4 de marzo de 2005

Especiales

El Gobierno de la Ciudad quiere desalojar a 400 familias que viven en Costanera Sur

Se trata del barrio "Rodrigo Bueno", ubicado al lado de la Reserva Ecológica, donde viven más de 2000 personas. Frente a ese predio la empresa IRSA planea construir un barrio privado con una inversión de 500 millones de dólares. Los habitantes del lugar denuncian que al gobierno porteño "le importan más los negocios de las empresas que el problema de la vivienda".


El Gobierno de la Ciudad está decidido a forzar el desalojo de más de 400 familias que habitan un predio lindero a la Reserva Ecológica Costanera Sur. Se trata del barrio "Rodrigo Bueno" donde viven unas 2000 personas, muchas de las cuales se instalaron en el lugar hace 20 años. La erradicación del asentamiento está prevista para el mes de agosto, sin embargo sus habitantes reclaman quedarse y quieren que el gobierno realice mejoras en el barrio. Para ellos las propuestas de traslado "son una burla" y "no solucionan el problema de vivienda de nadie".

"La idea del desalojo empezó después de que Ibarra anunció que vetaría un proyecto de ley presentado en la Legislatura para mejorar el barrio", explicó un delegado de los vecinos. De esta forma el gobierno habría desestimado la construcción de una salita sanitaria, un comedor y una biblioteca. En lugar de eso el vicejefe de gobierno, Jorge Tellerman, propuso la erradicación del lugar y anunció en los medios un programa de subsidios y créditos que los habitantes del barrio consideran "una tomada de pelo".

La propuesta del gobierno "no sirve", dicen los vecinos, porque los créditos del IVC no alcanzan para comprar una propiedad a valor del mercado. A su vez, para acceder a un crédito hay que tener un trabajo en blanco, con recibo de sueldo y CUIL. La mayoría de los habitantes del barrio trabajan en negro o carecen de documentos y tienen ingresos que no les permitirían pagar una cuota hipotecaria. "Están presionando a la gente indocumentada para que agarre un subsidio y se vaya", dijo una delegada y agregó que "se aprovechan de los inmigrantes sin documentos y la mayoría tiene hijos argentinos".

La comisión de delegados que mantiene conversaciones con el gobierno también denunció que en una escuela de La Boca no quisieron inscribir para el ciclo lectivo 2005 a los chicos que viven en el asentamiento. También plantean que el traslado forzoso y el desarraigo es una violación a los derechos del niño.

El apuro por liberar la zona se debe a que frente al lugar está previsto un multimillonario emprendimiento inmobiliario de la empresa IRSA. La constructora de George Soros planea invertir 500 millones de dólares en el desarrollo de un barrio cerrado con 11 torres y embarcadero propio. La erradicación del asentamiento buscaría revalorizar los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors donde se realizará el proyecto denominado "Santa María del Plata".

Las negociaciones entre el gobierno de la ciudad y los vecinos continuarán el próximo jueves 10 de marzo. Los habitantes del asentamiento anunciaron que se mantendrán firmes en su idea de radicarse en el lugar y defenderán las casas que construyeron con años de esfuerzo. Aunque desde gobierno aseguran que apelarán al diálogo, el recuerdo del desalojo violento del ex Patronato de la Infancia en febrero del 2003 todavía se mantiene fresco. En esa oportunidad 50 familias fueron desalojadas brutalmente por la Policía Federal, lo cual dejó un saldo de 13 heridos y 52 detenidos.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.