22 de abril de 2016

Culturas

Los pecados capitales

“Los pecados capitales” es un ciclo de teatro que presenta tres obras de tres autores distintos pero que siguen una misma línea: poner en escena en 20 minutos una reflexión de un pecado capital en nuestros tiempos. Se presenta una vez por mes, los domingos a las 20hs en Mamerta Espacio Cultural, Lavalle 4080, Almagro. Por Nadia Salinas para ANRed.


En Mamerta Espacio Cultural, un domingo de cada mes se habla de pecados. Podemos considerarlo un tema antiguo, trillado y hasta superado, porque seamos sinceros, ¿quién reflexiona o admite que comete pecados? O mejor dicho ¿para qué ponerse a pensar que vivimos en pecado? Parecería ser un gran retroceso plantearse esa idea de moralidad cristiana en los tiempos de hoy. O divertido.
En tres obras distintas que duran menos de veinte minutos, los directores proponen, cada uno a su manera, la representación de un pecado en la actualidad. Sin embargo, en las tres propuestas encontramos un elemento en común: la acción se narra, no se muestra en ningún momento. La idea de confesión, sea dirigida a un público o a un personaje que funciona como abogado del diablo está siempre presente.

Pero lo mas interesante es como cada director logró encontrar ciertos pecados en eventos cotidianos que sabemos que pasan verdaderamente, por ejemplo cada vez que prendemos la tele para (des)informarnos.
La primer obra, interpretada por Pablo Chao trata de un hombre que quiere dejar de pagar alquiler y comprarse una casa con su pareja. Pero un "renacuajo financiero" le informa que no califica para recibir un préstamo hipotecario. El brillante actor se las ingenia para contarnos la historia de cómo destruyó la financiera después de haber leído la carta de rechazo. La ira es la ejecución del deseo de venganza. El personaje incluso transgrede la ira y termina no sólo matando al financista. Se lo come de ira, literalmente.

La segunda obra es del director Patricio Abadi. Dos mujeres con dos historias diferentes unidas solamente por un lugar en común; el hospital donde trabajan. Una es una mujer-bien (de la aristocracia) a la cual nunca pudieron casar con nadie. Recibe una herencia y la dilapida cuando es estafada por un gurú brasilero que la enamoró. Todos sus diálogos están atravesados por la lujuria, tanto por su tono de voz como las constantes alusiones en sus movimientos corporales (un termo nunca fue tan acariciado). La segunda historia es de una sobreviviente de un accidente de avión que sufrió una compañía de ballet. Ella, como única sobreviviente pasa un tiempo en una isla hasta que es rescatada. Una vez devuelta a la sociedad nunca deseó tanto haberse quedado en ese paraíso perdido.

La tercer y última obra es sobre una sirvienta de mataderos que mata a su patrona porque no dejó que su hijo se metiera a la pileta con el resto de los nenes. En medio de una charla con su abogado-padre de su hijo que acepta tomar la defensa en su caso, entre exageraciones y acento cordobés surge una oferta poco usual. De esa tragedia se prende hacer famosa a la asesina, invitandola a participar de una competencia de baile por televisión. Cualquier parecido con la realidad es puramente casual. Nos queda en claro que la avaricia no tiene límites ni moral.
Tres obras, tres pecados, pero ningún delirio. Mejor aún, hechos que tranquilamente podrían haber salido de la sección fetdivers de un diario francés.

Los Pecados Capitales

Idea Y producción general Florencia Aroldi
No Apto De Ruben Sabadini
Dirección Ruben Sabadini
Actúa: Pablo Chao

Flower Power
De Patricio Abadi
Dirección Ana Clara Schauffele
Actúan Lucía Rosso
Carolina Babich

Ágape de Florencia Aroldi
Dirección Tatiana Santana
Vestuario: Ana Nieve ventura
Asistente de Dirección: Ivan Stilman

Fotos de Ana Nieves Ventura

En Mamerta teatro
Lavalle 4080
Domingos 20 hs
Hasta el 24 de abril
reservas a staffmamerta@gamil.com




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.