03/01/2019

Tapemos el nombre

Un grupo de hinchas de Argentino de Quilmes se autoconvocó y decidió tapar el nombre de su ex presidente de la popular de su estadio, ubicado al noroeste de la ciudad, sobre la calle Cevallos. La tribuna se llamaba Ernesto Daniel Zisuela. Quieren que nunca más vuelva a llamarse así a raíz de que el dirigente está preso por el delito de prostitución de menores. Por Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino.


Las explicaciones y los argumentos las detallan las socias y los socios que impulsaron la iniciativa.

Yésica Córdoba (socia 20.619): “El lunes 17 de diciembre nos enteramos de que el ex presidente de nuestra institución había sido acusado de proxeneta. Fue así como nos juntamos con el fin de borrar su nombre de la popular de nuestro estadio. Cuando llegamos ya habían empezado a sacarlo. Nos encontramos con parte de la comisión directiva, que estaba reunida ahí. Algunos reaccionaron de manera agresiva y violenta. Fuimos en son de paz a pedir que fuera expulsado como socio de Argentino de Quilmes. Hoy, como mujer, socia e hincha, me encuentro a la espera de que sean expulsados todos los abusadores, los acosadores y los cómplices. Pido también que se detenga a estas personas. Que se haga justicia y que no quede en la nada. Y que el club vuelva a ser un espacio para la familia. Apoyo también a las víctimas de este personaje que todavía no pudieron contar lo que vivieron, que todavía no se animan”.

Nahuel Bacigalupo (socio 19.369): “Nuestro presidente terminó siendo un proxeneta. También tenía poder en el sindicato de gastronómicos de Quilmes y participaba en el Concejo Deliberante. Abusó de su poder y llenó el club de manejos turbios. Llegó hace 15 años a través de proyecciones deportivas y del acercamiento de jugadores al abogado Luis Daer, otro nefasto personaje. Sin respetar el estatuto, asumió la presidencia luego de una asamblea muy extraña. El año pasado nos dijeron que iba a haber elecciones. Nos presentamos en tiempo y forma con la Agrupación Celeste y Blanca y no se hicieron. Hay más de 800 chicos que están a cargo de esta gente y es evidente que toda la comisión directiva es cómplice. Queremos un club que se integre al barrio, lleno de vida, y con su detención creemos que falta poco para tenerlo”.

Marcelo Padrón (socio 6.337): “Exigimos que se expulse a Daniel Sizuela y que se investigue a fondo si otros miembros de la comisión directiva están implicados. Su silencio habla por sí solo”.

Mónica Morguen (socia 20.571): “La noticia impactó. Considero que, por sus antecedentes de gestión, ha terminado de destruir las instalaciones y el ingreso de la familia al club. No eran buenas costumbres lo que pasaba ahí. Se veía poca gente. Daban miedo. Ninguna persona de bien puede llevar a una institución a su vaciamiento. Mucho nivel de corrupción y quizás estemos ante situaciones que aún no han sido visualizadas y que pasan adentro. Esto no termina acá”.

Ezequiel Castro (socio 19.004): “Pedimos justicia por las pibas y por las familias de esas pibas. Así como también pedimos justicia por todas las víctimas de trata del país. La comisión directiva empezó el trabajo de borrar el nombre de la cancha a sabiendas de que nosotros íbamos a hacerlo. Este nefasto personaje fue expulsado del Frente Renovador, del Concejo Deliberante de Florencio Varela y fue echado del sindicato del que formaba parte. Los únicos que no lo echaron fueron sus pares de la comisión de Argentino de Quilmes. Pedimos que todos den un paso al costado”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba