03/01/2019

Bolsonaro: contra la clase trabajadora, los pueblos originarios y la población LGBTI

Foto: Reuters vía BBC

En sus primeros dos días al frente del gobierno de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro tomó varias medidas controvertidas. Decretó una baja del salario mínimo para 2019 de 998 reales. También le quitó a la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) el control de la demarcación de los territorios de los pueblos originarios, y al Instituto nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) el control de los territorios de los descendientes de esclavos. Ahora todo estará manejado por el Ministerio de Agricultura, a cargo de Teresa Cristina Correa, líder de ruralistas terratenientes. Y con el decreto 870/19, Bolsonaro quitó a la población LGTBI de la promoción de los Derechos Humanos y creó el nuevo «Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos», al mando de la pastora Damares Alves. Por Matías Cervilla, para ANRed.


Contra la clase trabajadora

En su segundo día al frente del gobierno de la República Federativa del Brasil, el presidente Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) dispuso el recorte del salario mínimo nacional: decretó un salario mínimo para 2019 de 998 reales (aproximadamente 257 dólares). Este, si bien en términos nominales representa un aumento del 4,61 % con respecto al año pasado, reduce los 1.006 reales (260 dólares) aprobados en el presupuesto de 2019 del gobierno del saliente Michel Temer.

Contra los pueblos originarios, los afrodescendientes y los movimientos ambientalistas

También, en su primer día de gobierno dictó una medida provisoria (MP), figura constitucional análoga al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que otorga al ministerio de Agricultura, Pecuária e Abastecimento, las siguientes potestades:

«I – La identificación, la delimitación, la demarcación y los registros de las tierras tradicionalmente ocupadas por indígenas; y

II – La identificación, la delimitación, la demarcación y la titulación de las tierras ocupadas por los descendientes de las comunidades de los quilombos.

3º: Cabe al Ministério de Agricultura, Pecuária e Abastecimento ejercer, por medio del Servicio Florestal Brasilero, la función de órgano gestor prevista en el art. 53 de la Ley nº 11.284, de 2 de marzo de 2006, en ámbito federal».

Durante la campaña, Bolsonaro dio señales de que buscaría el aprovechamiento económico de las áreas indígenas, tanto por la agricultura y para la explotación minera. De esta manera, uno de los primeros actos de gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil fue quitarle a la Fundación Nacional del Indio ( FUNAI) el control de la demarcación de los territorios de los pueblos originarios. Asimismo, quitó al Instituto nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) el respectivo control de los territorios de los descendientes que esclavos que habitaban los quilombos. El mandatario le otorgó esa potestad al Ministerio de Agricultura. Por último, también pasará bajo comando del Ministerio de Agricultura el Servicio Florestal Brasilero la gestión de las reservas naturales, hasta ahora responsabilidad del Ministerio de Medio Ambiente.

A simple vista esta medida provisoria (MP) publicada en el Diário Oficial da União podría parecer un mero cambio de índole administrativa. No obstante, siendo esa cartera administrada por la líder ruralista Teresa Cristina Correa, diputada federal por el estado de Mato Grosso do Sul, representante de propietarios ruralistas en pugna con las comunidades originarias, en la práctica implica darle el control de la demarcación de la tierra a los propios terratenientes.

Actualmente, en Brasil las reservas de los pueblos originarios ocupan un 12,2% del territorio nacional. Los ataques a las comunidades originarias por parte de los terratenientes armados en disputas por las tierras son frecuentes, y las víctimas fatales entre los originarios, moneda corriente.

En campaña, Bolsonaro había prometido una defensa a los propietarios rurales, proponiendo una ley que calificará de terrorista a quien ocupe tierras, criminalizando a las comunidades originarias y otros colectivos que reclaman su derecho a la tierra. Con la asignación de la potestad de la demarcación al ministerio comandado por Correa, líder de propietarios rurales, Bolsonaro inclina la balanza hacia el sector terrateniente, deshaciendo terreno ganado por décadas de lucha de pueblos originarios, descendientes de esclavos, así como los movimientos ambientalistas.

La urgencia de esta medida provisoria es una muestra de que la pugna por lo material, lo concreto, en una palabra: la propiedad de la tierra, ocupa el mayor peso en el gobierno de evangelistas, terratenientes y militares bajo el signo de la “Triple B” (Biblia, Buey y Bala).

Contra la diversidad sexual

Mediante la MP nº 870/19, Bolsonaro quitó a la población LGTBI de la promoción de los Derechos Humanos. La MP especifica la creación del nuevo Ministerio de la Mujer, la Família y los Derechos Humanos, al mando de la pastora Damares Alves. Con la nueva medida están incluidas explícitamente las «mujeres, niños y adolescentes, juventud, ancianos, personas con deficiencia, población negra, minorías étnicas y sociales e indios». La población LGTBI, anteriormente citada en las estructuras de la Secretaría Nacional de Promoción y Defesa de los Derechos Humanos, fue excluida.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba