22/06/2018

El invierno está llegando

Foto: AP / Petr David Josek

Ayer, 21 de junio, comenzó oficialmente el invierno. También fue el día donde vimos caer a la Selección Argentina por 3 a 0 contra Croacia en el segundo partido de su grupo en el Mundial de Rusia 2018. Con la moral colectiva del equipo por el suelo, la impotencia de Sampaoli y los jugadores se mostró de la peor manera: peleas, “pecheos” e insultos con los jugadores croatas, y con enojos, insultos, chistes, “memes” y miserias que no tardaron en llegar. Nuevamente, la “argentinidad al palo” ve cómo su potencia, orgullo y entusiasmo patriótico se choca con la realidad. Una “tormenta perfecta” para una selección que, si logra pasar a octavos, ayudada por las combinaciones numéricas, seguirá sin contagiar entusiasmo y confianza. Por ANRed.


En la serie Game of Thrones es conocida la frase “Winter is coming” (“el invierno está llegando”), pronunciada por Ned Stark en la primer temporada. La frase también recuerda la vieja fábula de Esopo, donde la hormiga le advierte a la cigarra, sin resultado, lo que se avecina. O al pasaje bíblico donde José le cuenta al Faraón su sueño con las vacas flacas. El invierno como metáfora capaz de abarcar todos nuestros miedos.

La ¿casualidad? quiso que ayer comenzara oficialmente la gélida estación invernal y que también sea el día en el que la selección nacional argentina cayera estrepitosamente por 3 a 0 contra Croacia en el segundo partido del grupo D del Mundial de Rusia 2018. De esa manera, “Argentina agoniza” titularon algunos medios internacionales, podría quedar afuera del Mundial, y depende de una serie de resultados numéricos, en un grupo que hoy tiene a Croacia con 6 puntos, Islandia y Argentina con 1, y a Nigeria con 0.

Con esos números, la casualidad quiso también que hoy Argentina está hinchando por Nigeria, porque su triunfo ante Islandia podría dar una esperanza a la selección. La misma Argentina que desde la tapa de Olé en 1996 titulaba “Que vengan los macacos”, antes de la final de fútbol de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, cuando el rival saldría del ganador de Brasil-Nigeria. Hoy los “macacos”, que jugarán desde las 12 en el Volgogrado Arena, nos pueden salvar.

En cuánto al partido, Wilfredo Caballero, elegido por ser un arquero que “sabe jugar con los pies”, desencadenó el primer gol, justamente pateando mal. A partir de ese momento, la moral colectiva del equipo se cayó al piso. Leo Messi estuvo desconocido y desaparecido en la cancha. Sampaoli no encontró el rumbo y terminó peléandose a los gritos con jugadores croatas, al igual que jugadores argentinos, a los que se vio “pecheando” con croatas. Maradona, desde las gradas, gritando “pongan huevos”. Una tormenta perfecta hecha de impotencia e ideas de orgullo y entusiasmo patriótico que se chocaron con la realidad.

Las acusaciones, enojos e insultos hacia los jugadores – principalmente Messi – por ser “perdedores”, “pecho frío” y “no sentir la camiseta” no se hicieron esperar, nuevamente heridos en su orgullo patriótico los hinchas argentinos. Tampoco tardaron mucho en aparecer en las redes los chistes y “memes”. Los primeros fueron dedicados a Caballero, por el grosero error individual que desencadenó el primer gol croata. Como el que parafrasea al Mascherano del 2014 que en pleno mundial le dijo a Romero que se convitiría en héroe.

También hubo chistes dirigidos hacia el director técnico Sampaoli, desacreditando la esperanza y visión positiva que mostró en sus conferencias de prensa, y que se mofan de las escasas posibilidades que tiene la selección, atada a una combinación especial de resultados, que enarbolan los periodistas especializados en fútbol.

No podían faltar las dirigidas a Messi, imaginándolo de viejo tratando, aún, de salir campeón de la copa.  O a su fan, que se hizo conocido por cantarle al astro argentino que traiga la copa, pero pidiéndole, tras los magros resultados que traiga alfajores.

También hubo aquellos chistes que trazan conexión entre los resultados del seleccionados y la realidad, augurando que la selección afuera del mundial es volver a los temas de la complicada agenda socio-política argentina.

Sobre las acusaciones de “pecho frío” y “perdedores” hacia los jugadores por parte del público argentino, hay antecedentes cercanos en la Copa del Mundo Brasil 2014, donde Argentina fue subcampeón. Pero para la “argentinidad al palo” no alcanzó, porque sólo ser los “primeros”, los “mejores”, los “padres de” y humillar al resto del mundo es lo único que parece importar.

A modo de ejemplo, cabe recordar el patriarcal “Brasil, decime que se siente, tener en casa a tu papá” en esa edición de la copa mundial. Como efecto búmerang revancha, uno de los videos que se viralizó ayer es el de hinchas brasileros en Rusia entonando la tradicional canción partisana “Bella Ciao”, pero diciéndole “chau” a Messi y Argentina.

Lejos de los orgullos y egos heridos, de “tormenta perfecta”, escándalos y resultadismos, es destacable el gesto de jugadores de la selección de Islandia, que como previa del partido que jugarán hoy con Nigeria, posaron ayer con una remera con el nombre de Carl Ikeme, el portero rival nigeriano que se perdió el mundial en Rusia por estar batallando contra la leucemia. “El gesto nace de toda la plantilla y, obviamente, de Jón Dadi Bodvarsson, que jugó con él en el Wolverhampton”, explicó el capitán islandés Aron Gunnarsson. En el mismo sentido, el director técnico islandés Heimir Hallgrimssson sostuvo que el gesto demuestra que hay cosas “mucho más grandes que el fútbol”.

Un gesto que muestra que al final el fútbol es sólo un juego. Lo peor, el “invierno”, sea cual sea el resultado, está siempre afuera de la cancha.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba