16 de abril de 2018

Derechos Humanos

"Amábamos la vida y no la muerte"


En una sala en el subsuelo de Comodoro Py se desarrollan los jueves a partir de las 9.30 las audiencias de la causa Vesubio-Puente 12. Allí, los testimonios de los familiares y trabajadores reviven la bella y trágica década de los 70’, con cada una de las palabras y lágrimas de quienes asumen con rigor devolver, reavivar la memoria, de los cursos de acción antes y después del 24 de marzo del 76’. Viviana Losada, de la Comisión de Lanús, habló acompañada de sus hijos y de su compañero Rodolfo Ortiz, quien fue secretario general de la Juventud Guevarista y trabajador del diario El Mundo. Por Lucho Soria, para ANRed.


"Nos conocimos en la facultad de Arquitectura y nació un amor en el año 1972. Un día decidimos que la militancia se debía canalizar en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, para hacer realidad los sueños de nuestra generación", relató Viviana, y a continuación detalló su detención y posterior asesinato en el combate de la masacre de Pastoril, en una reunión del Comité Central del PRT, el 29 de marzo del 76 del que formaba parte.

"Me voy permitir disentir con quienes afirman que dieron su vida por la revolución. No, no fueron detenidos, torturados y fusilados. Se amaba la vida y no la muerte, nunca la muerte", remarcó Viviana.

En otro tramo relató la detención. Rodolfo Ortiz, Leonor Herrera y Juan Del Gesso fueron heridos, detenidos y llevados al CCD Puente 12, donde permanecieron 44 días. Rodolfo Ortiz apareció con un tiro en la nuca en un baldío de Bernal, en el conurbano bonaerense y enterrado como NN en el cementerio de Avellaneda, donde fue identificado por el Equipo de Antropología Forense.

Con los testimonios de Jorge "El Gallego" Navarro y Ricardo "El Tuerto" Arias, sobrevivientes, entre otros, del CCD, reconstruyó lo sucedido esos 44 días. Ambos, después, legalizados y alojados en la cárcel de Devoto.

Por ejemplo, un día lo desnudaron y encima de su cuerpo pusieron a una joven guevarista. Se negó a la crueldad de los militares y policías que presencian la siniestra escena. Lógicamente reivindicó la memoria del "Gallego" Navarro, que murió sin poder declarar en el juicio como era su deseo militante. En tanto, Arias forma parte actualmente de una comisión de ex presos políticos en Santa Fé.

Finalmente "Vivi" Losada demandó justicia a once años de iniciado la instrucción del juicio y le exigió al juez Daniel Rafecas la aceleración de las indagatorias y detención de los imputados en la masacre de La Pastoril, y cerró con la frase "30 mil compañeros detenidos desaparecidos, ¡presentes!. ¡Ahora y siempre!", y la sala estalló en aplausos y lágrimas tras el desgarrador testimonio.

Afuera se abrazo con Lucas Asenjo (en la foto ubicando en la sala de audiencia el cartel de su gremio), cuyo padre Jorge Alberto Asenjo fue corresponsal del diario "El Mundo" en Neuquén, y secuestrado de su casa acompañado por su compañera embarazada en Cinco Saltos, el 12 de junio del 76’, en un operativo del Ejército. Su detención ilegal y posterior desaparición está en una causa en Bahía Blanca, dado que fue visto por ultima vez en el CCD La Escuelita. Lucas, que obviamente no conoció a su padre, es secretario de Derechos Humanos de la Asociación del Personal Aeronáuticos.

No está de más recordar que el diario "El Mundo" y "Noticias" eran los medios del PRT y Montoneros respectivamente, haciendo realidad la consigna de Lenin en su libro "Qué Hacer": que el primer militante de la revolución era el periódico partidario.

Qué hacer es la frecuente pregunta que nos incomoda e invita a los nuevos desafíos de la nueva reconfiguración del bloque de poder.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.