24 de agosto de 2017

Nacional

Primer Congreso Nacional contra el Abuso Sexual Infantil: un paso en la consolidación de estrategias

Se desarrolló en Santiago del Estero durante los días 18 y 19 de agosto el primer Congreso Nacional contra el Abuso Sexual Infantil. Para hablar de esto, nos comunicamos en el Enredando las Mañanas con Natalia Seoane, una de las voceras de la organización del Encuentro e integrante de la Campaña “Yo no miento”. Por RNMA


El Congreso se realizó en el paraninfo de la Universidad Nacional de Santiago del Estero y contó con unxs 350 participantes. Natalia comparte que para la organización se articuló con instituciones locales, entre las que destacó a Luis Apaz y Luis Santucho, así como a la Defensoría del Pueblo de Santiago del Estero. La Universidad, “abrió las puertas a estudiantes, a profesionales, a madres protectoras, a padres que están llevando adelante sus causas, al público en general, la actividad estaba abierta a quienes les interese luchar contra esta injusticia, se informen y todos los profesionales de todas las disciplinas también se comprometan a tener un abordaje adecuado”.

El abordaje que atravesó todo el encuentro planteo al ASI, explica Seoane, “como un problema complejo, analizando las sentencias, pasando por la importancia que tienen los medios de comunicación social para trabajar específicamente dando información sobre el tema. También se habló de las redes, de las articulaciones y demás, como lugares claves para poder llevar adelante un proceso, una ruta crítica, sobre todo para las madres que deciden denunciar”. El objetivo principal, profundiza, era “generar estrategias, compartir algunas maneras de abordaje sobre la temática, porque lo que pasa es que tenemos leyes brillantes, tratados internacionales a los que Argentina adhiere, el cambio de paradigma de la concepción de los derechos de los niños, niñas y adolescentes (...), un montón de recursos institucionales sin embargo, la verdad es que el abordaje concreto generalmente es muy solitario”.

La respuesta que se propone desde la Campaña a partir de la experiencia transcurrida, es la organización, “porque (...) a partir de esa concepción hemos podido ver el avance de aquellas niñas y niños y sus madres que están en ese proceso de hacer encaminar las denuncias y que se han empoderado”. La prioridad, recuerda una vez más Seoane, es “proteger los derechos de los niños”. Y para eso, el ejercicio de “aprender a escuchar, el saber, como dice la Campaña, que los niños no mienten. Por sobre todas las cosas, se trata de abrir el corazón, de creerles a los chicos, y de posicionarse en contra de cualquier tipo de revinculación, por ejemplo”.

Desde la Campaña, aunque entienden como central “contextualizar el problema del ASI como parte de una sociedad patriarcal, capitalista, en la que se que debe luchar para generar mayor igualdad de género visibilizando sobre todo esas desigualdades”, deciden posicionarse “desde un lugar en el que consideramos que las niñas, niños y adolescentes que han sufrido este flagelo son sobrevivientes y hay que ir para adelante. Quien se anima a denunciar es una valiente, un valiente que hay que acompañar. Entonces el mayor de los esfuerzos es crear estrategias para que ese acompañamiento pueda ser efectivo, que continúen la vida y se recuperen de alguna manera de toda esa oscuridad generada a partir del arremetimiento de un abusador sobre un niño”.

Desde la Campaña, explica Seoane, están convencidxs de que dar respuesta a este flagelo es responsabilidad del Estado, “por lo cual ante cualquier situación de violencia de género damos las herramientas que están institucionalmente, tanto en Capital Federal como en provincia de Buenos Aires y también en el interior del país, intentamos hacer derivaciones conscientes a instituciones responsables”, pero a su vez, buscan “crear una red que nos permita vincularnos, tener datos concretos, porque la verdad es que más allá de nuestro pequeño informe del año pasado (...) en el que no nos olvidemos que solo una de cada diez denuncias decían que son falsas, y solo uno de cada diez imputados es condenado. Nosotros intentamos también generar datos e información concreta que nos permita a nosotros sacar de alguna manera algún patrón, no solo una pregunta sino también una presión para que la justicia pueda responder ante estas situaciones”

Natalia plantea que una de las mayores dificultades a la hora de recibir el testimonio de unx niñx abusadx es que “nadie está preparado para poder entender el absurdo (...) no estamos capacitados en líneas generales (...) Justamente, Carlos Rosanzky, uno de los principales participantes, comentó y me pareció una reflexión interesante, que no es que [el relato de un niñx abusadx] es increíble para la madre, es increíble porque nadie puede creer que alguien sea capaz de generar semejante atrocidad frente a un niño. Esa es la cuestión”.

Sobrevivientes, no víctimas

Aquí es donde radica, explica Natalia, la importancia de la ley de educación sexual integral, porque “es necesario a veces ponerle nombre a las cosas y como dice el feminismo, lo que no se nombra no existe”.

También es importante visibilizar “la necesidad que tienen los profesionales de tener una ley que los proteja, que los defienda, y que todas esas personas que son buenos profesionales, que están justamente acompañando la batalla para que se haga justica, presentando informes para proteger y defender los derechos de niños, niñas y adolescentes, de sus madres y de sus familias. La verdad es que es necesario generar un instrumento legal que pueda acompañar todo ese trabajo y en ese camino es que está la Campaña también, porque tuvimos la suerte de poder presenciar la firma de diferentes autoridades que se suman a este pedido concreto para generar un proyecto de ley de alcance nacional que permita proteger más inclusive a quienes acompañan estos casos”.

La Campaña “Yo no miento” viene ya de un año de trabajo en el que uno de los hitos más importantes fue el informe realizado sobre cuarenta causas vinculadas al Abuso Sexual Infantil (ASI) en Capital Federal. Allí, explica Natalia, “la investigación muestra que el poder judicial está más cerca de la pedofilia que de los derechos de los niños”. A partir de allí, comparte que empezaron a generar información concreta sobre el tema y hacer una campaña de sensibilización y de visibilización en contra del Abuso Sexual Infantil (ASI).

En el marco de la disputa de sentidos que rodea la lucha contra el ASI, Seoane explica que desde la Campaña hablan “de sobrevivientes de ASI, más que de víctimas. Inclusive -continúa- en los productos que hemos generado siempre tratamos de visibilizar a los niños como empoderados, a las niñas como empoderadas, tienen voz, tiene voto, nosotrxs les creemos (...) Todo el tiempo vamos a ir por esa apuesta, para acompañarnos entre todas y todos para ir para adelante, para especializar un poco más en derechos, porque la educación en derechos es lo importante, cuando una sabe que puede hablar y que la van a escuchar y que el secreto no es un secreto y demás, eso es lo que nos importa”.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.