12 de septiembre de 2017

Mujeres, lesbianas, travestis, trans, organizadas, libres, creativas, en Resistencia (hacia el 32º ENM)

Difundimos comunicado

En el cuarto creciente de la luna de septiembre nos encontramos en Resistencia, para escucharnos, para reconocernos, para acuerparnos. Somos mujeres, lesbianas, travestis y trans, de organizaciones y colectivas diversas, urbanas, campesinas, originarias.

Contamos con la presencia de las compañeras de CONAMURI (Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas) de Paraguay, quienes aportaron sus saberes, y su camino de construcción de identidad campesina y originaria.
Entrelazamos nuestras voces y nuestras experiencias de cara al XXXIIº Encuentro Nacional de Mujeres que nos espera en octubre aquí en Chaco, esta cita anual del movimiento del que somos parte, que desborda las fronteras coloniales, autoconvocando a compañeras de todo el Abya Yala. Los encuentros de mujeres son experiencias que han tallado nuestra fortaleza para transformar nuestras vidas, para enfrentar al héteropatriarcado capitalista y colonial de manera autónoma, plural y organizada.

De nuestros diálogos gestados en ocho talleres surgieron conclusiones que nos animan a seguir debatiendo y poniendo en común saberes y acciones. Estamos construyendo un feminismo popular, comunitario, originario, campesino y urbano, creativo, organizado territorialmente, que elabora y busca estrategias para lograr nuestra autonomía , individual y colectivamente. Un feminismo que parte de la vida cotidiana y la cuestiona, que lucha contra todas las opresiones y por todos los derechos. Que se sostiene en la manada, porque entre nosotras nos hacemos fuertes, acompañándonos de manera amorosa y sin juicios morales que no nos pertenecen.

Sabemos que todas estamos atravesadas por el héteropatriarcado capitalista y colonial, y de ahí queremos fugarnos. Buscamos al mismo tiempo desmoronar al sistema, y deconstruirnos para reinventar el mundo que queremos en libertad y sin opresiones. Queremos para ello interpelar también a nuestras organizaciones, y fortalecer nuestros espacios entre compañeras, para hacer audibles nuestras voces y crear nuestras propias estrategias de autonomía y cuidado. Somos trabajadoras de tiempo completo.

Algunas trabajamos bajo patrón, otras en cooperativas, en el Estado, en la economía popular, y todas en nuestras casas. Nuestras jornadas nunca se terminan. El 8 de marzo de este año nosotras paramos, pero todavía nos preguntamos cuáles son las condiciones para “parar” las tareas de la reproducción de la vida. Ésta es una pregunta que se extiende de cara al próximo 8 de marzo. En el marco del 32º ENM relanzaremos la propuesta para que en 2018 el paro sea efectivo y que se levante desde cada uno de nuestros territorios.

Las compañeras campesinas y originarias pusieron en el centro de los diálogos el rescate de las semillas nativas y criollas como una forma de independizarnos de las políticas de las empresas transnacionales y de fortalecer nuestra identidad. Convocamos a hacer una feria de intercambio de semillas nativas en el marco de los encuentros de mujeres. También se propuso re discutir en nuestros espacios políticos la reforma agraria con enfoque de género, el acceso de las mujeres a la propiedad de la tierra, y la necesidad de avanzar en experiencias de recuperación territorial y de saberes, para una producción agroecológica de alimentos, en el respeto por la tierra y los bienes comunes.

Nos pronunciamos por una educación no sexista, laica, por una educación sexual integral en las escuelas, en las casas y en las organizaciones, que no tenga en cuenta sólo el riesgo sino la afectividad, el deseo y el cuidado. Pensamos en la necesidad de formarnos nosotras para ser multiplicadoras de pedagogía feminista, problematizando la vida cotidiana, la sexualidad, las maternidades, rescatando a las mujeres y a las feminidades diversas que hicieron historia. Luchamos por una educación en Derechos Humanos con una perspectiva feminista.

En los talleres pudimos pensar nuestros cuerpos, rescatar el autoconocimiento, conocer y difundir la lucha por nuestros derechos sexuales y reproductivos, por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Nos proponemos enfrentar la violencia obstétrica y otras formas de violencia del sistema de salud, promoviendo consultas grupales desde nuestras organizaciones y comunidades.

Celebramos la diversidad. Nos proponemos hacernos visibles como lesbianas, travestis y trans en nuestras organizaciones, y convocamos a nuestros movimientos a participar como tales en la próxima marcha del orgullo que en Resistencia será el 26 de noviembre. Denunciamos que en esta provincia todavía está vigente un código de faltas discriminatorio y represivo. Exigimos su derogación.

Las violencias nos atraviesan, están escritas en nuestros cuerpos y nuestra memoria; nuestras voces dieron cuenta de ellas. Nos llena de rabia cuando denunciamos violencias, y no encontramos más que desprecio e inacción por parte del Estado. La justicia patriarcal es cómplice de los femicidios y las desapariciones de nuestras compañeras.
Desde nuestros territorios llegaremos al XXXIIº Encuentro para exigir respuestas: ¡Aparición con vida de Maira Benitez! Repetimos la pregunta ¿dónde están? y la exigencia ¡qué aparezcan! por cada de las que nos faltan y por Santiago Maldonado. ¡Que digan dónde está! Exigimos la libertad de todas las compañeras presas por luchar, y criminalizadas por la justicia patriarcal, capitalista y racista. ¡Basta de represión, de criminalización de la lucha, y de violencias contra los cuerpos rebeldes!
Los medios nos estigmatizan y reproducen el sistema de dominación al que resistimos. Nuestras voces y nuestras historias están prácticamente ausentes en los medios de comunicación. Pero cuando una de nosotras habla habilita las voces de otras y así nos sentimos narradas y reconocidas. Todas las voces cuentan, nos necesitamos, a todas, vivas, libres y deseantes.

Reafirmamos la voluntad de volver a encontrarnos en octubre, en una cita masiva, que rescate la voluntad de diálogos, de abrazos, de solidaridades, de construcción de agendas de lucha, y de celebración, de visibilización de nuestras críticas a todas las formas de violencia patriarcal, con indignación y sin perder la alegría.
Exigimos que el Gobierno no recurra a modalidades represivas, que no nos persiga, que baje los palos y las armas, que no obstaculice esta nueva oportunidad de encontrarnos. Como movimiento de mujeres, somos autónomas de las iglesias y del Estado y no aceptamos su injerencia en nuestros diálogos.

¡Nuestros deseos dibujarán el horizonte de nuestro movimiento! ¡La Resistencia va a ser feminista!

Resistencia. Chaco. 3/9/2017

Mujeres Clasistas y Combativas – Las MCC
Mujeres del Movimiento 20 de Diciembre
Frente Popular Darío Santillán
Pañuelos en Rebeldía
Ni Una Menos

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.