17 de abril de 2017

Pueblos originarios

Urgente: ofrecen dinero para “incendiar los ranchos” de Punta Querandí

Un albañil que trabaja a pocos metros del territorio sagrado de los pueblos originarios denunció en la Fiscalía de Benavidez que dos hombres le ofrecieron dinero para realizar un atentado incendiario contra las construcciones de Punta Querandí. El trabajador de 60 años contó que las dos personas entraron por el barrio privado San Benito y aseguró que podría identificar a uno de ellos. El empresario Jorge O’Reilly, quien promueve abiertamente la represión policial contra las manifestaciones sociales, había advertido pocos años atrás: “Cuando desaparece el estado, ¿cómo se evita la justicia por mano propia?”. Ante la firmeza de la nueva etapa de la lucha, donde el Movimiento en Defensa de la Pacha está por inaugurar el Museo Autónomo de Gestión Indígena y por concluir otras construcciones que fortalecen nuestro patrimonio cultural, quienes pretenden adueñarse de las tierras parecen dispuestos a todo. Los antecedentes de violencia de parte de la empresa EIDICO, Jorge O’Reilly y el country San Benito. Por Punta Querandí. Foto de tapa: El empresario Jorge O’Reilly es la cabeza de quienes pretenden destruir Punta Querandí “cueste lo que cueste”/Por Ignacio Smith


En la denuncia efectuada el pasado 3 de abril en la dependencia judicial a cargo del fiscal Jorge Fitipaldi, el albañil dio precisiones como el día, horario y algunos textuales. En la copia que nos acercó el trabajador de la construcción, se puede leer que el “8 de marzo siendo las 20:30hs” dos personas masculinas fueron hasta la entrada del predio en el que se encuentra y lo interrogaron sobre los motivos de su presencia. Y luego lo tentaron para hacer el “trabajo sucio” de los intereses inmobiliarios en el lugar.

“En un momento me contaron que tenían problemas con los ‘Querandí’, ya que estaban ocupando un espacio ilegal y que por ello no podían hacer construcciones referente al country San Benito, y uno de ellos me dijo: ‘Usted fíjese cuando ellos no estén, yo le doy unos mangos y le quema los ranchos hay ahí…” a lo cual me sorprendió y hasta me asustó sus dichos, por lo que le informé que de ninguna manera haría algo similar, y este sujeto continuó diciéndome ‘Usted piénselo que la semana que viene nos damos una vuelta”, describió el albañil.

Otro aspecto relevante de su denuncia es que menciona a los atentados que sufrió el espacio de los pueblos originarios a fines de 2016, cuando fue destruida en dos oportunidades una construcción religiosa de la cultura guaraní, llamada Opy (“casa de oración”). Sobre esto, el albañil relata un diálogo que tuvo con un empleado de seguridad, Juan Carlos Moyano, quien trabaja para Jorge O’Reilly y desde hace unos tres años años vive en el terreno vecino a Punta Querandí. Así lo cuenta el denunciante: “Deseo agregar que me enteré por comentarios de un empleado de seguridad de apellido Moyano -el cual está justo al lado del predio en el que me encuentro trabajando- que alguien del country de nombre Jorge también le ofreció dinero para incendiar las viviendas de los ‘Querandí’, y que él sabía quién había dañado la vivienda de los pueblos originarios, pero como pertenece a EIDICO teme perder su trabajo”.

LA JUSTICIA DEBE ACTUAR

Los ataques violentos (físicos y verbales) fueron recurrentes en la lucha de Punta Querandí desde sus inicios hace casi una década. Sin embargo, es la primera vez que la Justicia tiene un testimonio que le permite investigar, juzgar y condenar a los responsables de actuar clandestina e ilegalmente. Identificar y castigar a culpables de los ataques fue un pedido del Senado de la Provincia de Buenos Aires, cuando el 24 de noviembre de 2016 repudió el “atentado a la espiritualidad indígena” por la destrucción del Opy (templo guaraní), hecho sucedido por primera vez en septiembre y que volvió a repetirse en diciembre.

Es oportuno recordar que esta escalada de ataques y los trascendidos de un posible ataque incendiario, nos llevó en enero de 2017 a la determinación de volver a vigilia permanente -como en el 2010- y levantar nuevas construcciones, como la Casilla de Protección Comunitaria y el Museo Autónomo de Gestión Indígena, para consolidar la posesión indígena de este lugar que desde hace una década se sostiene semana a semana con actividades, talleres y ceremonias. De esta manera profundizamos las propuestas de reivindicación histórica en este territorio que Jorge O’Reilly pretendía destruir para hacer un amarradero para yates del complejo de barrios privados Villa Nueva, que ocupa casi mil hectáreas.

El empresario ligado al Opus Dei dice ser dueño de Punta Querandí a través de un boleto de compra venta del 2007 que fue impugnado por vecinos afectados por la pérdida del camino de acceso a sus viviendas y por movimientos indígenas de Buenos Aires por afectar al “sitio arqueológico Punta Canal”. Esta transferencia no pudo ser escriturada y está judicializada desde fines del año 2010.

ANTECEDENTES VIOLENTOS

JPEG - 123 KB
Destrucción del campamento de Punta Querandí (marzo de 2011).

La empresa EIDICO y su presidente Jorge O’Reilly, ex asesor de Sergio Massa y actualmente de excelentes vínculos con la administración macrista, no ha dudado en ejercer la violencia contra Punta Querandí. En algunos casos fueron expresiones verbales amenazantes, pero también hubo muchas situaciones de violencia física a través de distintos personajes que le responden directamente.

Uno. En octubre de 2010, Alberto Aguirre denunció públicamente haber escuchado a uno de los socios y amigos de O’Reilly, Juan Bosch, decir: “esto hace unos años se solucionaba con tres tiros”.

Dos. Pocos meses después, el 3 de marzo de 2011, las instalaciones del acampe fueron violentamente atacadas y destruidas casi por completo. “Mensaje mafioso”, describimos en ese momento.

Tres. El 29 de noviembre de 2012, un empleado informal de O’Reilly conocido en la zona como “El Gato”, cuyo nombre real es Horacio Inchausty, amenazó a dos personas del Movimiento en Defensa de la Pacha: “Te voy a agarrar a puñaladas” y “sabemos dónde vivís, sabemos todo”, fueron algunas de sus expresiones. La Fiscalía de Benavidez citó al ‘patotero’ pero luego archivó la denuncia.

Cuatro. El 24 de mayo de 2013, las amenazas vinieron de parte de Nicolás Camaño, directivo de EIDICO, en el medio de una discusión dentro de la calle perimetral que el country mantiene usurpada, mientras un inspector del Municipio de Escobar les hacía una multa por uso indebido de tierra público. En este caso fue la Fiscalía de Zárate Campana la que archivó la denuncia.

Cinco. Durante el 2014, el avance prepotente fue por agua con la construcción de un muelle invadiendo el espacio público de Punta Querandí, con el objetivo a futuro de convertirlo en una barrera para privatizar el Canal Villanueva. En el 2015, utilizando como base esta estructura, intentaron convertir la costa del sitio sagrado en un basural para evitar que los residuos ingresen a sus barrios privados.

Seis. El 2016 marcó el regreso de los ataques violentos en el territorio. En dos oportunidades en menos de tres meses, desconocidos destrozaron y desaparecieron un Opy, templo ceremonial de la cultura guaraní, primero en septiembre y luego en diciembre.

Siete. El 25 de febrero de 2017, el intendente de San Benito, Félix Dufourq, también del círculo íntimo del empresario Jorge O’Reilly, forcejeó con un integrante del Movimiento en Defensa de la Pacha y lo quiso tirar de su bote, en el marco de un reclamo para evitar la barrera náutica con la que buscan cerrar el acceso al Canal.

TWITTER LO DELATA

En sus opiniones públicas, O’Reilly se muestra dispuesto a un ataque violento para resolver los conflictos sociales. A través de su cuenta en Twitter, el empresario del Opus Dei dirigió mensajes claramente amenazantes contra el Movimiento en Defensa de la Pacha por lo menos en una oportunidad. El 5 de diciembre de 2013 lanzó una advertencia: “Cuando desaparece el Estado, ¿cómo se evita la justicia por mano propia? Serán responsables de lo que suceda”. El mensaje venía encadenado a otros donde apuntaba al Municipio de Tigre. La bronca era porque tres días antes, la Intendencia tomaba una acción en favor de Punta Querandí al retirar un alambrado colocado ‘de prepo’ por el empresario.

JPEG - 36.8 KB
Tuits de diciembre de 2013.

También se observa una particular insistencia en la negación de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar e incluso reivindicar “el genocidio indígena” ejecutado durante la conquista europea” en América, resaltando “la labor civilizadora y evangélica de España y la Iglesia Católica”. Su visión racista además plantea el rechazo a los emblemas indígenas, por eso el 17 de enero de 2017, O’Reilly tuiteó: “Los argentinos tenemos una sola bandera”, con una ilustración con el signo de prohibido tachando dos símbolos de las culturas originarias: una wiphala de origen andino y la Wenufoye del pueblo mapuche.

A pesar de definirse como un empresario con valores cristianos y cooperativos, O’Reilly aboga por un aumento de la represión estatal para resolver los conflictos sociales. “¿Quieren mejorar en las encuestas? Cáguenlos a palos. Estamos todos hartos”, expresó el pasado 6 de abril, el mismo día de la represión policial en la Panamericana a una manifestación en el marco de la huelga nacional de la CGT. “Bala y fuego”, escribió el 29 de diciembre de 2016 por un piquete frente a un supermercado en Ezeiza.

Impotentes ante la firmeza de la lucha de Punta Querandí, quienes pretenden adueñarse del territorio parecen dispuestos a todo. “O’Reilly tiene un odio racial hacia nosotros los pueblos originarios, va mucho más allá de todo el dinero que él pueda ganar o perder con esto”, expresaba hace algunas semanas Alberto Aguirre, del Movimiento en Defensa de la Pacha y uno de los “guardias indígenas” de Punta Querandí.

JPEG - 44.3 KB
A la izquierda, Nicolás Camaño, a quien le agrada mostrarse agresivo con los integrantes del Movimiento en Defensa de la Pacha.
JPEG - 64.5 KB
Espacio fortalecido. Ceremonia de preinauguración del Museo Autónomo de Gestión Indígena (febrero de 2017).




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.