27 de noviembre de 2017

Derechos Humanos

El Gobierno justificó la represión y la muerte en Villa Mascardi

En una conferencia de prensa desde Casa Rosada, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y su par de Justicia, Germán Garavano, se despegaron de los hechos que culminaron con el asesinato de Rafael Nahuel y sostuvieron que el Gobierno "no" debe "probar lo que hacen las fuerzas de una tarea emanada de una orden judicial”, en referencia a la disposición del juez Gustavo Villanueva. Por ANRed


El Gobierno nacional salió hoy, con una firmeza poco antes vista, a justificar sin rodeos el violento accionar de la Prefectura en Villa Mascardi, Río Negro, que derivó en el asesinato por la espalda del joven de 22 años, Rafael Nahuel, mientras escapaba del ataque con balas de plomo que esa fuerza de seguridad emprendió contra la comunidad mapuche.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el ministro de Justicia, Germán Garavano, brindaron una conferencia de prensa en Casa Rosada, en la que además de respaldar el violento operativo, evitaron referirse a la utilización de las armas de fuego por parte de los prefectos que ejecutaron la represión, tras la orden del juez Gustavo Villanueva.

"Nosotros le damos, a la versión de la Prefectura naval, el carácter de verdad”, se expidió tajante la ministra, sentando de esa manera la postura del Gobierno de Mauricio Macri en relación a los hechos. El informe de Prefectura indicaba que el jueves pasado hubo un "enfrentamiento" en la zona de Villa Mascardi con "un grupo violento", en el que murió un mapuche. Y en eso pusieron el foco los funcionarios del Gobierno.

"El juez podrá buscar las pruebas que quiera pero está perdiendo bastantes días porque desde ese momento no se permitió entrar más y se va a hacer una investigación sobre este tema cuando en realidad hubo una decisión clara de ir hacia ese lugar", dijo la ministra, y agregó que las fuerzas federales sabían que iban a enfrentarse a "un grupo violento”. "Este es un grupo que no reconoce la Argentina ni la Constitución", subrayó, y anticipó que el gobierno iba a hablar "con el gobierno chileno para tener una acción conjunta”.

Sin hacer ni siquiera mención al impacto de bala por la espalda que le causó la muerte al joven de 22 años en medio de la huída durante la feroz represión, tanto Bullrich como Garavano se preocuparon por dejar en claro que actuaron frente a “la violencia”.

E incluso afirmaron, aún sin ningún tipo de elemento probatorio, que los mapuches portaban armas de grueso calibre. "Las armas aún están ahí, o ya las sacaron, porque no se pudo entrar y la patrulla de Prefectura, cuando quiso entrar al lugar, fue desarmada", dijo la ministra, como sabiendo de antemano que no se encontrará ningún arma.

Pero no sólo eso, también se animó a desafiar a las propias leyes que procuran respetar: ”No vamos a aceptar ninguna orden legal –reafirmó la ministra-, es decir, si hay alguien que dice que no se puede entrar a una parte del territorio, nosotros entraremos a todas las partes del territorio argentino. No tenemos ningún límite más que los límites de la Constitución", dijo.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.