25 de junio de 2015

Géneros

“Pedimos que las historias de Yanina González y Celina Benítez no se repitan”

La semana pasada la fiscal Carolina Carballido Calatayud acusó a Celina Benítez de abandono de persona luego de que su beba muriera víctima de los golpes de su padrastro. Carballido es la misma fiscal que en su momento acusó y mantuvo detenida a Yanina González por una situación casi idéntica. La fiscal ha sido recusada en el caso de Yanina pero continúa llevando la causa de Celina, además de seguir al frente de la Unidad Descentralizada especializada en Violencia de Género de Pilar. Durante la emisión de Enredando las mañanas del martes 23 de junio dialogamos sobre este tema con la abogada Sabrina Cartabia, integrante de la Coordinadora Feminista Antirrepresiva. Por RNMA / foto: archivo ANRed


Celina Benítez tiene 22 años y está detenida desde hace más de una semana, acusada de abandono de persona, porque su pareja abusó y mató a su beba de casi 2 años mientras ella estaba trabajando. Quien la acusa es Carolina Carballido Calatayud, la misma fiscal que previamente había imputado y llevado a juicio a Yanina González por un caso similar.

“A través de la movilización social y un trabajo legal, y también con la presencia de medios alternativos de comunicación, logramos generar la suficiente presión como para que Yanina quedara en libertad, el juzgado la absolvió al considerar que ella no fue culpable de la muerte de su hija, que ella no había cometido abandono de persona sino todo lo contrario, hizo todo lo que estuvo a su alcance. Esta absolución fue apelada por Carballido y la semana pasada el Tribunal de Casación de la provincia de Buenos Aires también dictó que Yanina no había sido culpable por esto, por lo tanto desistió de la apelación de la fiscal”, explicó Sabrina Cartabia, abogada e integrante de la Coordinadora Feminista Antirrepresiva, en comunicación con Enredando las mañanas.

Lulú, la hija de 2 años de Yanina, falleció en agosto de 2013 como consecuencia de los fuertes golpes recibidos en su cabeza. González fue acusada y juzgada por abandono de persona seguida de muerte, pero en realidad desde un principio todas las miradas estuvieron dirigidas a Alejandro Fernández, ex pareja de Yanina que ejerció violencia de género contra la madre y la beba. La decisión del Tribunal de Casación permite ahora que la joven pueda presentarse como querellante en la causa contra Fernández.

“Esto es muy importante –aseguró Cartabia– porque mientras Yanina estuvo imputada por abandono de persona, la otra causa que era la del homicidio no avanzó. Recordemos que Yanina estuvo con prisión preventiva y llegó a juicio muy rápidamente, sin embargo Fernández continúa al día de hoy en libertad, y su juicio está bastante lejos. Esto ocurre porque la fiscal no avanzó en esta causa, sino que concentró todos sus recursos en la investigación e imputación de Yanina. Respecto al femicida, a la persona que efectivamente mató a Lulú no hizo nada. Entonces mientras Yanina estaba imputada no podía presentarse como querellante para impulsar la investigación en contra de Fernández, por lo tanto no teníamos forma de meternos en ese proceso para lograr justicia, porque evidentemente a Carballido no le interesaba seguir con este proceso y si no era por la querella no había forma de impulsarlo”.

Además, la semana pasada la querella presentó la recusación de la fiscal porque entendía que en la causa contra Fernández, Carballido no iba a actuar en forma objetiva: “tenía un interés porque ya había tenido una persecución penal contra Yanina, y además ya había una lógica adversarial con la querella. Recordemos que Yanina estaba embarazada al momento del hecho y que tuvo que cursar los últimos meses de embarazo en la cárcel. Ella parió como lamentablemente muchas mujeres lo hacen esposada en el Hospital San Martín de La Plata, y tuvo a la pequeña durante un tiempo con ella en el penal hasta que la organización y el movimiento de mujeres logramos que le den la domiciliaria porque se debía considerar que tenía a su hija pequeñita y que tenían que estar juntas en un contexto más favorable, que no es el contexto penal”, agregó Cartabia.

Para la Coordinadora Feminista Antirrepresiva, la historia de Yanina se repite ahora con el caso de Celina: “nosotros sabíamos que esta situación se iba a volver a repetir, porque ya cuando Carballido apeló el fallo absolutorio nos dimos cuenta que ella sigue manteniendo el criterio respecto de la punibilidad y la penalización que debe hacerse hacia las mujeres. No son cualquier mujer, son mujeres de sectores sociales vulnerabilizados, Yanina es una mujer con una discapacidad mental, son las mujeres que están en las peores condiciones posibles. Y además son las mujeres a las cuales esta fiscalía debería proteger en términos de que son las mismas que hacen denuncias y la mayoría de los relatos que hacen las mujeres de Pilar es que en la fiscalía las maltratan, no les quieren tomar las denuncias, no tienen el adecuado acompañamiento que deberían tener por ser un lugar especializado en violencia de género”.

En mayo de 2014 la procuradora bonaerense María del Carmen Falbo creó las Unidades Descentralizadas especializadas en Violencia de Género. La de Pilar, que encabeza Carballido, comenzó a funcionar en julio pasado. “Son fiscalías que surgen hace muy poco en la provincia de Buenos Aires, y surgen a través de una resolución que firma la procuradora Falbo (…). Esta fiscalía (la de Pilar) tiene menos de un año, y en este tiempo lo único que ha hecho ha sido criminalizar a las mujeres y no protegerlas cuando ellas denuncian violencia, porque cuando se nombra al frente de estos lugares a personas que no están calificadas, lo que sucede es que se vuelven a repetir los peores estereotipos que circulan en nuestra sociedad”, afirmó Cartabia.

La recusación de Carballido en el caso de Yanina González fue aceptada, pero la fiscal continúa actuando en la causa que involucra a Celina Benítez: “se aceptó la recusación, pero nosotras pedimos más, pedimos que esto no se repita, no tener que volver a pasar por esto, pedimos ahora por la libertad de Celina, pedimos que efectivamente se le dé curso a las denuncias que hacen las mujeres por violencia de género en este territorio que es Pilar, pedimos que las personas que estén al frente de estas fiscalías estén capacitadas y que tengan criterios de idoneidad para llevar adelante este trabajo tal como las mujeres que sufrimos violencia en la provincia de Buenos Aires merecemos”, exigió la integrante de la Coordinadora.

Sabrina Cartabia se refirió además al rol de las defensas oficiales en este tipo de casos: “Yanina empezó el proceso con una defensa oficial, gratuita, y estuvo varios meses en la cárcel sin saber por qué. Era el derecho de Yanina ser informada respecto de qué estaba pasando, pero la defensora no se entrevistó con ella y no le prestó la atención necesaria. Celina actualmente está con defensa oficial, quien tiene que mover estas cosas es la defensa oficial, si vemos que la defensa oficial no actúa en forma correcta empezaremos a buscar otro tipo de defensa que apoye el caso, lo que también es difícil porque estas son mujeres de bajos recursos económicos o ingresos nulos, y la verdad que llevar adelante un juicio y pagar un abogado es algo costoso, entonces trabajamos en base a la buena voluntad o la militancia de abogados y abogadas que están llenos de causas que tienen que llevar adelante. Uno de los organismos que nos está apoyando, tanto en el caso de Yanina como ahora en el de Celina, es el Observatorio de Violencia de Género que depende de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires con su titular Laurana Malacalza, que ellos fueron los que denunciaron las torturas y los apremios ilegales que sufrió Celina en el momento de su detención. A Celina cuando la imputan y la llevan a la comisaría detenida ella es víctima de torturas, tratos crueles y degradantes por parte del personal policial que estaba en ese momento en la comisaría. Este Observatorio de Violencia de Género se involucró en la cuestión y también tiene pedidos estructurales para hacer. Y dentro de estos pedidos se encuentra la cuestión de la profesionalización tanto de las fiscalías como de las defensas, que haya defensorías especializadas también en esta cuestión, porque lamentablemente yo soy abogada y en la Facultad de Derecho no nos enseñan estas cosas, una lo tiene que buscar especialmente, pero en las currículas no está. Esto es un problema porque no es algo que se me ocurre a mí que debería ser así sino que son mandatos que tenemos porque los pactos internacionales de derechos humanos dicen que tenemos que incorporar si o si la perspectiva de género y derribar los prejuicios y los estereotipos que existen respecto de las mujeres, entonces es una obligación del Estado. Lamentablemente esto en las universidades no se da y al momento de ingresar a determinados puestos, como es la Defensoría o la Fiscalía, esto no se evalúa, no hay cursos específicos por lo tanto la gente que accede a esos lugares no tiene la capacitación, ni la sensibilización necesaria para trabajar este tipo de casos, por lo tanto recurren a los estereotipos más burdos y comunes que circulan dentro del imaginario social. Y esto es parte también de lo que estamos reclamando. Si queremos decir ‘Ni una menos’, tenemos que jerarquizar la cuestión de la violencia y esto necesita que haya recursos económicos suficientes para tratar el tema, capacitación y personas que tengan la idoneidad suficiente para hacerse cargo de estas cuestiones en respeto de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes que viven en nuestra provincia”, aseveró la abogada Sabrina Cartabia, integrante de la Coordinadora Feminista Antirrepresiva, en el cierre de la charla con ELM.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.