22 de diciembre de 2017

Internacional

21-D: La república triunfa en las urnas

Pero la República ha triunfado en las urnas y bien pronto el gobierno legítimo de Cataluña, aquel que Mariano Rajoy pretendió echar a la fuerza con un golpe de estado ilegal, volverá a su lugar. Por Vicent Partal para Kaos.


Ha sido duro y difícil. Ha sido la campaña electoral más complicada de todas las que hemos vivido. Pero la República ha triunfado en las urnas y bien pronto el gobierno legítimo de Cataluña, aquel que Mariano Rajoy pretendió echar a la fuerza con un golpe de estado ilegal, volverá a su lugar. Es una victoria de una importancia definitiva y determinante, un paso adelante monumental. Con los resultados que se han conseguido ya no queda ningún obstáculo para que el presidente Puigdemont se mantenga en el cargo y salve, pues, la continuidad y la legitimidad histórica de la Generalitat. Hay que esperar que se añada el vicepresidente Junqueras y que la CUP acepte también entrar en un gobierno de unidad que tendría que reforzar el mandato del primero de octubre y volver a encarrilar el país hacia la República proclamada el día 27 de aquel mes.

El españolismo ahora tiene que reconocer la derrota y aceptar la voluntad democrática de los catalanes. Les hemos ganado en su territorio y con sus reglas. Los independentistas hemos obtenido por primer vez más de dos millones de votos. La prensa española llora y la prensa internacional lo dice claro: el independentismo recupera el gobierno que le fue arrebatado a la fuerza. Esta noche es una gran noche, una noche extraordinaria que merece la celebración más grande.

Ellos han puesto toda la carne en el asador y no los ha servido de nada. Han forzado una convocatoria con un plazo muy corto para capitalizar el desconcierto originado por los hechos del 27 de octubre y el fin de semana siguiente. Han movilizado con mucha eficacia hasta el último rincón de sus bolsas de voto, incitándolo a votar a la contra, no por lo que quieren, sino contra lo que queremos nosotros. Han mantenido viva la memoria amenazante de las porras y los golpes, el emblema de su poder. Han ejercido una violencia extrema indigna de una democracia. Contra nosotros y sólo contra nosotros. Agresiones intimidatorias. Con un vocabulario que tendría que ser perseguido: desinfectarnos, decapitarnos… Han enviado a nuestros dirigentes al exilio y a la prisión. Han hecho decretos urgentes para instaurar una guerra económica, parida como un instrumento central de su propaganda. Nos han querido abrumar con mentiras constantes, amplificadas hasta el infinito por unos medios que han perdido todo rastro de dignidad. Han amenazado a quien no votara como ellos querían. En estas últimas horas, sin respetar ni la jornada de reflexión. Y ayer, el mismo día de las elecciones, supimos que consideraban las manifestaciones del Onze de Septiembre como una rebelión y hoy mismo, viernes, los tribunales que han estado callados durante la campaña se volverán a llenar de gente que quieren encarcelar. Pero ni así han podido ganar. Ni así han podido doblar la voluntad de libertad de Cataluña. Ciudadanos puede aparentar que es tan feliz cómo quiera, pero ya probará la dura realidad. Sólo ha conseguido la posición que tiene porque el PP ha desaparecido. Y este es un mensaje, por cierto, que tendría que hacer reflexionar mucho a Rajoy.

Porque a los ojos de Europa aquel Mariano Rajoy que dijo muy convencido que él había salvado a España, ahora tendrá que explicar cómo es que ha quedado casi fuera de un parlamento que hará presidente a Carles Puigdemont. La imagen no puede ser más poderosa: Rajoy hundido y Puigdemont reivindicado. Y esto habiendo impuesto unas elecciones ilegales, una trampa pensada para liquidar al sobiranismo, una votación controlada por el estado español que desde hoy se ha quedado sin argumentos.

Enhorabuena a todos. Pero sobre todo enhorabuena a Jordi Sànchez, a Jordi Cuixart, a Oriol Junqueras y a Quim Forn. Los queremos en casa, libres y trabajando. Y los queremos en Cataluña, junto a Clara Ponsatí y a Meritxell Serret, junto a Toni Comín y Lluís Puig. Junto a Carles Puigdemont. Enhorabuena a todos quienes habéis resistido las mentiras y las manipulaciones, a todos quienes habéis creído en la victoria a pesar de la campaña mediática más manipuladora que nunca hayamos tenido que vivir. Enhorabuena a Junts per Cataluña, Esquerra Republicana y la CUP.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.