28 de enero de 2018

Trabajadoras/es

El faro para encender el camino contra la destrucción

Luego de dos días de cortes ruteros, los fabriqueros organizaron una marcha que resultó multitudinaria. Miles de azuleños se volcaron a las calles para reclamar la reapertura de FanAzul y la reincorporación de los 220 trabajadores despedidos. Varios fueron los oradores al finalizar la movilización, entre ellos Griselda Altamarinano, Juan Rubolino, el ex diputado Christian Castillo y el presidente del PJ de Azul, Joaquín Propato. Mientras tanto, en los medios se habla de la desestimación de Lopetegui hacia los proyectos presentados por el intendente Bertellys, y el interventor Riva volvió sobre el estado terminal de Fanazul. Por Miradas del Centro.


Los fabriqueros, en el marco de una jornada de 48 horas de paro y movilización de ATE Provincia, organizaron cortes en los cruces de las rutas nacionales 226 y 3, y de 226 y la ruta provincial 51. Medidas de fuerza de gran repercusión (demostrado también por todo el dispositivo desplegado por las fuerzas policiales para organización del tránsito), y “netamente positivas” (así calificadas las jornadas por los propios trabajadores), ante el gran acompañamiento de los conductores, por sobre molestias y demoras. Tal como marca el portal AzulEsNoticia.com.ar, a los fabriqueros y sus familias, se sumaron organizaciones políticas, sociales, sindicales, ediles, y vecinos para acercarles su adhesión a la causa. Desde la salida de los obreros del Comité de Crisis no han dialogado con el intendente ni con integrantes de su gabinete.

Se repartieron volantes explicando los motivos y alcances del reclamo, y, a diferencia de los cortes ‘del campo’, de 2008 y 2009, los fabriqueros dejaron transitar normalmente a personas con problemas de salud y a quienes, por otras circunstancias, necesitaban pasar. Según los fabriqueros, en diálogo con diario El Tiempo, “la mayoría de la gente nos entiende y comprende nuestra lucha. Por ahí, alguno se ha fastidiado, pero lo que menos queremos es molestar y que haya incidentes. Si no nos atienden y no tenemos respuesta, lamentablemente tenemos que llegar a esto”. Asimismo, subrayaron que estas medidas no podrían hacerlas de no contar con el apoyo y el acompañamiento de la comunidad azuleña. Mientras se esperan definiciones sobre próximas reuniones entre la dirigencia política, esta semana se realizarán actividades culturales en apoyo a los despedidos de FanAzul.

“La oligarquía que nos gobierna se equivocó”

Los cortes ruteros tuvieron su fin poco después de las 18, para luego concentrar en Caneva e Yrigoyen, desde donde se marchó hacia el palacio municipal. Al llegar al veredón, en la caja de una camioneta como improvisado escenario, se brindaron los discursos. Una de las oradoras fue Griselda Altamirano, del movimiento 1ero de Octubre, quien destacó que esa segunda plaza llena “demuestra que la oligarquía que nos gobierna se equivocó. El pueblo de Azul no es indiferente a la miseria y al hambre que sufrimos hace décadas; no es indiferente a los despidos, que se transforman en el hambre más profunda en todos nuestros barrios”.

Altamirano destacó que los trabajadores de FanAzul “han defendido su dignidad” y en la defensa de los puestos de trabajo “que tanto hacen falta en esta ciudad, han unido a todo el pueblo. Hemos dejado diferencias, porque nuestro enemigo de clase es muy grande. No son adversarios políticos. Ellos vienen para que nuestros hijos se mueran, para que no tengamos educación”. En ese punto, tachó al intendente Hernán Bertellys de lacayo y mercenario, lo que encendió aplausos.

La referente indicó que algo más que demuestra la causa de los trabajadores de Fanazul es que “el problema no son los métodos de lucha. Puede cortar un desocupado pidiendo trabajo, puede cortar un vecino porque no tiene servicios. Cortar la ruta, tomar edificios públicos, eso no es violencia. Violencia es el hambre, son los despidos”. En referencia a que desde el poder se trata de generar divisiones, Altamirano señaló: “luego de dos días de una gloriosa jornada de lucha, cortando la ruta, el pueblo le está mostrando que está de acuerdo cuando se corta la ruta en defensa de los puestos de trabajo”, mientras que “cuando ellos pelean por aumentar sus ganancias, como en 2008 y 2009, cortan la ruta y las ambulancias no pasan, con armas 9mm arriba de sus 4×4”. En ese sentido, manifestó: “No nos comemos el discurso de pacificación. Históricamente, esta oligarquía, así como mató a nuestros pueblos originarios para a sangre y fuego robarles sus tierras, son la clase parasitaria: ellos no trabajan, no mueven ni un dedo, y viven de la explotación de nuestros compañeros en los campos”.

Además de la situación de FanAzul, Altamirano señaló otros focos locales de crisis, como cerámica Valle Viejo y el propio Municipio azuleño. “El triunfo de Fanazul va a ser el faro que encienda, en toda la Argentina, lo que hay que hacer cuando ellos avanzan por nosotros”, y agregó: “Si los trabajadores de Fanazul no reabren la fábrica y se van a ir a sus casas, que intendentes como Bertellys, que no pueden generar trabajo ni lo que el pueblo necesita, también se vayan a su casa”.

Para cerrar su alocución, Altamirano expresó que, superados muchos prejuicios, “esa unidad de los trabajadores, que al que no le gusta se jode, la hemos visto durante este mes de lucha”, ya que “el pueblo de Azul, que tanto han subestimado, está de pie y va a apoyar a los trabajadores de Fanazul en todas las medidas que tomen”.

“Ni un gramo de confianza al Comité de Crisis”

Juan Rubolino, integrante del Partido Obrero (FIT) azuleño, hizo alusión a una nueva etapa que transita Azul, “la de las movilizaciones obreras, con el pueblo trabajador en la calle, peleando por su trabajo y por sus derechos”; y a lo representativo de que mientras Mauricio Macri se encontraba “de rodillas” en Davos, “ante el capital financiero, los trabajadores estamos en la calle, peleando por nuestra dignidad y por nuestras fuentes de trabajo”.

En referencia al intendente Bertellys, al que definió como “traidor”, indicó que “nos quiere mentir con el Comité de Crisis. Dice que va a solucionar las cosas, cuando estuvo todo el año ninguneando el reclamo de los compañeros, mintiendo y diciendo que en Azul no iba a haber despidos. Y acá está la fábrica cerrada, y vamos a pelear porque la reabran”. Agregó: “Ni un gramo de confianza al Comité de Crisis, compuesto por los mismos que precarizaron durante doce años a los trabajadores; que dijeron que acá no iba a haber despidos; y que no escucharon el reclamo de los trabajadores”. Rubolino resaltó que la única confianza a tener es “en la fuerza del movimiento obrero, en la calle y en sus métodos de lucha. La violencia no es la del pueblo trabajador en la calle: violencia es la de los gobernantes que hambrean, que despiden, que nos dejan sin la fuente de laburo, y encima nos reprimen cuando vamos a protestar”.

El Partido Obrero propuso realizar una asamblea popular, para deliberar sobre las acciones a seguir en esta lucha y proponer fecha para un paro nacional activo de los sindicatos.

Por su parte, Christian Castillo, diputado nacional mandato cumplido del FIT, acercó el apoyo de la militancia del PTS-FIT, y el aporte de 30 mil pesos de la bancada de Nicolás del Caño y Myriam Bregman para el fondo de lucha de los trabajadores. Castillo pidió un aplauso para los fabriqueros y fabriqueras, “y a todo el pueblo de Azul, que está mostrando el ejemplo, porque mientras Macri le habla a la Banca Mundial y a los ricos del mundo en Davos, lo que el pueblo piensa de Macri lo han cantado en toda esta movilización”. El ex diputado acusó a la gestión nacional como “un gobierno de ricos para ricos, que les sacó a los jubilados para darles a los que más tienen; y que hasta los que lo votaron se están arrepintiendo”. Pidió no olvidar que se trata de un gobierno “que pactó con 23 gobernadores meterle la mano en los bolsillos a los que menos tienen”.

Castillo llegó a la manifestación con una delegación del movimiento de agrupaciones clasistas, de Suteba La Matanza, junto a la delegada Adriana Bilbao, despedida de la Municipalidad de Quilmes. “Este gobierno está golpeado, está débil, quedó muy mal después de la reforma previsional, porque en las calles se lo enfrentó con la lucha de clases” y cerró al grito de “Viva la lucha fabriquera. Ni un despido más. Reapertura ya de Fanazul y reincorporación”.

“Macri, Vidal y Bertellys son los verdaderos traidores a la Patria”

Joaquín Propato, presidente del Partido Justicialista de Azul, llevó el apoyo del peronismo lugareño a esta lucha que “debe tener como resultado la reapertura de la fábrica, con todos los trabajadores adentro”. Propato señaló a los gobiernos nacional, provincial y municipal de estar “cerrando una fábrica y dejando a más de 200 compañeros en la calle y a sus familias”, y que se cierra “un emblema nacional: una fábrica que es y hace a la defensa y a la soberanía nacional, por lo tanto Macri, Vidal y Bertellys son los verdaderos traidores a la Patria”.

El titular del justicialismo azuleño remarcó que estarán acompañando a los trabajadores de Fanazul y que le recordarán día a día al intendente, en cada lugar, que “no nos vamos a olvidar de Fanazul” y que exigen “la reapertura de la fábrica, con todos los trabajadores adentro”.

Por último, Juan Cacace, uno de los delegados de los trabajadores de FanAzul, manifestó: “Le estamos demostrando al gobierno que hacemos todo lo que ellos no hacen: prometer y cumplir”. Agradeció a sus compañeros de trabajo, “porque seguimos siendo todos compañeros de trabajo”, mientras cantaban: “Adónde vas, yo siempre voy, soy fabriquero de corazón”.

Según el balance de diversos secretarios generales de ATE Provincia, tanto los cortes de ruta como la masividad de la marcha en Azul, les ha dado fuerzas a los trabajadores en conflicto, como los municipales de Quilmes, que hicieron en Solano una gran pueblada para torcer la decisión de despedir 500 trabajadores en el municipio encabezado por Martiniano Molina. El reclamo llevado en Azul fue acompañado, además, por la instalación de un acampe frente al Ministerio de Trabajo bonaerense, en La Plata; y una caravana para manifestarle a Vidal la urgencia de una mesa de negociaciones para encaminar los conflictos por los despidos en organismos estatales.

Mientras los fabriqueros y la comunidad azuleña se manifestaban por la reapertura de FanAzul, desde la cartera de prensa del Municipio se anunciaba, gacetilla mediante, que el intendente Bertellys se reunió con el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, para presentar proyectos de obras para la comuna: desde el desagüe pluvial de la zona oeste, el pavimento de hormigón en algunos barrios, hasta la remodelación de Avenida Mitre.

Por otra parte, algunos medios capitalinos hablan de una desestimación del vice jefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, de los proyectos entregados por Bertellys. Esto se desprende del título de una nota publicada el 23 de enero: ‘El Gobierno busca por estas horas reubicar a un tercio del personal de la planta en Azul de Fabricaciones militares (FM)’. Allí se señala que “por orden del vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, las autoridades ya se contactaron con frigoríficos, mineras y una fabricante de lácteos con la idea de reabsorber en principio a 75 personas de la empresa conocida como FanAzul, mientras se evalúa jubilar por ‘riesgo laboral’ a otras 30”.

Gestiones abiertas, por depender de la voluntad de los privados y de la negociación con sindicatos como ATE, que exige la reapertura de la planta. “Estamos trabajando para preservar las fuentes de trabajo en otros lugares, porque la empresa es inviable y la destrozaron llenándola de empleados”, dijo a Clarín una fuente del Gobierno bonaerense. “El objetivo es desactivar la emergencia laboral provocada por el cierre de la fábrica, que desde hace 72 años producía explosivos y pólvora en el municipio gobernado por Hernán Bertellys (Cambiemos)”, se afirma en ese medio hegemónico.

El intendente Bertellys, en reunión con Lopetegui el pasado 17 de enero, presentó un plan de reapertura de la planta, “una salida que el Gabinete dio de baja”, se dice en Clarín, lo que dejaría al descubierto que el intendente salió de la oficina de Lopetegui ya con el mandato de reubicar a los trabajadores y “habría mentido cuando dijo que el funcionario macrista iba a analizar los proyectos presentados”, analizan desde el portal digital de LU 10 Radio Azul.

Riva volvió a afirmar que Fanazul está en estado terminal y no abrirá más. Tal lo replicado por el medio Azul Es Noticia.com.ar, “enfocar el negocio en seguridad y minería, eliminar la totalidad de los subsidios y mantener las condiciones de seguridad” fue lo encargado al interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva. “El cese de operaciones de la planta de Azul es terminal, no va a seguir funcionando, no tiene ningún sentido, pero la idea es que la empresa sea viable sin subsidios“, explicó el ingeniero.

Desde el Municipio de Olavarría, el intendente Ezequiel Galli (Cambiemos) ofreció ‘ayuda’ a los 35 fabriqueros olavarrienses… para buscar otro empleo. Tal como se marca desde Azul Es Noticia.com.ar, “no promueven hacer gestiones, abrir puertas, lograr que los atienda algún funcionario de real jerarquía teniendo en cuenta que es una gestión comunal de Cambiemos, sino que los van a ‘acompañar’ para que consigan trabajo en otro lado, en un mensaje de ‘dejen esa lucha infructuosa’”.

Ningún funcionario provincial de alto rango ha intervenido hasta el momento en el conflicto. Los fabriqueros reclaman algún accionar, teniendo en cuenta que se FanAzul es la única fábrica militar en territorio bonaerense, y por lo significa para Azul y la zona.

Desde ATE Provincia adelantaron que el 5 de febrero se realizará una reunión para la organización de un gran paro nacional y la llegada de caravanas a Capital, para manifestarse en Plaza de Mayo.

Eduardo Bercovich, secretario general adjunto de ATE Azul, en diálogo con diario El Tiempo, informó que realizaron una denuncia en el Juzgado Federal por la inseguridad en la planta, ya que la semana pasada ocurrió un incidente: “Cortaron la luz cuando estaban amasando explosivos. Eso es muy riesgoso y puede suceder un accidente, como ya pasó en otros momentos”. Están preocupados “por los compañeros y también por el personal policial que está adentro de la planta, que no están preparados para estar en una fábrica de explosivos”, por lo que piden celeridad a la Justicia para intervenir, por la gran cantidad de explosivo que se encuentra en el polvorín.

Fuente: Miradas del Centro




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.