16 de junio de 2017

Trabajadoras/es

INCAA: “Nuestro reclamo era el de la regularización y la respuesta concreta fue dejarlos en la calle"

El pasado miércoles, en el marco de una jornada nacional de ATE, los trabajadores del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales realizaron un paro activo. Denunciaron 4 despidos y la posibilidad de que se ejecuten mucho más afines de mes. ANRed dialogó con el delegado general Junta Interna, Camilo Moreira Biurra. Por Nicolás Rijman para ANRed


Cumplido el plazo de diez días para evaluar la situación de cuatro despedidos del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, la gestión del organismo decidió no contratarlos. La Junta Interna de ATE INCAA demostró que se trata de trabajadores que realizaban tareas habituales y fundamentales en el Instituto y denunció la situación de precarización.

El pasado miércoles, y como parte de un plan de lucha, los trabajadores del INCAA realizaron un paro activa de tres horas con radio abierta. La medida fue también para “rechazar las difamaciones públicas hacia nuestros trabajos, tanto en las operaciones de prensa, como en las declaraciones públicas de Haiek y el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, de que ‘tenemos un INCAA sobredimensionado’ y que la parálisis del Instituto la genera ‘la burocracia’, porque somos las y los trabajadores los que lo mantenemos en funcionamiento, y si los expedientes no avanzan, es porque los funcionarios que deberían firmarlos no lo hacen”. La Junta Interna también advirtió sobre la situación de otros 300 empleados, cuyos contratos vences a fines de junio.

“Hace aproximadamente dos semanas, la gestión del INCAA, a través de su presidente Ralph Haiek y el gerente general García Aramburu, tomaron la decisión de dejar en la calle a cuatro trabajadores, de desvincularlos del Instituto. Estos cuatro trabajadores revestían en una modalidad de extrema precarización. Ellos son monotributistas que facturaban como si fuesen proveedores externos, sin mediar ni siquiera ningún tipo de contratación. Ahí intervenimos como Junta, en una rápida y contundente reacción de todos los compañeros, trabajadores y trabajadoras del Instituto de Cine, que enseguida nos manifestamos, logramos una reunión con la gestión del INCAA, con el presidente y con el gerente general, en la cual habíamos logrado acordar un cuarto intermedio de diez días en los que se comprometían a evaluar estos casos y darnos una respuesta en relación a incorporación y pase a planta”, comentó a ANRed Camilo Moreira Biurra, delegado general de la Junta Interna de ATE INCAA.

“Lo que dice la gestión en respuesta a esto es que queda firme la decisión que tomaron de desvincularlos, no los quieren reconocer como trabajadores porque lo que aducen es que estaban en esa modalidad irregular y por lo tanto no son del INCAA, no estaban en ninguna nómina de recursos humanos, no tienen ninguna contratación. Nosotros estamos de acuerdo con que eso es totalmente irregular. Con lo que no podemos acordar es con la decisión de cómo se resuelve la irregularidad dentro del Instituto, porque los responsables de tener a trabajadores precarizados en esas modalidades irregulares es el propio Estado empleador. Los trabajadores por necesidad, muchas veces, tenemos que aceptar condiciones que no son las óptimas para trabajar. Nuestro reclamo era el de la regularización y la respuesta concreta fue dejarlos en la calle”, destacó el delegado.

Moreira Biurra informó que “nos mantenemos en estado de alerta porque hay más de 300 contratos que vencen el 30 de este mes junio. Está el compromiso de la gestión en renovarlos, pero de todas maneras entendemos que estos cuatro despidos no son hechos aislados, sino que tienen que ver con un plan de ajuste que se cierne sobre los trabajadores. Es la implementación de la tercera reforma del Estado y se está traduciendo en términos concretos en el despido de trabajadores, que ya se venía produciendo desde el año pasado”.

“Más allá de la promesa de renovación de todos los contratos, cuesta creerle al presidente del INCAA, Haiek, porque él mismo fue quien estuvo recorriendo todas las oficinas inmediatamente después de haber asumido planteando que no se iba a tocar ningún puesto de trabajo, que se iban a mantener todos. Lo mismo dijo en el Consejo Asesor, que es unos de los órganos de cogobierno del INCAA; el otro es la Asamblea Federal. También lo dijo en el Senado, cuando fue interpelado junto al ministro de Cultura, Pablo Avelluto. En todos estos lugares, el presidente el INCAA reafirmaba que no se iba a tocar ningún puesto de trabajo y sin embargo la respuesta fue despedir cuatro trabajadores”, denunció el sindicalista de ATE.

Moreira Biurra enfatizó que “cuando nosotros decimos que sí son trabajadores es porque estos compañeros despedidos cumplen tareas habituales y permanentes, vienen a trabajar todos los días al Instituto, son profesionales capacitados, formados e idóneos para el lugar que ocupen y cumplen funciones que son necesarias para el desarrollo del INCAA. Particularmente, estos cuatro despedidos eran trabajadores que realizaban tareas muy visibles, de ninguna manera el presidente del INCAA puede desconocerlos, decir que no cumplen funciones necesarios y negar su carácter de trabajadores".

Sobre la jornada del miércoles, relató que “lo que hicimos fue, en el marco del paro nacional convocado por ATE, una jornada de lucha con un paro de 3 horas que se hizo efectivo de manera muy contundente en todas las oficinas del Instituto. Tuvo un muy alto acatamiento y lo hicimos activo con una radio abierta en la puerta, donde participaron muchos trabajadores y trabajadores demostrando que son solidarios con los compañeros despedidos y también que están preocupados por los contratos que vencen el 30 de junio”.

“El 22 de junio se va a realizar una movilización de la Asamblea Permanente en Defensa del Cine Nacional, asamblea de la cual desde la Junta Interna del INCAA participamos, junto a las diferentes entidades y organizaciones de la industria y el quehacer audiovisual, estudiantes de cine, etc. Va a ser una movilización en reclamo de la situación que viene atravesando el INCAA, donde hay un grado de parálisis porque no se están liberando los pagos de las cuotas de las películas que están en proceso. Por otro lado, hay una clara intención de tercerizar el fomento a la cinematografía a través de bancos y financieras. Esto estaría atentando claramente con la posibilidad de una cinematografía fomentada a través del Estado, sin que haya intereses privados mediando en los contenidos. Vamos a estar participando también con las consignas propias de los trabajadores del Instituto, que hoy es la reincorporación de los cuatro despedidos”, informó.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.