7 de febrero de 2013

Trabajadoras/es

Minera Santa Cruz: sesenta operarios intoxicados

Con un bloqueo al yacimiento San José-Huevos Verdes y el paro total de actividades, el personal de Minera Santa Cruz en Perito Moreno trata de llamar la atención pública a raíz de una intoxicación masiva que sufrieron, sin que hasta el momento se haya informado la fuente que dio lugar al gravísimo suceso. Como es costumbre en estos casos, la empresa no da respuesta y el gobierno provincial no informa debidamente a la población, solo a través de un escueto comunicado. Una asamblea sindical obligó a la provincia y a la empresa a evacuar todo su personal hasta determinar la etiología del fenómeno: agua, alimentación u otro factor desconocido. Por Agencia OPI Santa Cruz


Difundimos:

Más de sesenta intoxicados en el yacimiento de oro y plata San José-Huevos Verdes, a 50 Kms de Perito Moreno, obligó a las autoridades provinciales a enviar un cuerpo médico a la minera y a la empresa, Minera Santa Cruz, a tomar los recaudos para resolver un problema que se ha transformado nada más y nada menos que en la materialización de aquello que desde hace muchos años informamos en OPI: las bajas condiciones de seguridad e higiene en la que cumplen su trabajo más de 800 personas, en su mayoría pertenecientes a otras provincias y países limítrofes.

La intoxicación, cuyas causas aún no han podido ser determinadas, obligó al gremio AOMA y a los delegados de la UOCRA, que cumplen tareas dentro del yacimiento, a realizar una asamblea general extraordinaria donde se decidió impulsar el cierre del yacimiento y la evacuación del mismo, hasta tanto se establezca la etiología de la enfermedad que hora tras hora aporta mayor cantidad de afectados. Si bien “oficialmente” se reconocen algo más de 60 personas, de las cuales 40 fueron atendidas en el centro de salud del yacimiento y 18 internadas en el Hospital de Perito Moreno, las fuentes internas de la minera, a las cuales tiene acceso OPI, señalaron que las afectadas con colitis, diarreas, enterocolitis y vómitos, se acercan al cementar.
“Esta intoxicación no es nueva, viene desde hace más de quince días y recién el 1 de febrero un compañero que ya no daba más, tuvo que ser atendido por fuertes retorcijones de estómago y vómitos y es uno de los que estuvo internado en Perito (Moreno). De ahí en más apareció la información en un medio de Las Heras (El Ciudadano) y todo se desmadró”, le dijo a nuestro cronista Fernando C, un trabajador extranjero que fue dado de alta por la misma afección que otros 60 empleados de Minera Santa Cruz.

La falta de respuesta de la empresa, hizo que desde el día lunes, los trabajadores tomaran la decisión de bloquear el acceso a la minera y detuvieran la producción del yacimiento. Este mediodía se decidió evacuar la locación y hay enorme preocupación en la empresa, por las derivaciones que pueda tener este incidente. “Varios fueron enviados a sus provincias de origen”, dijo nuestra fuente, refiriéndose a personas afectadas por la gastroenteritis. Hay que tener en cuenta que más del 85% de los operarios no son de Santa Cruz. Del resto, muy pocos son oriundos de esta provincia y otros se han radicado en Perito Moreno o Las Heras, por motivos del trabajo minero.

Información lavada

Nuestras fuentes objetan que AOMA “respondiera algo tarde” a la necesidad de plantear un bloqueo a la minera, pero también hicieron hincapié en la poca predisposición de la empresa y la voluntad de Minera Santa Cruz, por minimizar las causas y los efectos “no nos decían nada, cada vez que uno de nosotros acudíamos al puesto sanitario del yacimiento. Pero nosotros creemos que la cosa está en el agua, que sabemos desde hace mucho tiempo está contaminada o del catering, porque la gente se queja de que a veces la comida es mala”, señaló Fernando C a nuestro enviado quien no pudo acceder al yacimiento sobre la ruta 39.

Una empleada administrativa que consultamos en las últimas horas dijo que si bien ella personalmente no había tenido problemas, algunos sectores del yacimiento son más afectados que otros y en sintonía con lo que expresó el Ministerio de Salud de la provincia, quien envió un cuerpo médico a Huevos Verdes, la mujer sostuvo que en el campamento trabajan 800 personas “no es raro que 50 se descompongan por problemas de agua o alguna otra cosa”, dijo, remarcando que “hay sectores internos de la minera que buscan generar alertas para llevar agua para su molino, pero en el medio estamos los que necesitamos trabajar”, indicó.

Minera Santa Cruz no ha emitido ningún tipo de información al respecto y el gobierno provincial sacó un escueto comunicado donde señala objetivamente que “se atendieron a 18 personas en el hospital de Perito Moreno, de los cuales dos quedaron internados por cuadros de deshidratación y ya se encuentran dados de alta y en la minera fueron asistidas otras 40 personas sin requerir internación”, indicando, además que se está a la espera de los resultados definitivos de laboratorio para establecer la causas de la gastroenteritis, pero en principio desde el Ministerio descartaron que la afección se deba a cuestiones alimentarias, al punto de minimizar estadísticamente el problema, al indicar que de 58 afectados, 18 debieron ser atendidos en el hospital de Perito Moreno y 40 por médicos del propio yacimiento.

Dos posibilidades

De acuerdo a la información extraoficial que se pudo recavar, alrededor del episodio de intoxicación que viven los operarios, en el yacimiento Huevos Verdes, las causas probables son dos: la alimentación y el agua.

La alimentación es obtenida desde el año 2006 a través del servicio de Central de Restaurantes Aramark, una cadena internacional de catering para empresa que en el sector minero, además de Huevos Verdes, cuenta con clientes como Mina Veladero (Barrick), Mina Pirquitas (Sunshine Argentina), Cerro Vanguardia, Manantial Espejo (Minera Tritón), Mina Martha (Coeur Argentina), Proyecto Cerro Negro (Oroplata). La mayoría de los emprendimientos mineros de Santa Cruz son provistos alimentariamente por Aramark desde el año 2006/2007.
“Yo he trabajado en Chile, donde esta cadena de restaurant empresario tiene filial y no se bien porqué, pero el gobierno de la provincia se apuró demasiado en “despegar” a la empresa de catering, como si hubiera mucho interés por aclarar que no se le puede escupir el negocio a esta gente. Yo creo que hay que llegar al fondo de esta cuestión y si la comida estuvo mal, hay que decirlo”, le expresó a OPI telefónicamente un empleado de Minera Santa Cruz que ya en otras oportunidades nos ha apuntado deficiencias en materia de seguridad e higiene en el yacimiento.

Otras fuentes consultadas señalaron a OPI que “no existen controles bromatológicos dentro del yacimiento, por parte de la Municipalidad de Perito Moreno”; y agregaron “solo en casos como éste donde la intoxicación es masiva, se ponen las pilas, pero acá el control bromatológico no existe. la provincia y el Intendente (Bilardo) jamás mandarían un inspector municipal a San José”, concluyeron.

El agua

El otro factor que se maneja con gran posibilidad de que sea el motivo de la gastroenteritis colectiva en el yacimiento, es el agua. En varias oportunidades hemos dado testimonio de trabajadores que se quejaban, entre otras cosas, por la mala calidad del agua para beber y para bañarse que suministran allí. No solo apuntaban a la escasez, sino a la falta de potabilidad en algunos casos y el temor de que el agua de consumo se pudiera mezclar con las aguas de desecho, altamente contaminadas que diariamente derrocha el yacimiento sacándola con bomba de los túneles, acción que jamás fue objetada por las autoridades de control de la provincia.

Motivos no faltan

Desde hace varios años venimos marcando las deficiencias de trabajo que imperan en Minera Santa Cruz, en su yacimiento San José, cercano a Perito Moreno. OPI ha consultado a empleados, ex empleados y geólogos, todos han pasado por allí y permanentemente nos han ilustrado sobre el descontrol, la inseguridad y los factores de contaminación que hay en el yacimiento de oro y plata, en el cual se han generado accidentes con muertes dudosas, que han quedado definitivamente en el olvido, sin que pudiéramos acceder a un informe detallado de las causas y las condiciones en que esos accidentes y/o muertes se han producido.

En septiembre de 2010 publicamos un video donde ex personal de la minera y gente de Perito Moreno hablaban de esos factores de inseguridad. Ese mismo mes los trabajadores pararon el servicio exigiendo seguridad y OPI publicó la documentación donde constaban las falencias que padecía el yacimiento. Luego de argumentar “razones financieras” y de recibir una “inspección de seguridad de la provincia”, Minera Santa Cruz resolvió “en tiempo record” y dentro del mismo mes, un sinnúmero de problemas que los técnicos especulaban, demandaría no menos de 30 a 45 días. Minería de la provincia, lo autorizó sin preguntar más de la cuenta.

El sábado 12 de marzo de 2012 Mario Colodoro Fernández, operario chileno de San José-Huevos Verdes, cayó por un agujero de ventilación que se estaba construyendo sin las debidas precauciones ni sistemas de seguridad y se mató. Lo habíamos advertido en nuestras notas y todo fue corroborado por la familia del occiso, quien, además, denunció que la empresa les negó información y dijeron haber sufrido presiones. También por aquello días, analizamos la campaña de “desinformación” disparada tanto por Minera Santa Cruz a través de la consultora 3 Comunicaciones, como por AIMSA, la empresa de prensa de las mineras y el propio Secretario General de AOMA, quien atacó a la prensa de que a su criterio armaba las notas, cuando por comparación, develamos que fueron las propias fuentes mineras las que distorsionaron la información pública con el ánimo de ocultar la verdad. Pocos días después las mismas fuentes mineras ensayaron una disculpa pública, pero ya era tarde; una vez habíamos demostrado que siempre estuvimos bien informados.

El 30 de junio de 2011 denunciamos con testimonios y fotografías las deficientes condiciones del laboratorio de Minera Santa Cruz, en deplorables condiciones de higiene y seguridad, sin ventilación ni medios adecuados para la protección del personal. Un mes después, la empresa modificó la situación y acondicionó las instalaciones para seguridad de la gente.

El 27 de agosto de 2011 informamos de una extraña muerte ocurrida a la joven Débora Solanas de 22 años que trabajaba en San José y era oriunda de Salta. La mujer fue encontrada muerta en la gamela del yacimiento a las 05:30hs y tanto desde la empresa como del gremio AOMA, se indicó que fue un suicidio por ingesta de barbitúricos. Trabajaba en el sector “hotelería” del yacimiento, fue llevada a Caleta Olivia para su autopsia y en aquel momento en nuestra nota expresábamos: “Es de esperar que las autoridades brinden oficialmente la información necesaria para saber exactamente el marco en que se produjo esta muerte dentro del yacimiento y, obviamente, el resultado de la autopsia por parte del médico forense”.

Nunca nadie informó nada; ni la empresa y con mayor responsabilidad el Estado provincial. No existió nunca un parte oficial de la Secretaría de Minería o de algún Juzgado, que diera precisiones de cómo y porqué murió la joven. Lo único que OPI pudo saber, es que tan silenciosa y aceleradamente como ocurrió su muerte y fue tratado el suceso en la provincia, fue despachado su cuerpo a su lugar de origen; una práctica empresaria a la que estamos acostumbrados en Santa Cruz y de ello solo basta recordar los tres casos más resonantes de accidentes de trabajo donde los operarios de Austral Construcciones murieron (entre ellos una mujer del Chaco) y de los cuales jamás se supo en qué terminó el proceso judicial, o si lo hubo.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.