14/12/2018

Mar del Plata: el lunes comienza el juicio por el femicidio de Jimena Silva

Foto: Julieta Morete

Jimena se llenaba de perfume, Jimena cuando iba a la casa de su hermana se la pasaba sacándose fotos, Jimena era una piba de 21 años, se pintaba, “era coqueta” dicen sus hermanas, pero cuando iba para la casa de él se cambiaba de ropa. A él no le gustaba que ella se vista así. Él, Héctor, la mató después de 7 años de violencia. Este lunes a las 8.30, en los tribunales de Mar del Plata, ubicados en Brown y Tucumán, empieza el juicio. La fiscal a cargo es Andrea Gómez. Por Colectivo Harté para ANRed


“Tu hermana me molesta, tu hermana me trata mal, tu hermana está loca” recuerda Mirta que le decía Héctor Nahuel González. Es que cuando Jimena aparecía con un golpe en la cara y le decía que se había golpeado con la cama, Mirta no le creía. Ella ya se había dado cuenta de la violencia diaria que estaba viviendo la joven de 20 años.

“Ella me cuidaba a los chicos. Un domingo vino con la cabeza rota y los pantalones todos rotos, mi marido le preguntó que le había pasado y ella le dijo que se cayó de la bici. Le curó la herida pero le dijo: ‘Jimena no mientas, esto no es un golpe de una caída, es como si te hubieran dado con algo’ al otro domingo vino con el pie inflamado que no podía ni caminar, y al otro domingo vino otra vez con la cabeza rota. Nunca decía que era él”. Cuenta su otra hermana, Marta, sentada sobre la mesa de su casa con el árbol de Navidad a su lado y sus dos hijos yendo y viniendo.

En un momento la habían convencido de viajar a Mendoza, para poder alejarse de él. Pero después cambió de opinión y terminaron volviendo: “Cuando volvía con él era otra persona. Se alejaba de nosotros porque no le gustaba que le digamos lo que pensábamos” dice Mirta y menciona: “No quería que Jimena esté con nosotros, nos alegaba, son terribles las cosas que le hacía. La tenía en una casa abandonada y la encerraba por muchos días ahí, a veces la ataba con una cadena, otras abusó de ella. Yo la iba a ver todos los días, y me decía que no quería que cuente porque tenía miedo de que le haga algo a mi mamá o a mi papá” (…) “Nos juntábamos en una plaza, para que él no escuché nada, pero igual nos espiaba, ‘yo no quería estar más con él’ me decía llorando. Pero ella le tenía miedo.

Después cuentan que ese día se separaron y vivió con la mamá cuatro meses. Pero terminaron volviendo.

Héctor Nahuel González estuvo preso ocho meses por haber sido violento con Jimena, y ya tenía denuncias de violencia de género de otras mujeres. Cuando salió, él y Jimena volvieron a estar juntos. Su familia seguía insistiendo, pensaba formas de que la joven esté mejor.

Un 22 de febrero de 2017 se enteraron de lo peor: habían encontrado el cuerpo de Jimena tapado con una frazada por la zona del Bosque Peralta Ramos. El mismo Héctor Nahuel González confesó.

Hoy, un año después, a pocos días de que empiece el juicio, las hermanas de Jimena y su mamá estan sentadas en la mesa de un comedor. Muestran fotos de la joven que hoy tendría 21 años, y también muestran un dibujo que unas chicas le regalaron: la cara de Jimena, con flores a su alrededor.

Esta familia estuvo en los días del juicio por la muerte de Lucía Pérez. Jimena la había conocido. Ella limpiaba en una casa que estaba al lado de la de Lucía. Habían charlado varias veces, porque tenían en común que les gustaba hacerse aritos.Cuando se enteraron del juicio, fueron a tribunales y conocieron a Marta, la mamá.

Este lunes les toca a ellas. La primer instancia de un juicio que al parecer durará hasta el miércoles, siendo el 26 la sentencia.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba