9 de septiembre de 2017

Medios

Vandalismo mediático (II): la provocación


Tras probarse la incongruencia de las acusaciones a los/as detenidos/as, muchos de ellos/as comunicadores/as, que nada tuvieron que ver con las pintadas en el Cabildo, desde algunos medios se siguió insistiendo con la hipótesis descartada. Algo similar a lo ocurrido con numerosas pistas falsas en relación a la desaparición de Santiago Maldonado. Si bien algunos medios empiezan a virar en sus apreciaciones (o simulan hacerlo) dando algo más de voz a los familiares de Santiago Maldonado y a algunos de los detenidos (aunque de manera muy limitada). Otros insisten con irracionales acusaciones. Por Ramiro Giganti, para ANRed.


Goebbels TV: la provocación disfrazada de periodismo

Tras haber repetido una y otra vez que los detenidos eran vándalos y que eran quienes habían realizado destrozos en el Cabildo y las inmediaciones de Plaza de Mayo, tanto en los programas “periodísticos” de América TV como en el canal de noticias América 24, insistieron, luego, con la “duda” sobre la inocencia de los acusados. Las asimetrías están presentes incluso cuando dudan, ya que para los conductores del canal América 24 (por recordar dos casos: Paula Trápani y Eduardo Battaglia el sábado, y Héctor Rossi al día siguiente) no dudaron en afirmar que los detenidos eran quienes habían realizado los destrozos y el debate giraba en torno si estaba bien que pasen dos días detenidos, sugiriendo que deberían ser más.

No sólo no dudaron de la culpabilidad de los detenidos sino que rompieron una premisa básica del periodismo en la que para informar un caso como real se necesitan al menos dos fuentes: su única fuente fue un espurio informe policial, que como se logró demostrar luego con las declaraciones, estaba plagado de incongruencias. Además de desinformar a la audiencia, las preguntas recurrentes y agresivas eran una fuerte provocación para los compañeros y seres queridos de los detenidos, similar a lo que ocurre con la familia Maldonado. Sin la gravedad de la desaparición de Santiago, resulta pertinente hacer el ejercicio de pensar y recrear la situación de tener un ser querido detenido, incomunicado, sin poder verlo, detenido sin motivos reales, acusado de hechos que no cometió y con preguntas que sólo atacan sin derecho a réplica, desconociendo las respuestas que desmienten las acusaciones. No resulta para nada descabellado considerar este accionar como provocación.

Las provocaciones siguieron en el mismo multimedio durante los días siguientes. Tras la liberación de los detenidos, dos de ellos, Juan Mourenza y Ezequiel Medone, integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), fueron entrevistados por algunos noticieros junto a la abogada María del Carmen Verdú, integrante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI). En los dos casos - vinculados al multimedio América - en los que se abordó el tema la provocación fue la misma, relacionada a otro episodio represivo del pasado que lógicamente iba a tocar la sensibilidad de los entrevistados: la masacre de Puente Pueyrredón. El pasado lunes 4/9, otro invitado generó la lógica irritación tanto de Ezequiel y Juan, como de María del Carmen Verdú durante el programa conducido por Rolando Graña en A24: se trataba del ex gobernador bonaerense Felipe Solá, quien fuera uno de los responsables políticos de la masacre de Puente Pueyrredón durante el año 2002 en la que fueron asesinados Darío Santillán y Maximilano Kosteki. Durante la entrevista, previa a la acordada con los corresponsales detenidos por comunicar, Felipe Sola declaró que “a cualquiera le puede desaparecer alguien” buscando minimizar la gravedad de la desaparición de Santiago Maldonado. Como no podía ser de otra manera, Verdú recordó la responsabilidad política de Solá en aquella masacre, lo que generó tensión en el programa. Luego Ezequiel Medone, que hacia pocas horas había pasado un difícil momento por su detención injusta, dijo que se le hacia difícil hablar teniendo a Felipe Solá enfrente. El conductor cargó contra la víctima: "si no querés contar lo que te pasó te voy a pedir que te vayas". Y usó de nuevo el concepto “ideologizado” (como había sucedido durante los días previos) para descalificar a Medone al decirle: “no te invite en condición para que opines”.

Ideologizado o no, en el marco legal los hechos impunes sientan precedente: la impunidad de otros episodios represivos y la impunidad de la justicia para castigar a los responsables da luz verde para que se siga reprimiendo, por lo que asimilar la represión del pasado viernes 1 de septiembre, ignorando el contexto, supone un claro reduccionismo en el análisis de los ocurrido.

La provocación en torno a la masacre de Avellaneda no se terminó en ese episodio: minutos más tarde, en el programa “Animales Sueltos” de América TV (de la misma corporación empresaria, y conducido por el periodista Alejandro Fantino) mostró un breve informe editado sobre las detenciones y luego lo comentó en la mesa de debate, en la que participaron Julio Blanck, quien fuera jefe de redacción de “el gran diario Argentino” en el año 2002 y autor del título de portada “La crisis causó dos nuevas muertes” al día siguiente de la Masacre de Avellaneda, buscando desviar las responsabilidades del gobierno, e Hilda “chiche” Duhalde, esposa del ex presidente Eduardo Duhalde.

La “opinión ideologizada” que se les había negado a los periodistas de la RNMA, le fue otorgada a estos dos sujetos. Dar entidad a alguien del “clan Duhalde” también puede significar el olvido en torno al crimen de José Luis Cabezas (¿se acuerdan del “No se olviden de Cabezas”?) que tanto conmovió a toda la comunidad de periodistas y reporteros.

Insistir con lo refutado

Como venía ocurriendo en las coberturas en relación a la desaparición de Santiago Maldonado, en el caso de las detenciones también se buscó insistir con lo refutado. Si bien ya se plantea la “duda”, se sigue planteando la posibilidad que los detenidos hayan sido quienes realizaron las pintadas en el Cabido a pesar de las pruebas presentadas.

Incluso se hablo del “costo económico” de reparar los daños en el Cabildo y alrededores, manejando cifras impertinentes: un total de 6 millones de pesos para pintar nuevamente el Cabildo, que había sido pintado un día antes de la movilización, ya que el miércoles 30/8 tenía pintadas de movilizaciones anteriores y el jueves 31/8 el cabildo estaba recién pintado cuando era sabido que muchas veces se realizan pintadas en movilizaciones masivas, lo que era, además de un gasto innecesario (ya que se podía pintar luego de la movilización) una provocación, como si estuviera preparado para después acusar a terceros de los gastos innecesarios.

Además, un informe publicado en Tiempo Argentino pone un manto de sospecha sobre la cifra oficial del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, lo cual abre la pregunta sobre si se el gobierno está pagando sobreprecios malgastando los aportes de sus contribuyentes.

Volviendo a las noticias refutadas, el pasado martes 5/9 Matías Santana, un joven mapuche de la Pu Lof en Resistencia, amigo de Santiago Maldonado, dio testimonio y luego habló ante la prensa. Su testimonio es una prueba contundente de que la desaparición de Santiago está relacionada con la represión por parte de la Gendarmería Nacional el pasado 1 de agosto. Además, la muestra de ADN de sangre relacionada al ADN presentado por la familia de Santiago dio negativo, refutando la supuesta noticia de que Santiago habría sido apuñalado días antes. Desde América 24 insistieron en mantener las hipótesis refutadas, y luego de las declaraciones de Matías Santana salieron a criminalizar, tanto a Santana como a la comunidad mapuche, atacando al testigo. Insistieron en vincular a Matías con actos de violencia de dudosa procedencia, todo esto mientras este mismo multimedio, como la mayoría de los medios hegemónicos, no cubrió ni informó sobre los numerosos episodios de represión a la Pu Lof en Resistencia de Cushamen en enero de este año, con heridos y hasta detenidos momentáneamente desaparecidos y numerosas irregularidades en dichos operativos.

La nota de color, al momento de hablar de los detenidos - que dos de ellos pertenecen a la RNMA - la tuvo un abonado en la materia: Eduardo Feinmann se pronunció criticando a los medios alternativos a los que dice no conocer, exhibiendo una enorme muestra de ignorancia, y diciendo con tonó burlón: “medios alternativos me suena a medicina alternativa”.

Cambiando de multimedio, la promoción del programa “Los Leuco” emitido el pasado martes 5/9 en canal de noticias TN, presentaba el caso de la represión admitiendo las “probables” incongruencias pero resaltando que “los detenidos no repudiaron los hechos”, buscando insistir en la vinculación los comunicadores detenidos con los episodios de los que nada tuvieron que ver. Al igual que el peso de un título por sobre el contenido de una nota, el resumen presentando en la promoción publicitaria de un programa es emitido durante todo el día en numerosas ocasiones, por lo que las decisiones al incluir una frase en su promoción, no son un detalle menor. No sería descabellado relacionar esa repetición con lo expresado por Joseph Goebbels mencionado anteriormente: “Miente, miente que algo quedará”.

Resulta pertinente cerrar esta nota mencionando el contexto de amenazas ocultas y anónimas a diversas organizaciones y periodistas que investigan o denuncian la desaparición forzada de Santiago Maldonado: por solo mencionar un caso de amenaza a la prensa, la emisora FM Alas, que funciona en El Bolsón, que recibió un mensaje intimidatorio, relacionado a su trabajo informando sobre Santiago Maldonado y los episodios de represión hacia el pueblo mapuche. Al momento de terminar de escribir esta nota no se ha visto información o repudio a dichas amenazas en medios hegemónicos, como sí lo han hecho los medios alternativos.


Seguir leyendo:

- Vandalismo mediático




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.