12/07/2018

Chubut: un acuerdo que no alcanza a cerrar conflictos

Foto: Canal Abierto

El acuerdo paritario dado a conocer en los últimos días, entre docentes y el gobierno Mariano Arcioni, sirve tal vez para culminar con una serie de medidas contundentes llevadas adelante por los trabajadores, pero ese cierre puede considerarse momentáneo a partir de que existe un núcleo numeroso de docentes denominados “autoconvocados” y otros pertenecientes a diferentes espacios – con minorías de congresales en las diversas regionales de la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut (ATECh) -, que aceptaron a regañadientes el presunto arreglo que, por otra parte, sólo disimula una situación que es general, ya que alcanza al total de los empleados estatales, cuyo porcentaje en la provincia alcanza a más de un 60 por ciento. Por José Luis Pope | Radio Sudaca, FM Comunitaria de Trelew.


Los números fríos indican que lo obtenido representa un 16,7 por ciento de aumento sobre el básico que para un docente inicial en junio era de 8426 pesos, pasando ahora a ser de 9776 pesos. A esto deberá sumarse la cláusula gatillo prevista para julio y octubre, para lo que se tendrá en cuenta un promedio del costo de vida entre las cifras de la Patagonia y Nación, firmándose también el no descuento de los días de paro, el compromiso para la revisión en materia de infraestructura ante la precariedad existente en mayoría de escuelas y otras cuestiones que deberán exigirse en el futuro.

Mas allá de las posturas, éste conflicto que logró visibilizarse a partir de la ocupación pacífica del Ministerio de Educación en Rawson – lo que replicó en similares acciones en delegaciones del resto de la provincia como Esquel, Madryn, Comodoro, Sarmiento y hasta Trelew -, no puede ocultar que hay sectores que padecen las mismas dificultades, como el de salud, que logró acordar en distintas instancias, y los auxiliares de la educación, que aún hoy continúan con ocupaciones y movilizaciones.

Se puede considerar como un logro el fortalecimiento de las bases, que empujaron a los propios dirigentes sindicales y resultó que se abrieran las paritarias, cuando los docentes y el resto de los empleados estatales no tenían un aumento desde julio de 2017. Gracias a estas acciones las negociaciones se abrieron en los distintos gremios, y dejando de lado lo exiguo del aumento obtenido, quedó latente que la lucha no está terminada y que esto sólo es el comienzo de una movilización permanente. Así lo manifestaba el núcleo más duro, que permaneció cuarenta días en el interior y exterior del Ministerio de Educación, al momento de levantar el acampe aquel 9 de julio, una vez producida la firma del acuerdo.

Pero cabe destacar que frente a la mismísima casa de gobierno durante mas de cien días permaneció armada la carpa de la unidad, donde confluían gremios estatales, que empujados por miles de trabajadores, llevaron adelante masivas movilizaciones desde el mes de marzo.

Del otro lado, el gobierno de Mariano Arcioni, un escribano que fortuitamente quedó como gobernador ante el fallecimiento de su gestor Mario Das Neves, se jacta de tener una provincia ordenada, en funcionamiento y acabar con el jolgorio, cuando en realidad se están pagando los sueldos en forma escalonada y por rangos, mientras que en el interior padecen una crisis energética terminal.

Además, dejando de lado al empleado estatal, la zona del valle de Chubut fue considerada como la que tiene mayor índice de desocupación en el país. El parque industrial textil se cae a pedazos en Trelew y los sindicatos petroleros en Comodoro negocian para que los despedidos sean los menos posibles.

En medio de todo esto, genera también malestar en los habitantes de estos lugares – que en mayo tenían una canasta básica de 27.000 pesos para poder vivir – los casos de corrupción que llegaron a los estrados judiciales y por los cuales hay 11 detenidos, entre funcionarios y empresarios, sumando más de veinte procesados.

Sólo para muestra vale decir que uno de los detenidos era secretario privado del gobernador y otro fue su ministro de economía hasta hace poco tiempo, y el propio Arcioni figura en una lista donde se vincula a personas que habrían obtenido sobresueldos de una denominada “caja negra”, a partir de sobornos que se pedían a empresarios relacionados con la obra pública, desde las gestiones llevadas adelante por Das Neves, de quien el actual gobernador era su vice.

Estas situaciones son una clara muestra de que lejos de solucionarse todos los problemas por el hecho de culminar con un conflicto para que “los niños vuelvan a las aulas”, el conflicto o la problemática persiste, en una provincia sometida a los designios de la nación, a partir del apego al pacto fiscal que permitió el dictado de una ley de emergencia que profundiza el ajuste.

La actitud de los docentes y otros sectores visibilizó solo una parte de esta cuestión, pero el incendio aún sigue latente y da la impresión que el fuego se avivará en cualquier momento.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba