19 de marzo de 2017

Derechos Humanos

La CPM denunció un “trato hostil” en Malvinas

La delegación de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que viajó a Malvinas en apoyo a la identificación de 123 soldados sepultados en tumbas anónimas denunció haber recibido un “trato hostil” por parte de los isleños y Adolfo Pérez Esquivel sufrió agresiones verbales. Por Liliana Giambelluca para ANRed.


Tras permanecer una semana en las Islas Malvinas, los 13 integrantes de la CPM arribaron anoche al aeropuerto de Río Gallegos y antes de abordar el vuelo con destino a Capital Federal manifestaron a la Agencia Télam haber recibido un “trato hostil” durante su estadía, a la vez que no pudieron establecer un diálogo con los habitantes, como se habían propuesto.

El Premio Nobel de la Paz y titular del Servicio Paz y Justicia, Adolfo Pérez Esquivel, manifestó que el trato recibido no fue el mejor. En declaraciones a Radio Rivadavia reconoció haber sufrido “agresiones verbales” por parte de los isleños y haber visto letreros que afirmaban que “no eran bienvenidos” en el lugar.

El referente de los derechos humanos agregó que “No nos dejaron colocar el pañuelo de las Madres”, y afirmó que habrá que “realizar un trabajo para descomprimir esta tensión”.

Finalmente, Pérez Esquivel dijo que los isleños se niegan a dialogar “hasta que los argentinos renunciemos a los reclamos de soberanía” y denunció que la militarización del Atlántico Sur tiene como objetivo el dominio de la Antártida.

La referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora de Cortiñas, dijo que las sensaciones más fuertes del viaje las tuvo en los lugares donde los combates de 1982 fueron más cruentos: “Puntos tan duros, tan inhóspitos, me imagino todo lo que habrán pasado. Fue terrible ver eso”. Agregó que “hay que seguir buscando justicia” y que “Vamos a volver. Es la tierra nuestra y algún día vamos a poder ir sin necesidad de pasaporte”.

“Mal. No vuelvo nunca más”, fue lo primero que le dijo a Télam el veterano de guerra Ernesto Alonso, quien no había vuelto a Malvinas desde 1982. “Llevé una Virgen para dejarla allá y no pudimos; así que la trajimos de vuelta y ahora va directamente a la iglesia de nuestro pueblo”, agregó.

El sacerdote José María Di Paola (conocido como Padre Pepe) destacó que “lo más fuerte fue haber estado en Darwin, honrando a los hombres que dieron su vida por nuestra tierra”. Manifestó que los soldados “fueron doblemente héroes” porque “vivieron una dictadura e igual fueron capaces de dar su vida por un valor superior”.

El sacerdote también reconoció que fueron tratados “hostilmente por grupos armados y organizados” que están ligados al gobierno de las islas, e impidieron el vínculo con los habitantes.

La dirigente social Susana Méndez rescató que pudieron visitar el lugar “donde estuvieron los ex-combatientes, en el faro donde torturaron a uno de ellos y en los dos cementerios”, y dijo que la experiencia le “cambió la vida”.

Ante la consulta de cómo los trataron, respondió “más o menos” y que “fueron bastante negativos y hostiles con nosotros (...) estuvieron provocándonos todo el tiempo, la mayoría, no todos”. Dijo que con ella “quisieron tener una pelea” y que a Pérez Esquivel “lo amenazaban a cada rato”.

Fuente: Agencia Telam y La Nación
Fotos: CPM




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.