22/07/2018

Desaparecer la memoria

Ayer, un fraile dominico del Convento de Santo Domingo, ubicado en Defensa y Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires, quiso arrancar la imagen de Santiago Maldonado de una pared. Maximiliano Zurita registró el momento mientras se sigue preguntando “¿Dónde estuvo Santiago?”. Por Maximiliano Zurita para ANRed


Salía de Télam, donde se llevó a cabo una charla con dos trabajadores que desempeñaban su labor como fotoperiodistas, Florencia Downes y Carlos Brigo, cuando a metros estaba la imagen de Santiago en una pared.

Me fui acercando hasta encontrar una persona despegando la impresión. Al mismo tiempo que me impactó el momento capturé la escena. Cruzamos algunas palabras y no pasaron ni 5 minutos que compañeros y compañeras fotógrafas, reporteros gráficos y comunicadores se acercaron. En breve los presentes se impusieron y detuvieron la acción del cura. Ante la justificación de que el espacio le corresponde a la iglesia y que el acto estaba en derecho se tomó la pared poniendo resistencia con el cuerpo.

Como desenlace a una situación que se comenzaba a poner más tensa se resolvió que de eliminar el mural se volvería a replicar las veces que sea porque es necesario generar preguntas en tiempos donde se callan personas, voces, espacios, medios.

El estado teocrático desapareció historias y cuerpos pero las calles expresarán la conciencia popular en forma de memoria.

¿Dónde estuvo Santiago Maldonado?



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba