13 de septiembre de 2017

Trabajadoras/es

Línea 60: otro fallo antiobrero deja afuera a los diez despedidos

El lunes 11 de septiembre, la Sala VIII de la Cámara Nacional del Trabajo dejó sin efecto la medida cautelar dispuesta por la jueza Stella Maris Vulcano sobre los 10 trabajadores despedidos de la Linea 60. Tras este fallo, quedan firmes los despidos de los testigos presenciales del crimen de David Ramallo, en medio de denuncias de estancamiento de la causa por parte de familiares y compañeros. Por ANRed


El 9 de septiembre de 2016 falleció el electricista David Ramallo, mientras operaba sobre un elevador que no contaba con las medidas de seguridad adecuadas. El cuerpo de delegados había denunciado previamente que: ni la cabecera ni el elevador contaban con la habilitación correspondiente. Sin embargo, bajo amenaza de suspensión, los directivos de DOTA -gerenciador de MONSA, Línea 60- dieron la orden de utilizar la maquinaria. Tras la muerte de Ramallo, se produjeron algunos incidentes menores. Según la versión de uno de los despedidos:

"Cuando el coche choca contra la galería y vimos a David ahí abajo tratamos de sacarlo con lo que teníamos a mano, pero no pudimos porque estaba haciendo tope. Fuimos corriendo al control a pedirle que nos ayuden, que llamarán a una ambulancia para que lo saque. Y los tipos se reían del otro lado del vidrio. Ahí nos calentamos: pateamos una puerta y los sacamos. Pero eso que anda diciendo la empresa, que le pegamos a la gente y que rompimos todo, nada que ver; sólo queríamos salvarle la vida a nuestro compañero".

A un año del crimen de David, el grupo DOTA no invirtió un sólo peso en adecuar las instalaciones; al contrario, el elevador sigue en la cabecera y, tras una reciente inspección en la terminal de Maschwitz, se detectaron 97 puntos de incumplimiento, lo que pone en riesgo la vida de los trabajadores ¿Y la de los usuarios? También. Pese a los dichos de Marcelo Pasciuto, presidente de la Linea, en los que alega tener "una flota moderna" y de "última generación", en el último mes se le ha salido la rueda trasera a dos internos de la empresa, mientras prestaban servicios.

El fallo de la Cámara del Trabajo, en el que le niega a los despedidos la posibilidad de reingresar a sus puestos mientras continúa el juicio, se da en el marco del primer aniversario de la tragedia. Puertas adentro de la empresa, sostienen que: "una vez más vemos a la justicia fallar en favor de los empresarios, ¿Como puede ser que Pasciuto se niegue a declarar en la causa y no lo intimen? Ahora, para despedir laburantes son expeditivos". Declaró uno de los más de novecientos choferes que tiene la Linea.

A su vez, los trabajadores de la 60 sostienen que el grupo DOTA despide a estos diez empleados por ser testigos presenciales de la muerte de David Ramallo. Creen que, de esta manera, los empresarios eluden su responsabilidad en los hechos. La madre de la víctima, Eva Puente, también lo sostiene. De hecho, va un poco más allá. En la misa celebrada el sábado 9, en memoria de su hijo, le contó a los presentes que la causa se encuentra paralizada y les pidió que no dejarán de luchar, porque con los despedidos afuera no habría justicia por David.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.