13 de mayo de 2014

Pueblos originarios

Murió Seecholé: La abuela pilagá que reveló el secreto más secreto

Murió una de las mujeres que en 1947 sobrevivió a la “Masacre de Rincón Bomba”, en la que fueron asesinados por oficiales de la Gendarmería Nacional cientos de originarios pilagá,tras una verdadera cacería humana que duró veinte días. El recuerdo de Valeria Mapelman. Por Liliana Giambelluca. Foto: Georgina Barreiro


Norma Navarrete, Seecholé entre sus pares, era una sobreviviente de la “Masacre de Rincón Bomba” y falleció el 8 de mayo último. Quién sino Valeria Mapelman pudo dar la triste noticia. Poco a poco, los hombres y mujeres que entrevistó para su documental se están muriendo “sin ver justicia, ni resarcimiento por los crímenes que se cometieron”, dice a esta cronista.

En el paraje formoseño Rincón Bomba, cerca de Las Lomitas, entre el 10 y 30 de octubre de 1947, fueron exterminados originarios pilagá de todas las edades por oficiales de la Gendarmería Nacional. Los uniformados no se detuvieron ante mujeres, niños, ancianos y hombres del pueblo. Se habla de 600 vidas, pero el número aún es incierto porque también hubo desaparecidos y desterrados. El hecho se conoce con el nombre de “Masacre de Rincón Bomba” o “Genocidio pilagá”.

Como en todos los ataques a los pueblos originarios, la visión etnocéntrica y el odio racial del poder dominante desataron la cacería de los aborígenes,a lo largo de cien kilómetros cuadrados de territorio ancestral. De la noche a la mañana, las expresiones culturales de los pilagá fueron entendidas como el preludio de un malón desquiciado que marcharía hacia la ciudad para atacar a los blancos.

“Un genocidio que el Estado argentino se niega a reconocer y a reparar”, dice Mapelman, quien dirigió el documental “Octubre Pilagá, relatos sobre el silencio”. A no ser por esta tarea que le demandó cuatro años, los ancianos de Rincón Bomba no hubiesen podido hacer pública la persecución, el terror y el destierro que sufrieron.

Por entonces, el gobierno de Juan Domingo Perón tampoco se hizo cargo de la masiva matanza ocasionada por la Gendarmería Nacional. Acaso porque Perón era militar y había sido elegido presidente de la Nación por beneficiar a la clase trabajadora y enarbolar las banderas de los más humildes.

El primer día de la masacre, Seecholé escapó de los tiros junto a un grupo de personas, pero dos días más tarde fueron capturados. Su testimonio acerca de la violación de jóvenes por parte de miembros de la Gendarmería, revela que fue un hecho“sistemático que ella se atrevió a contar. Fue una mujer muy valiente que lamentablemente murió sin ver justicia, ni resarcimiento por los crímenes que se cometieron”, dice Valeria Mapelman.

Cuando el documental se proyectó en Las Lomitas, fue importante la concurrencia de originarios pilagá, wichí y qom -recuerda Mapelman-, y todos quedaron conmocionados con el testimonio de Seecholé: “muchas mujeres reaccionaron y se acercaron a contar que sus madres y sus abuelas también habían sido violadas, que esos hechos eran los más ocultos, los más secretos, y que no sólo dolían profundamente a las mujeres sino también a los hombres que no habían podido evitarlos”.

Seecholé hizo público lo que nadie se atrevió a contar. Fue “la abuela que reveló el secreto más secreto -agrega la documentalista-. Su voz atravesó el tiempo, la barrera de los idiomas y quebró el silencio”.

Liliana Giambelluca
Foto: Georgina Barreiro

A quien le interese conocer testimonios y detalles de estos hechos que forman parte del histórico genocidio hacia los pueblos originarios de laArgentina, ver, entre otros, los siguientes enlaces:

Sitio web del documental “Octubre pilagá, relatos sobre el silencio”:
http://www.octubrepilaga.com.ar/lapelicula.htm

Trailer del documental:

“La masacre de La Bomba: memoria oral vs. historia oficial”, por Valeria Mapelman:

http://www.plazademayo.com/2012/09/la-masacre-de-la-bomba-memoria-oral-vs-historia-oficial/




Mensajes

  • no tenia idea de esta injusta e inaceptable masacre de este un pueblo de nuestras tierras se haya llevado a cabo y mantenido en secreto por tanto tiempo. perdon por no saber

  • Lamentablemente no es el ùnico caso de injusticia y olvido a nuestros pueblos originarios de la regiòn. Muchos años antes se cometiò un genocidio similar en el Chaco. El 19 de julio de 1924, 130 policías descargaron más de 5 mil balas de fusil sobre la reducción de Napalpí.El total de víctimas fue de 423, entre indígenas y cosecheros de Corrientes, Santiago del Estero y Formosa. El 90% de los fusilados eran qom y mocovíes.Nota completa en http://www.infonews.com/2014/05/14/sociedad-143922-chaco-un-anciano-moqoit-cumplio-107-anos.php

  • dije en mi muro : adiós Seecholé, que descanses en paz en la tierra que fue tuya y fuera robada y masacrada a los pueblos originarios. La falsa conquista de America,las masacres de la Gran Nación India americana con 100 millones de muertos. Las masacres de los pueblos onas, tehuelches, los pampeanos, los pilagás, los tobas, los quilmes y para que seguir, todos masacrados a punta de fusil.
    Seecholé abuela negada por las balas primero y después por el olvido, yo te pido disculpas en nombre de los hombres que rezan por la paz y la no discriminación. Ningún ser humano es ilegal. Ojalá tu nombre te recuerde algún día en Puerto Madero

  • Dios! cuanto lamento ésto! lo ignoraba por completo y me pregunto, ¿como es posible desconocer un episodio tan repudiable?. Aunque es sabido y conocido el accionar de los distintos gobiernos argentinos en contra de los pueblos originarios, no deja de sorprenderme como se pudo ocultar tamaña masacre. me gustaría interiorizarme al respecto. Mis sentidos pésame por la pérdida de la abuela SEECHOLÉ y mi mayor respeto a los que quedan aún.

  • no conocía este hecho y como dice otro lector, debe haber más deuno con las mismas características, masacres de pueblos enteros originarios porque la visión europeizante, sarmientina, era que el bárbaro era desechable.... Horror. Los tiempos han cambiado y los gobiernos deben hacerse cargo de sus errores pasados. El presidente de entonces y comandante de las FFAA era Perón, Cristina no es peronista? QUE SE HAGA CARGO!

  • Esto es muy duro, da mucha bronca que la mierd.... se esconda bajo la alfombra, no dándole la importancia que tiene, " de esto no se habla..."
    Falta de moral, falta de honor, impunidad, injusticia, olvido, criminalidad, y cuantas cosas más irreproducibles...
    Muchas nuevas generaciones eramos ignorantes de esto. Aunque no alcance, no sirva, solo resta pedir perdón, y tratar de que muchos se sigan enterando de esto divulgádolo haciéndolo un tema vigente en el tiempo.

  • Una historia más, muy triste por cierto. Pero con un cierto tono "oligarca" si se quiere. Expresar que el General Perón no se definió sobre dicha matanza, por el simple hecho que era militar, habla, con claridad, de tu posición política.
    Por ejemplo, que podrías decir de la matanza de obreros en la Patagonia, por parte del ejército. Yrigoyen TAMPOCO hizo declaraciones al respecto e Yrigoyen NO ERA militar.
    O cual es tu opinión sobre la mal llamada "Campaña del Desierto", en la cual se buscó exterminar a la población originaria.
    Sabrás que, al día de hoy, hay un sector muy importante de la sociedad Argentina, importante no significa mayoritario sino poderoso en términos económicos, que se niega ROTUNDAMENTE al juicio histórico al genocida Julio Argentino Roca.
    La historia Argentina, la historia de América, está teñida de matanzas como esta que vos relatás. Y es muy loable que la divulgues para que la gente tome conocimiento de como son las cosas, hechos que jamás se enseñaron en los libros de historia. Pero considero despreciable hacer mención de lo posición del general Perón de un modo tan arbitrario.
    Hubiera bastado que comentaras que "el general Perón, al igual que otros presidentes ante otras matanzas similares, simplemente, miró hacia otro lado." Fijate como se puede decir lo mismo, de un modo totalmente imparcial. Y dejás que el lector asuma sus propias conclusiones sobre el hecho y la actuación de los responsables.

  • Sin hacer discriminación por la etnia, son personas, seres humanos. Un hecho muy lamentable.

  • pobre mujer ,no llego la justicia del hombre,pero ella estará disfrutando otro cielo,el hombre ,desde los tiempos de Roca ,Peron y hasta hoy,jamas tomo en cuenta a los pueblos originarios, a ellos solo podían quitarles las tierras y así lo hicieron,cuando tendremos a alguien que nos mire a todos por igual,que respete a nuestros ancestros,cuanta injusticia ,y como tapan cosas que jamas mucha gente no sabra esto se debe difundir y hasta los niños en los colegios lo deben saber porque es parte de la historia que quieren ocultar

  • Yo reemplazaría el término "aborigen" (sin origen) por otro (pueblos originarios, comunidades originarias)No es un detalle, el lenguaje construye sentidos y realidad.

  • ¿Y por qué se la llama "abuela"? Más allá de que haya tenido nietos, ¿así se la conocía? Si no, no entiendo por qué se "limita" a una persona a la calidad de abuela, cuando pudo ser una luchadora, una sobreviviente, madre, hija, esposa, etc, etc.

  • La muerte de este ser tan sufrido,llego para su descanso eterno,seran muchos los gobernantes que deberan rendir cuentas tarde o temprano,nadie queda libre de la justicia divina.Creo que debe haber mas seres que han sufrido y sufren las injusticias de aquellos que creen tener poder de decicion sobre sus hermanos humildes y debiles,,oremos por su alma y reciba la paz que aqui no supimos brindarles..ABUELA PILAGA,,PERDON EN NOMBRE DE LOS QUE NO SUPIMOS LIBRARTE DEL SUFRIMIENTO.........

  • EN SU HONOR DEBERÌAMOS HACER UNA CADENA DE PUBLICACIONES DE ARTÌCULOS Y VIDEOS SOBRE EL CASO PARA QUE LLEGUE AL ÙLTIMO RINDÒN DE LA TIERRA, YO EMPEZARÈ YA MISMO COMPARTIENDO LO QUE PUEDA EN FACEBOOK, SUMENSÈ

  • PARTICULARMENTE NO CREO QUE NINGÚN JEFE DE GENDARMERÍA NACIONAL HAYA ORDENADO "PER SE" ESTA MASACRE, CREO QUE EN ESA EPOCA DEPENDIA ORGANICAMENTE DEL EJERCITO NACIONAL Y QUIEN ERA EL COMANDANTE GENERAL DE LAS FF.AA. Y FF.SS. EL PRESIDENTE DE LA NACION Y SIN LA ANUENCIA DEL MISMO ESTO NO HUBIESE SIDO LLEVADO A CABO....HABEMOS GILES PERO HAY MUCHOS QUE NO MASTICAMOS VIDRIO. LLEGARA EL ESCARMIENTO......LLEGARA.-

  • Seguro que ningún jefe de Gendarmería ordena una acción de esa perversa naturaleza por sí mismo.
    La Gendarmería es una fuerza que depende del poder ejecutivo nacional.
    ¿Se sabe quien fue el minsitro responsable?
    ¿Se sabe quien fue el jefe de gendarmeria?
    ¿Se sabe quien fue el jefe de tan perverso operativo?
    ¿El coronel J. D. Perón, presidente electo en 1946 supo algo de ello?
    ¿Hay alguna expresión pública al respecto por parte de ese presidente?

  • Creo que antes de instrumentalizar el dolor ajeno, para atagar una figura o partido político hay que informarse mejor, y debatir argumentando seriamente:

    Matanza de Rincón Bomba

    Por Luis Zapiola

    La llamada "Matanza de Rincón Bomba", acaecida en las cercanías de la hoy ciudad de Las Lomitas, ocurrió entre el 10 y el 30 del mes de octubre del año 1947, hace 58 años, en el entonces Territorio Nacional de Formosa.

    El Juzgado Federal de Formosa recibió una denuncia de una supuesta violación de derechos humanos por crímenes de "lesa humanidad", contra el Estado nacional por estos echas. Por la misma se solicita la indemnización de daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica, a favor del pueblo de argentinos de etnia Pilagá.

    Dicha demanda fue presentada por el Abogado Julio César García con el patrocinio del Doctor Carlos Alberto Díaz. A continuación, la presentación hecha por Díaz y García narrando la forma en que habrían ocurrido los hechos hace casi 60 años en territorio formoseño. El informe señala que: En el mes de abril de 1947 miles de braceros Pilagás, Tobas y Wichís son despedidos sin indemnización alguna del Ingenio San Martín de El Tabacal.

    En mes antes habían sido traídos, desde el Territorio Nacional de Formosa, caminando cientos de kilómetros, cargando al hombro sus pobres enseres, sus mujeres y sus niños con la promesa que se les pagaría $ 6 por día. Una vez en El Tabacal se les quiso abonar la suma de $ 2,50 por día. "...Considerándose defraudados recurrieron ante las autoridades respectivas de El Tabacal y no pudieron obtener justicia, por el contrario, cuando insistieron en sus reclamaciones fueron despedidos inhumanamente. El pueblo condolido les ayudó dentro de sus posibilidades.

    Del Tabacal volvieron a pie hasta Las Lomitas porque carecían de medios para hacerlo por ferrocarril..."(Diario "Norte", de Formosa del 13 de mayo de 1947). Allí se reúnen entre 7.000 a 8.000 indígenas según Teófilo Ramón Cruz, Revista Gendarmería Nacional, ed.120-3-1991. Las primeras víctimas de la hambruna y las enfermedades comenzaron a ser los niños y los ancianos. Luego los hombres y las mujeres. La situación expulsa a esta población a salir de su ámbito natural y buscar ayuda en las poblaciones cercanas, ubicándose en el paraje conocido como "Rincón Bomba". Una delegación encabezada por el Cacique Nola Lagadick y Luciano Córdoba piden ayuda a la Comisión de Fomento de Las Lomitas y al Jefe del Escuadrón 18 Lomitas de Gendarmería Nacional, Comandante Emilio Fernández Castellanos.

    Se trasladan hasta un descampado, ubicado a 500 metros, aproximadamente, del pueblo "para que se vean nuestras miserias...". Comienzan a mendigar las madres con sus hijos en brazos, puerta por puerta, pidiendo tan sólo un poco de pan. Al principio algunos se solidarizan, inclusive el Jefe del Escuadrón de Gendarmería, como algunos de sus hombres a su mando, se preocupan por la desesperante situación, les dan yerba, azúcar y ropas. Pero al transcurrir de los días las puertas ya no se abren y no se les recibe más en el Escuadrón.

    "Mandaron lenguaraces al poblado y lograron se concretara el primero de sus pedidos, consistente en víveres diversos y ropa para vestir (de pies a cabeza) a seis indios, con la misión de posibilitarles su traslado a Buenos Aires para entrevistar a las autoridades y al Presidente Perón. El jefe de Unidad reunió entonces a comerciantes y ganaderos obteniendo de su colaboración víveres y ganado en pie que eran distribuidos por personal del Escuadrón. Así al principio. Pero al poco tiempo, los indios ya no pedían: exigían. De que primero quisieron ver al Presidente en Buenos Aires, es cierto, tan cierto, como que después desistieron proponiendo que el Presidente los visitara a ellos "para que viera cómo vivían"... hubo muchas indigestiones, y hasta dos muertes, más la madre del propio Pablito (el cacique). Amanecieron indigestados y debido al fuerte descenso de la temperatura en horas de la noche, resfriados y engripados, aduciendo entonces "haber sido envenenados".

    El Presidente de la Comisión de Fomento, telegráficamente, lo impone de la situación al Gobernador Federal solicitándole el urgente envió de ayuda humanitaria.

    El Gobernador se comunica diligentemente con el Ministro del Interior de la Nación haciéndole saber la gravedad de la situación y la falta de recursos en el territorio para afrontarla. Este a su vez le hace saber al presidente Juan Domingo Perón quien ordena inmediatamente, como parte de una ayuda mayor y planes de desarrollo social, el envió de tres vagones por el ferrocarril General Belgrano, con alimentos, ropas y medicinas. La carga llega a la ciudad de Formosa en la segunda quincena del mes de septiembre consignada al delegado de la entonces Dirección Nacional del Aborigen Miguel Ortiz.

    Permanece en la estación, a la intemperie, diez días aproximadamente. Enterado el gobernador Hertelendy de la injustificada demora y consiente de la situación de los indígenas, conmina por intermedio y en persona del Jefe de la Policía Nacional de Territorios, al delegado de la Dirección Nacional del Aborigen la inmediata partida del cargamento.

    A la estación de Las Lomitas, llega un solo vagón lleno, dos semivacíos, los primeros días de octubre de 1947, sólo con alimentos, la mayoría en mal estado por el tiempo transcurrido entre el envío y la irresponsable dilación en su entrega por parte del Delegado de la Dirección Nacional del Aborigen: harina con gorgojos y moho; grasa para cocinar derretida por el calor; azúcar; yerba, galletas ya verdes en bolsas. Son distribuidos y consumidos rápidamente por los miles de famélicos, hambrientos, enfermos, semidesnudos y debilitados seres humanos.

    A las pocas horas comienzan a sentir los síntomas de una intoxicación masiva. Fuertes dolores intestinales, vómitos, diarreas, desvanecimientos, temblores y nuevamente la muerte... primeramente de los que se encontraban más débiles que llegó a más de cincuenta, mayormente niños y ancianos. Los gritos y quejidos de dolor en las noches de las madres que aún sostienen en sus brazos a sus bebes muertos retumbaban en la noche formoseña. No tenían consuelo. Los primeros son enterrados en el cementerio "cristiano" de Las Lomitas. Al ser tantos se les niega que lo sigan haciendo en el mismo, evitando el acceso de los cadáveres al mismo. No les queda otra posibilidad que hacerlo en el monte. Las ceremonias mortuorias, con sus danzas rituales marcadas con el ritmo de instrumentos milenarios, retumban noche tras noche.

    El jefe del Escuadrón lo llama al Delegado Nacional del Aborigen, increpándolo y pidiéndole explicaciones sobre las faltas en los abastecimientos y el mal estado en que habían llevado y se habían distribuidos. Este, al parecer de carácter muy soberbio, le contesta en forma descomedida diciéndole que "...que tanto se preocupaba si al final son indios...". Fernández Castellanos, muy nervioso por la situación que le toca manejar e indignado, seguramente, por el desprecio hacia los indígenas demostrado por Ortíz, le pega una cachetada que lo tira de espaldas en la puerta de su despacho, adelante de algunos de sus subordinados. Ortiz sale corriendo del Escuadrón y desaparece de Las Lomitas.

    Comienza a circular el rumor, lanzado a rodar por no se sabe quién, que aquellas sombras de seres humanos no sólo ahora hambrientos, desarmados, indefensos, sino también enfermos, estarían por atacar a no se sabe quién. Comienza a hablarse del "peligro indio". Gendarmería Nacional forma un "cordón de seguridad" alrededor del campamento aborigen. No se les permite traspasarlo ni ingresar al pueblo a los Pilagás. Se colocan ametralladoras en "nidos", en distintos sitios "estratégicos". Ya son más de 100 los gendarmes, armados con pistolas automáticas y fusiles a repetición que día y noche custodian el "ghetto".

    Hasta que sucede lo inexorablemente esperado. En el atardecer del 10 de octubre "...el cacique Pablito pidió hablar con el Jefe (del escuadrón), por lo que concerté una entrevista a campo abierto. Los indios, ubicados detrás de un madrejón, nos enfrentaban a su vez, hallándonos con dos ametralladoras pesadas, apuntando hacia arriba. En los aborígenes (más de 1.000) se notaba la existencia de gran cantidad de mujeres y niños, quienes portando grandes retratos de Perón y Evita avanzaban desplegados en dirección nuestra".

    En tales instantes se escucharon descargas cerradas de disparos de fusil ametralladora, carabinas y pistolas, origen de un intenso tiroteo del que el Cte. Fernández Castellanos ordenó un alto de fuego, pensando procedía de sus dos ametralladoras, lo que no fue así: el 2º Cte. Alia Pueyrredón, sin que nadie lo supiera, hizo desplegar varias ametralladoras en diferentes lugares del otro lado del madrejón, o sea unos 200 metros de nuestra posición y en medio del monte...".

    Se lanzan bengalas para iluminar la dantesca escena y determinar mejor los blancos a tirar. Cientos de mujeres con sus niños en brazos, ancianos y hombres comienzan a huir hacia ninguna parte que los lleva fatalmente a la muerte. Con las primeras luces del alba la imagen es dantesca. Más de 300 cadáveres yacen. Los heridos son rematados. Niños de corta edad, desnudos, caminan o gatean, sucios, entre los cadáveres, envueltos en llanto.

    Tobas (Chaco) Fuente: Canal Encuentro

    Luego del ametrallamiento "...pensando que al llegar la noche atacarían avanzando sobre Las Lomitas, efectuamos tiros al aire desde todos lados para dispersarlos. El tableteo de la ametralladora, en la oscuridad, debemos recordarlo, impresiona bastante. Muchos huyeron escondiéndose en el monte, al que obviamente conocían palmo a palmo..." (Comandante Mayor (R) Teófilo Ramón Cruz, ob. cit.).

    Pero allí no termina la matanza. Comienza la persecución de los que pudieron escapar, "para que no queden testigos", contando la Gendarmería Nacional con la "colaboración" de algunos civiles. Van en dirección a Pozo del Tigre la mayoría, otros para Campo del Cielo, miles se guarnecen en la espesura de los pocos montes que quedan. En los días subsiguientes son rodeados por las partidas. Y allí nuevamente son masacrados en distintos lugares (Campo del Cielo, Pozo del Tigre, etc.) más de 200 personas. Entre los represores ninguna víctima. Se hubiera podido seguir la trayectoria de las tropas por las piras de cadáveres humanos que se quemaban, porque "no había tiempo para enterrarlos", a medida que avanzaban.

    La presentación de los abogados Díaz y García habla de que "en total son asesinados en la "campaña" entre 400 a 500 argentinos de etnia Pilagá, aproximadamente, además de los heridos y más de 200 "desaparecidos". Ello sumado a los más de 50 muertos por intoxicación, hambre y falta de atención médica y la desaparición de un número indeterminado de niños, elevan las bajas a más de 750, entre niños, ancianos, mujeres y hombres. La locura llega al extremo de solicitar la intervención de dos aviones caza-bombardeos".

    La tragedia en los diarios de la época

    Las noticias de la matanza llegan muy confusas a la capital del territorio. Públicamente no se inicia ninguna investigación.

    "Extraoficialmente, informamos a nuestros lectores que en la zona de Las Lomitas se habría producido un levantamiento de indios. Los revoltosos pertenecen a los llamados pilagás quienes, según las confusas noticias que tenemos, vienen bien previstos de armas... ya se habrían producido algunos encuentros, no se sabe si con los pobladores de la zona o tropas de la Gendarmería Nacional". (Diario "Norte", Formosa, pág.1, Col. 5).

    Los diarios de la región de la época también publican noticias contradictorias pero entre líneas se puede observar la verdad de la matanza. "El viernes último, en horas de la tarde, en la localidad de Las Lomitas, Territorio de Formosa, se ha producido un levantamiento de indios pilagás, como consecuencia de un asalto que habrían realizado estos últimos contra vecinos de ese pueblo, lo que habría obligado a intervenir a las fuerzas de la Gendarmería Nacional allí destacadas". (Diario "El Intransigente", Salta, 12 de octubre de 1947, pág. 6, col.1-3).

    Los dolores de los pilagá

    "No resulta tan ciertas las versiones de que los indios hubiesen asesinado. Se los persiguió y se los sigue persiguiendo. En cuanto a los muertos, nada se sabe en forma oficial porque después de la masacre fueron quemados los cadáveres. También es inexacto que los indígenas tuvieran algunos armamentos, como lo prueba el hecho de que sólo atinaron a huir cuando los gendarmes descargaron sobre ellos y además en sus huestes no se registraron bajas ni heridos.

    El miércoles 15 llegó otro tren con pasajeros trayendo nuevos refuerzos de gendarmes y por la noche se esperaba otro tren con soldados y el jueves dos bombarderos, para lo cual se estaba arreglando la pista de aterrizaje" (Diario "El Intransigente", Salta, 22 de octubre de 1947, pág. 4, col. 1-3).

    Recién el 20 de octubre el diario "El Territorio" de Resistencia, Chaco, en la pág. 3, da la noticia del suceso. Bajo el título "El levantamiento de Indios en Las Lomitas y la Situación General de los Pobladores Autóctonos", dice:

    "Días atrás se produjo en Las Lomitas, localidad del vecino territorio de Formosa, un levantamiento de 1.500 indios de las tribus pilagás existentes en esa zona. Fuerzas de Gendarmería Nacional debieron actual con energía para impedir que esa actitud acusara desgraciadas consecuencias, y el gobernador formoseño se vio precisado a concurrir al lugar de los sucesos para calmar a los indígenas sublevados".

    "La solución dada a este estado de ánimo propenso a las más graves derivaciones, no ha consultado de manera integral el problema que desde hace muchos lustros afecta a los pobladores autóctonos de todo el país, abandonados a su triste suerte por la abulia oficial que nunca se interesó en favor de los mismos. Los indios que animaron el levantamiento lo hicieron después de aguardar en vano el cumplimiento de las promesas formuladas en el sentido de que se les facilitarían tierras para que se arraigaran en ellas mediante la explotación de pequeñas chacras.

    En los últimos tiempos, estos indígenas carecían de lo más indispensable para el sustento diario, viéndose precisados no pocas veces a incurrir en hechos delictuosos para proveerse de alimentos. Las tierras prometidas y la creación en el lugar de escuelas, como así la entrega de elementos de trabajo, semillas, etc., nunca se concretaron, mientras que las gestiones por el logro de esa ayuda eran recibidas de manera violenta, tal si existiera el propósito de condenar a millares de seres humanos a la inanición...".

    Díaz y García advierten que "se ha tratado de ocultar la verdad de este genocidio para evitar responsabilidades que llega hasta nuestros días". "La matanza de Rincón Bomba" es uno de los hechos de nuestra Argentina profunda más oculto en comparación con otros similares. La "Masacre Napalpí" de 1924, tuvo acalorados debates en la Cámara de Diputados de la Nación en la época y la creación, inclusive de una Comisión Investigadora. La bibliografía, si bien también escasa, es mayor que la de este caso, pero existen todavía sobrevivientes, de ambos lados, cuyos testimonios posibilitaron la reconstrucción histórica de los hechos.

    Los diarios de Buenos Aires se hacen eco también del genocidio. El diario "La Prensa" del domingo 12 de octubre de 1947 (Día de la Raza), en su página 13 dice: "En las Lomitas se Produjo un Levantamiento de las Tribus de Indios Pilagás... Informaciones procedentes de estación Las Lomitas hacen saber que en aquella zona se produjo un levantamiento de las tribus de indios pilagás. Las mismas noticias aseguran que tropas de la Gendarmería Nacional intervinieron inmediatamente para restablecer el orden. Se tiene conocimiento que están listos para partir hasta Las Lomitas, en caso necesario, efectivos del ejército destacados en la guarnición local".

    "Mención aparte de este levantamiento, el indio jamás cometió atropellos ni desmanes. Recuerdo que en el Casino teníamos dos de ellos, menores, que hacían las veces de "secretarios" como decimos en el Norte. No se los persiguió ni maltrató, dándoseles contrariamente trabajos en casas de familia y adquiriéndoseles sus artesanías".(Comandante Mayor (R) Teófilo Ramón Cruz, ob. cit.).

    Indemnización

    ¿Cómo se solicitó la distribución de los montos que resulten por indemnización?

    a) Con un ochenta por ciento (80%) del total neto que, en su caso, se condene al Estado Nacional, se solicitó que se conforme un fideicomiso que sea administrado únicamente por los argentinos de etnia Pilagá ("Pitte’laalé’ec"), con el asesoramiento técnico, jurídico y auditoría, de personas y organizaciones de prestigio nacional e internacional que el Señor Juez Federal deberá designar.

    Octubre Pilagá- Relatos sobre el silencio

    b) En solidaridad con los indígenas de las etnias Wichí y Tobas que viven en la provincia de Formosa, que con un veinte por ciento (20%), del total neto que en su caso, se condene al Estado nacional, se deberá conformar un fideicomiso que sea administrado, únicamente, por los argentinos de dichas etnias en esta provincia de Formosa, con el asesoramiento técnico, jurídico y auditoría, de las personas y organizaciones de prestigio nacional e internacional, que el Señor Juez Federal se sirva designar.

    Bibliografía y fuentes
    Cerdá Castillo, Juan Manuel.1942. Como vi a los indios chaqueños. Folleto.
    Dirección de Información Parlamentaria.1986. Tratamiento de la cuestión indígena. Estudios e Investigaciones Nº 2. Buenos Aires, 1985.
    Beck, Hugo H. 1994 "Las relaciones entre blancos e indios en los Territorios Nacionales de Chaco y Formosa. 1885-1950", Cuaderno de Geohistoria Regional Nº29. Resistencia, IIGHI. 1980. "El problema indígena (1879-1880). Proyectos sobre su destino". En Academia Nacional de la Historia. Congreso Nacional de Historia sobre la Conquista del desierto. Buenos Aires, T. III (págs. 323-337).
    Levaggi, Abelardo.1990 "Tratamiento legal y jurisprudencial del aborigen", en Abelardo Levaggi (coord.), El aborigen y el derecho en el pasado y el presente. Buenos Aires, Universidad del Museo Social Argentino.
    Lois, Carla y Troncoso, Claudia.1998 "Integración y desintegración indígena en el Chaco: los debates en la Sociedad Geográfica Argentina (1881-1890)", Primer Congreso Virtual de Antropología y Arqueología. Buenos Aires. Ponencia 1.16.
    Informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación Argentina sobre la situación Indígena, 2.004, Buenos Aires. Argentina.
    Patricia Vuoto y Pablo S. Wright. "Crónicas del Dios Luciano", Universidad de Buenos Aires, 1989.
    Lugo, Emilio Ramón. "Introducción Histórica a la Provincia de Formosa", Ed. Gualamba.
    Magrassi, Guillermo E."Los Aborígenes de la Argentina", Ed. Búsqueda-Yuchán, Bs.As., 1987.
    Martínez Sarasola, Carlos. "Nuestros paisanos los indios", Ed. Emecé, Bs.As., 1.992.
    Diarios La Nación; La Prensa; La Razón y Crítica de Buenos Aires octubre/noviembre de 1.947.
    Cirilo R. Sbardella y José Brunstein:"Las dos caras de la tragedia de Fortín Yunka" en "Hacia una nueva carta étnica del Gran Chaco". Informe de avance 90/91, PID CONICET Nº 444/88

    Fuente: www.indigenas.bioetica.org

  • No conocía este episodio, pero ¿de qué nos asombramos?. ¿Qué está pasando en este presente nuestro de cada día?. Los pueblos aborígenes (la palabra correcta, sin miedo a usarla) son "incluídos" en el "relato" pero ignorados, torturados y asesinados en la realidad. Sin duda hay que hacer algo, ahora que parece que gran parte de los argentinos está saliendo de un letargo prefabricado.

  • El Dolor de Mi ESPÍRITU por la Muerte de Una de Nuestras Ancianas
    Lo que nunca entendí es porque Nuestros Ancianos teniendo el conocimiento Espiritual y Energético nunca lo usaron para defenderse del atropello al que eran sometidos.
    En Mi Familia también todo era secreto, Mis Ancianos Especialmente Mis Padres me decían que no debíamos usar nuestro conocimiento de forma indebida.
    Ahora Yo estoy solo en este plano físico y encontré en las rogativas sabiéndolas usar como defender a Nuestros Hermanos.

  • Peron lo hizo. Todos los funcionarios nombrados eran peronistas. Gendarmería estaba subordinada al ejército, que también era peronista.

  • Creo que este horrendo genocidio contra la etnia PILAGA, fue durante la dictadura del Padre de la desgracia Argentina Juan Domingo Peron y su CHORRA Eva Duarte de Peron, que horrible crimen de lesa humanidad y el MUNDO de la epoca, se hicieron los desentendidos, pues como fueron ETNIAS y no Blanquitos de OJOS AZULES.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.