6 de septiembre de 2017

Culturas

Sobre la batalla entre lo que hago y lo que quiero: “El trato” de Javier Saquín

La moral supone una coherencia que todos creemos tener. Pero, ¿siempre actuamos según nuestras convicciones? “El trato” de Javier Saquín pone en cuestión las máscaras, los principios y las bases de dos parejas que terminan discutiendo sobre lo que no quieren: sobre sí mismos. Se presenta todos los jueves a las 20hs en Auditorio Losada (Av. Corrientes 1551, CABA). Por Nadia Agustina Salinas para ANRed.


Sí, el mundo de hoy está lleno de problemas. Mientras la conexión abunda, la comunicación se pierde. Todos estamos al alcance de todos, pero ¿qué es lo que verdaderamente nos decimos? Quizás todo se deba a que no sabemos lo que queremos decir. O, aún peor, lo sabemos pero no lo decimos. Hacer un planteo que conduzca a un determinado fin es casi tan importante como tener en claro los medios para conseguirlo. Probablemente esa sea la dificultad principal de “El trato”. Juan está separado de Camila, pero comparten la custodia de una hija que necesita la autorización de su padre para poder irse de vacaciones con su madre y su padrastro. Siendo tan cabeza dura que alcanza a volverse cómicamente patético, va al departamento de su ex mujer con su actual novia a negar su firma. O eso es lo que cree(mos).

Ante las puertas del futuro, el pasado golpea la puerta. Cada personaje tiene un muerto en el placard que puede hundirlos o ser su pasaporte para ir a un lugar mejor en sus vidas. Sea para ir Disney o a un mejor trabajo, las parejas se deshacen delante de nosotros y se mezclan para construir otro tipo de relación: un trato. Entre desopilantes discusiones y pases de factura con respecto a un pasado doloroso e incierto, todo se va por las ramas, y nosotros las trepamos. Se pierde el punto que llevó al encuentro original de estas dos parejas, pero en vez de resultar engorroso, queremos saber más. Bajo la autoría y actuación de Javier Saquín se logra la conjunción de pequeñas historias paralelas ante un panorama que los unifica: la nena. Así, las muy logradas discusiones hacen lo impensado: en vez de profundizar en el tema, las vacaciones son una excusa para abrir otras líneas de argumento, volviendo esencial a lo secundario, dejando al desnudo quién es quién en todo el embrollo.

“El trato” pone en escena la diferencia entre amor y deseo, sentimientos que pueden encontrar su punto en común pero acaban ubicándose en las antípodas porque, como bien señala Camila, “No podés superar tu ego”. Lo más rico de la obra es la capacidad de construcción cuatro egos representativamente distintos que nos muestran que no todo lo que aparenta ser bueno necesariamente lo sea. Es a la vez destacable y efectivo el trabajo que propone Saquín en cuanto a los estereotipos: mediante el juego de personajes prototipo (el viejo con dinero, la trepadora, etc) se lleva a concluir que no hay “nuncas” ni “siempres”, y hasta de quien menos lo pensamos se puede esperar cualquier cosa según las circunstancias. Y como nadie es lo que parece, nada lo es, tampoco. Es así que esta mirada crítica que de por sí tenemos por ser espectadores se plasma en la obra con un racconto final de todo el cómico caos que acabamos de ver, y nos vamos preguntándonos: ¿el fin justifica los medios?

Ficha técnico artística

Autoría: Javier Saquin
Actúan: Laura Accetta, Fernando Bazano, Alejandra González, Javier Saquin
Vestuario: Cecilia Carini
Escenografía: Marcelo Salvioli
Iluminación: Jorge Ferro
Realización de escenografia: Raul Olivari
Diseño gráfico: Nahuel Lamoglia
Asistente de producción: Vicky Alsua
Asistencia de dirección: Leonardo Prestia
Prensa: Tehagolaprensa
Producción ejecutiva:Leonardo Prestia
Producción general: Javier Saquin
Dirección: Sebastián Bauzá




Mensajes

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.