese país, y denunció que Donald Trump dirige una operación para imponer un “gobierno títere”. Alineado con el intervencionismo estadounidense, Mauricio Macri también reconoció rápidamente a Guaidó; ya había hecho lo mismo con otro golpista, el brasilero Michel Temer. Por Indymedia


Tras el fracaso de las violentas “guarimbas” con las que intentó voltear al gobierno en 2017 y que dejaron 142 personas asesinadas, la oposición de extrema derecha venezolana quedó muy debilitada. De esa crisis política hubo un intento de salir con una ronda de diálogo en la República Dominicana, en la que la oposición solicitó que se adelantaran las elecciones presidenciales al primer trimestre de 2018, a lo que el gobierno accedió.

Sin embargo, luego la oposición cuestionó el mismo adelantamiento que había solicitado. De allí surge el primer planteo de “ilegitimidad” de la votación con la que el gobierno estadounidense y sus satélites regionales cuestionan ahora la presidencia de Nicolás Maduro.

En mayo de 2018 se realizaron las elecciones presidenciales venezolanas en las que participaron 16 partidos y se presentaron 6 candidatos presidenciales. Maduro ganó con un amplio margen, obtuvo 6.248.864 de votos, el 67,84%; el segundo, Henri Falcón estuvo lejos, con el 20,93%. Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados, ni presentó pruebas de fraude.

Sin embargo, a partir de entonces el gobierno de los Estados Unidos recrudeció en su campaña contra el gobierno de Nicolás Maduro basándose en su “ilegitimidad”, con el respaldo de sus gobiernos alineados y los medios hegemónicos regionales agrupados en la cámara patronal SIP.

El 22 de enero, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, difundió un video respaldando al diputado Juan Guaidó, un ilustre desconocido para las amplias mayorías del continente hasta ese momento.

Guaidó es un legislador del partido Voluntad Popular -de orientación neoliberal y proestadounidense- que fue recientemente electo presidente de la Asamblea Nacional, un órgano parlamentario cuyo funcionamiento se viene dando fuera de la ley, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia lo declarara en desacato tras intentar suplantar, sin éxito, a los restantes poderes estatales en enero de 2016. Aquella crisis política desembocó luego en las sangrientas “guarimbas”.

Al día siguiente del video de Mike Pence, Guaidó se autodeclaró “presidente encargado” de Venezuela. De inmediato, Donald Trump reconoció la autoproclamación de Guaidó, quien rápidamente fue a refugiarse a la embajada de Colombia.

Otros gobiernos subsumidos a los Estados Unidos siguieron a Trump, un candidato que salió segundo en votos totales pero accedió al cargo por la cantidad de cargos resultantes en el colegio electoral; una distorsión de las muchas que sufre el sistema electoral estadounidense, que no parece ameritar ninguno de los cuestionamientos que recibe el venezolano.

Manifestación chavista en Caracas este miércoles 23

Desde la cumbre del poder económico global en Davos, el neofascista Jair Bolsonaro lo acompañó, mientras aprovechaba para hacer un poco de revisionismo histórico y renegar de la figura de Simón Bolívar. En el mismo sentido caminó el argentino Mauricio Macri, para sorpresa de nadie, al igual que el uribista colombiano Iván Duque.

En cambio, los gobiernos de México, Rusia, Turquía, Bolivia, Bulgaria y Cuba, entre otros, expresaron este miércoles que no reconocerán la autoproclamación de Guaidó.

Por su parte, la Unión Europea no se sumó al plan de Trump, pero intentó hacer equilibrio diplomático y lanzar una “advertencia” a Maduro planteando que “la violencia y el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad son completamente inaceptables”. Un planteo ético y valorable, que no se hicieron a sí mismos cuando reprimieron brutalmente las protestas contra el G20 en Hamburgo en 2017, ni tampoco se lo expresan al gobierno de Francia en sus repetidos ataques a los chalecos amarillos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba