25 de enero de 2018

La Plata
Géneros

Seis meses sin Johana: el doble discurso de María Eugenia Vidal contra las mafias

La mamá de la joven desaparecida el pasado 26 de julio dio hoy una conferencia de prensa en la que denunció las amenazas y maltratos que sufrió de parte de dos oficiales de la policía bonaerense dentro del Hospital San Martín. Sus abogadas aseguraron que la agresión no fue casual, y que los hechos fortalecen la hipótesis del vínculo entre las fuerzas de seguridad y las redes de trata que operan en la zona roja platense. Mientras la Gobernadora afirma estar combatiendo a las mafias y a la violencia de género, se negó sistemáticamente a recibir a Marta Ramallo, y no realizó aportes significativos a la búsqueda. Mañana se realizará una radio abierta, concentración y actividad cultural frente a la Gobernación. Por ANRed


Mañana se cumplirán seis meses de la desaparición de Johana Ramallo, quien fue vista por última vez el pasado 26 de julio en 1 y 63. Hoy, su mamá Marta dio una conferencia de prensa en la sede de la CTA Autónoma junto a las abogadas que la acompañan, para denunciar las amenazas y el maltrato que recibió por parte de dos oficiales de la Policía Bonaerense en el Hospital San Martín.

Según relató, los hechos sucedieron el martes 23 por la noche, momentos en que ingresó al nosocomio a acompañar a su hermano, que es paciente del establecimiento desde hace 9 años. "Hace dos noches uno de mis hermanos tuvo un accidente jugando a la pelota. Al ingresar al Hospital San Martín con él ya veo que las dos oficiales de policía que estaban de custodia se codeaban. Yo seguí llevando a mi hermano al consultorio, luego a los cinco minutos llega mi mamá y se queda con mi hermano. Después el médico nos dice que lo teníamos que llevar al primer piso a sacarle una placa. Entonces ingresa mi mamá al ascensor llevándolo a él en la silla de ruedas, y atrás iba a subir yo con ellos. Y las dos policías bonaerenses que estaban en el Hospital se me acercan y me dicen que yo no podía subir", comenzó a explicar Marta Ramallo.

"Les dije que mi mamá es una señora mayor que tiene muchos porblemas de salud y que sola no iba a poder. Pero me insistieron en que no suba y me quede abajo", afirmó y siguió: "Entonces le pregunté por qué no podía subir, y me contestan: ’por qué no te callás un poco la boca’. Les dije que no me iba a callar. Y ahí es cuando una le dice a la otra: ’esta es la mamá de la puta desaparecida’". Marta, ante la provocación, reaccionó fuerte. "Entonces me dijeron que yo estaba siendo grabada por las cámaras del Hospital, que me retirara. Y también me dijeron que yo le había hecho una denuncia al mismo establecimiento, y que por culpa mía el San Martín estaba siendo investigado. Entonces la miro a la cara y le dije que esperaba que esas mismas cámaras que a mi me estaban filmando hayan tomado cuando a mi hija, un día antes de la desaparición, uno de los proxenetas la ingresaba a ese Hospital".

Las abogadas de la madre de Johana aclararon, aunque sea una obviedad, que ella no tiene ninguna orden de restricción para entrar a un hospital público. Y que efectivamente se trata de un intento de hostigamiento y una amenaza. Por esta razón, hoy fue presentado un escrito en el Juzgado Federal Nº1, donde se está tramitando la causa por la desaparición de la joven, para poner en conocimiento de la Justicia la situación.

Según señalaron, no es un dato menor el manejo, la apropiación y el desenvolvimiento que tuvieron esa noche las policías dentro del Hospital San Martín que amenazaron a Marta. Se trata del nosocomio al que Johana había sido ingresada el día anterior a su desaparición. A su vez, las letradas explicaron que "las chicas que andan por la zona" trabajando o en situación de prostitución suelen transitar permenentemente por este establecimiento, y fue la propia custodia del lugar la que manifestó -en medio de las amenazas- su molestia por estar siendo investigada.

Es decir, la situación de violencia a la que fue sometida Marta por dos efectivos policiales dentro de este hospital público fortalece la hipótesis del vínculo entre las fuerzas de seguridad y las redes de trata que operan en la zona roja platense. En ese sentido, cabe recordar que la Policía Bonerense es la que tuvo la investigación en los primeros dos meses de la desaparición, donde los avances fueron nulos.

"Me dijeron que me calle y que me retire si no me metían en cana. Les dije que eso es lo que quieren: tenerme callada. Pero yo no me les voy a callar", afirmó Marta y remarcó: "Esto me dolió muchísimo, no puede ser que no pueda acompañar a mi familia a un hospital que es público. Yo me tengo que andar privando de muchisimas cosas, de salir con mis hijos, a la hora de estar en mi casa, y si salgo tengo que andar con cuidado por la calle por toda esta situación, y ahora encima esto. ¿Tengo que tener cuidado de entrar al Hospital público? ¿por qué tengo que esconderme de ellos? ¿por qué no hay una Justicia que esté viendo este maltrato hacia mí? ¿Por qué hay una Justicia que quiere paralizar la búsqueda de Johana y no hay una Justicia acompañándome en la búsqueda de mi hija? ¿Por qué no hay una Justicia en esa zona para que nuestras pibas dejen de ser regenteadas por proxenetas? ¿Por qué no hay una justicia que esté investigando a la comisaría 9na?".

El rol del Estado y el doble discurso

Marta Ramallo se refirió también al rol del Estado desde que su hija despareció, al señalar que "no solo es el Estado complice, si no que también tenemos al Gobierno cómplice de estos proxenetas, de esta policía tan cruel".

"No voy a abandonar la búsqueda de Johana porque yo no estoy sólo buscándola a ella, si no a otras tantas Johanas más, y a tantas pibas desaparecidas. Un cachetazo de ellos va a significar diez gritos más míos. Que devuelvan a Johana viva como se la llevaron. Hago responsable a ellos, al Estado, al Gobierno, a la Comisaría 9na y a la Comisaría Ponzatti", remarcó.

A su vez, explicó: "Siguen defendiendo a los proxenetas que siguen rondando en la zona en donde desapareció mi hija. Hasta los proxenetas que están siendo investigados en la causa por la búsqueda de mi hija se dieron el gusto de declarar en más de cinco oportunidades ante la fiscal Betina Lacki. Fue por boca de ellos, ellos declaararon que son los proxenetas que regentean el cuerpo de nuestras pibas, son ellos los que le facilitan las drogas a nuestras pibas para despúes ser desaparecidas y ser prostituidas. Ellos siguen caminando la zona donde desapareció mi hija"

"Quiero que haya un Estado, fiscales, una Justicia que los investigue. Si no quieren investigarlos por la desaparición de mi hija, que lo hagan por los delitos que ellos mismos declararon", afirmó.

En ese sentido, sus abogadas no dejaron de remarcar el doble discurso de la Gobernadora María Eugenia Vidal que realiza constantemente anuncios y alusiones a su presunto combate contra las mafias y la violencia de género, mientras se niega a recibir a la madre de esta joven desaparecida cuyo caso está intimamente ligado a las mafias de las redes de trata que operan en la ciudad capital de la Provincia.

Mañana cuando se cumplan seis meses de la desaparición de Johana Ramallo, se realizará a las 17hs una radio abierta, una concentración y un evento cultural en Plaza San Martin, frente a la Gobernación bonaerense, para seguir reclamando por su aparición con vida.

"Yo no les voy a tener miedo. Ellos tienen que tener miedo de nosotras. A mi no me van a ver vencida, ni aun vencida. Voy a seguir exigiendo aparición con vida de Johana y de tantas como ella desaparecidas para ser prostituidas", concluyó Marta Ramallo.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.