31 de diciembre de 2017

Derechos Humanos

A 13 años de la Masacre de Cromañón: “Ninguna vida se olvida: el Estado es responsable”

Ayer por la tarde se realizó un acto en Plaza de Mayo al cumplirse 13 años de la Masacre de Cromañón, donde perdieron la vida 194 jóvenes tras un incendio durante un recital de la banda Callejeros. “La memoria que impulsamos no es memoria en el vacío, es memoria en situación”, se escuchó durante la lectura del documento conjunto, a través del cual se insistió en que “justicia es que no se repita” y se hizo hincapié en hechos actuales, como la Masacre de Pergamino, la desaparición y muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel. También se entregó el reconocimiento “Aprendemos luchando” a familiares de víctimas de otras masacres, de femicidio y de gatillo fácil. Compartimos el documento. Fotogalería: Carina Batagelj, para ANRed.


Durante el acto, se reconoció la lucha y el compromiso de familiares de otras víctimas así como de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. “Aprendemos luchando” -una reproduccion en papel de uno de los murales que está en la Estacion Once-30 de diciembre, con unas palabras, y un ejemplar del libro Pensar Cromañón- se entregó a Vanesa y Mónica, hermana y mamá de Luciano Arruga; Vanina Kosteki y Alberto Santillán, hermana de Maxi y papá de Darío, asesinados en la Masacre de Avellaneda; Alberto Lebbos, papá de Paulina, víctima de femicidio; Celeste Lepratti, hermana del Pocho, asesinado en Rosario en diciembre de 2001; Paolo Menghini, papá de Lucas, quien murió en la Masacre de Once; Gabriel Colautti, referente de Familiares de víctimas de la inundación de La Plata ocurrida en el 2013; Angélica Urquiza, Emilia Vasallo e Inés Alderete, mamás de Jonathan “Kiki” Lezcano, Pablo Sebastián Alcorta y Marcos Sebastián Acuña, respectivamente, todas víctimas de gatillo fácil; Laura Ginsberg , referente de la Asociación Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (APEMIA); Oscar Castelucci, cuyo hijo Martín fue asesinado por un patovica en un boliche de Lanús; Raúl Buganem, papá de Leandro, quien falleció en la Masacre de Kheyvis; y familiares de la Masacre de Pergamino, donde 7 personas privadas de su libertad murieron asfixiados y quemados en una comisaría de dicha localidad. Nora Cortiñas, Mirta Baravalle y Elia Espen -Madres de Plaza de Mayo- fueron reconocidas por su pelea incesante.

Si bien por distintos motivos no todos pudieron asistir, fue un momento de emoción, donde todas las luchas quedaron hermanas y por las cuales siempre se exigirá “ni olvido ni perdón”.

Finalizado el acto la columna marchó hacia el barrio de Once, donde funcionaba “República Cromañón”.


DOCUMENTO CONSENSUADO A 13 AÑOS DE LA MASACRE DE CROMAÑON

NINGUNA VIDA SE OLVIDA/EL ESTADO ES RESPONSABLE

Hace ya 13 años, nuestras vidas se partían, ante la masacre que nos dejó sin 194 seres queridos, la mayoría jóvenes, y provocó sufrimientos físicos y psíquicos que aún perduran en miles de sobrevivientes y familiares.

Desde el comienzo dijimos: EL ESTADO ES RESPONSABLE. Denunciamos tanto en las movilizaciones, como ante el Poder Judicial y la Legislatura, la connivencia estatal empresarial para crear las condiciones que provocaron Cromañón, y a la vez intentar el pacto de impunidad posterior para sus responsables.

Nos movilizamos poniéndole el cuerpo al Juicio Político, que llevó a la justa destitución de Aníbal Ibarra, y a los juicios penales, que lograron condenas siempre insuficientes pero a la vez, inéditas en relación con los funcionarios públicos, en un país marcado por la corrupción. Logramos condenas tanto de Chabán y su secuaz Villarreal, como de policías, los músicos empresarios y 4 altos funcionarios del gobierno porteño; posteriormente la condena de Levy, dueño del boliche y conocido empresario de la noche. Procesos que costaron años de paciencia, movilización, encuentro con otrxs luchadores, decepciones y aprendizajes.

Pese a estos resultados, aprendimos que nada devuelve las jóvenes vidas ni da marcha atrás en el tiempo, por tanto para nosotrxs el logro mayor sería la justicia en un sentido más amplio, es decir la no repetición de la corrupción que mata. Por eso decimos: JUSTICIA ES QUE NO SE REPITA.

Como parte de la lucha, sostenemos el NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS. Cada día tenemos presentes a quienes no están. Ninguna vida se olvida, pero hoy en particular, pretendemos detenernos, reflexionar, desmembrar juntxs el dolor. Pensar qué significa Cromañón, más allá del hecho: la desidia, la corrupción en su grado más descompuesto, el desprecio por la vida, la impunidad del poder, la consideración de lxs jóvenes como desechables.

La memoria que impulsamos no es memoria en el vacío, es memoria en situación. Y la situación por la que pasamos como pueblo, es de mucho dolor y preocupación.
En este sentido, uno de los discursos del macrismo frente a las elecciones, fue el combate a la corrupción. Sin duda, un discurso difícil de sostener, para un gobierno que cuenta entre sus representantes con directores ejecutivos de empresas extranjeras, con altos funcionarios con cuentas en el exterior y sociedades off shore. A poco de asumir, el escándalo por las sociedades en paraísos fiscales incluyó al propio presidente. Poco quedó del discurso anti corrupción. Quienes formamos parte del universo de luchadores por justicia, repudiamos la utilización de la Masacre de Cromañón como estandarte anticorrupción del actual gobierno, como en más de una oportunidad han pretendido instalar públicamente. LA CORRUPCIÓN MATA, decimos, sea de uno u otro gobierno.

Como contrapartida, el conjunto de nuestro pueblo está sufriendo las consecuencias de políticas de ajuste que golpean particularmente a los más desposeídos, y crean las condiciones para estallidos de violencia. Ajuste que sólo se sostiene con represiones como las que hemos vivido en los últimos meses: golpes y cárcel a comunicadores y manifestantes, allanamientos, gases lacrimógenos, balas, causas armadas. Manifestaciones que se convierten en encerronas por el accionar de las fuerzas de seguridad; leyes que se aprueban en el marco de balazos, patrulleros y carros hidrantes, contradiciendo los principios mismos de la democracia. Un poder legislativo que se muestra sordo ante el clamor de miles en las calles y sanciona leyes regresivas que afectarán nuestras vidas a corto, mediano y largo plazo.

En este año la lógica Cromañón llevó a la muerte de 7 jóvenes, 7 personas privadas de su libertad, hacinadas en una comisaría, y sin condena, en Pergamino. La versión oficial repetida hasta el cansancio por grandes medios es la de amotinamiento, la de pelea entre presos. Pero los mensajes de texto que quedaron grabados en los teléfonos de sus familiares dicen: “Mamá vení rápido que nos mata la Policía”. Los cuerpos de los jóvenes hablan, dicen que los dejaron morir, dicen que se desesperaron por sobrevivir, dicen que desde antes, sus vidas ya no valían para el poder. Para nosotrxs sí, y decimos sus nombres: Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Mario Carlos, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre. JUSTICIA POR LA MASACRE DE PERGAMINO, abrazo a los familiares! EL ESTADO ES RESPONSABLE

Este año también, en situación del accionar ilegal de fuerzas represivas del Estado, apareció muerto Santiago Maldonado. Miles de personas lo buscábamos, ante la coraza mediática de la ministra de Seguridad. Cuando apareció, más de un discurso oficial pretendió culpabilizar a las comunidades mapuches que Santiago acompañaba solidariamente. Nosotros decimos: JUSTICIA POR SANTIAGO MALDONADO, abrazo a los familiares. EL ESTADO ES RESPONSABLE.

El 25 de noviembre, en un operativo de Prefectura Naval en Villa Mascardi, Bariloche, donde las fuerzas represivas tiraron con balas de plomo, fue asesinado por la espalda Rafael Nahuel, “Rafita”, de 22 años. Otra vez otra muerte joven. Otra vez las versiones de culpabilización de las víctimas. JUSTICIA POR RAFAEL NAHUEL. Abrazo a los familiares. EL ESTADO ES RESPONSABLE.

La desaparición del Submarino ARA San Juan vuelve a poner en evidencia el funcionamiento perverso de la maquinaria estatal que deja sin respuesta a 44 familias que necesitan verdad y justicia.

Somos familiares, sobrevivientes y amigxs de las víctimas de la masacre; como tales caminamos las calles, junto a muchxs otrxs, y denunciamos públicamente cada vez que la lógica Cromañón irrumpe. Denunciamos al Estado con la independencia y la claridad conceptual de hacerlo desde la sociedad civil porque entendemos que sólo de esa forma se puede defender con solidez a nuestrxs pibxs. Y porque NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS Y NO NOS RECONCILIAMOS, tampoco participamos de este estado responsable de tronchar vidas. Al estado, siempre, lo interpelamos.
Con la misma intención crítica, repudiamos el otorgamiento de prisiones domiciliarias a genocidas de la última dictadura cívico eclesiástico militar, así como el intento, detenido por la movilización, de otorgar el beneficio del 2 x 1. Semejante aberración hubiera acortado el camino del olvido de quienes, desde el gobierno, apuestan a la desmemoria tanto de la impunidad de ayer como de la de hoy. NO A LA IMPUNIDAD DE AYER NI DE HOY, EL ESTADO ES RESPONSABLE.

A 13 años de la Masacre de Cromañon y con la memoria intacta, recordamos a quienes no están, por nosotrxs mismxs y por quienes vendrán.

BASTA DE MUERTE JOVEN EVITABLE
BASTA DE IMPUNIDAD
JUSTICIA ES QUE NO SE REPITA
LXS PIBES DE CROMAÑON PRESENTES AHORA Y SIEMPRE




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.