19/06/2018

Paraguay: comunidad Ava Guaraní Jejyty Mirĩ se encadena en el Congreso Nacional en reclamo de sus tierras

Luego de cumplirse 7 meses de que fueran desalojadas y sus casas quemadas, y ante al falta de respuestas, familias integrantes de la comunidad Ava Guaraní Jejyty Mirĩ, de la localidad de Yvyrarovana, decidieron encadenarse hoy frente al Congreso Nacional paraguayo para ser escuchadas. A pesar de contar con el título de propiedad de 500 hectáreas a nombre del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), el cuerpo fiscal acompañado por la policía local desalojó y quemó el 8 de diciembre del año pasado 15 viviendas que son reclamadas como propias por un terrateniente brasileño. Por ANRed / Imagen: La Rastrojera TV.


Al igual que en el resto de la región latinoamericana, en los diferentes países continúa la lucha de los pueblos originarios por su derecho ancestral a sus tierras, preexistente a la formación de los estados modernos. Es el caso de las comunidades mapuche en la zona patagónica del continente, donde son perseguidos, reprimidos y judicializados tanto por los gobiernos de Argentina y Chile. Igual situación es la que viven las comunidades Wichí y Qom en las provincias de Formosa y Chaco. Y esos son sólo algunos ejemplos de múltiples conflictos por el acceso a la tierra que se vive a lo largo del continente, caracterizados por la persecución de las fuerzas represivas de los estados a las comunidades originarias.

Situación similar es la que se da en Paraguay con varias familias de la comunidad Ava Guaraní Jejyty Mirĩ, de la localidad de Yvyrarovana, quienes sostienen que cuentan con el título de propiedad de 500 hectáreas, que se encuentran a nombre del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), de las que fueron desalojadas el 8 de diciembre del año pasado, por el cuerpo fiscal acompañado por la policía local, que las desalojó y quemó sus 15 viviendas y pertenencias. Desde ese momento, se puede ver a las familias acampando en situación de precariedad y vulnerabilidad en la plaza frente al Congreso, en la ciudad de Asunción, donde se instalaron con carpas para exigir la asistencia de las instituciones públicas y de la ciudadanía.

Ya en diciembre, luego de la represión y desalojo, la Red Nacional de Emisoras del Paraguay emitió un comunicado donde manifestó “más enérgica condena por esta práctica que ya se está haciendo costumbre por los mecanismos de seguridad del Estado”, y denunció: “no es la primera vez que se queman casas de indígenas. Hace unos pocos años la comunidad ava guaraní Y’apo, luego Sauce, Ypetî, y ahora Jejytymirî. Todas del pueblo ava guaraní donde los ‘productores de soja’ presionan a los indígenas a que se les ‘alquile las tierras indígenas’ o inician una acción de desalojos“.

Asimismo, desde la red denunciaron que “la entidad estatal rectora en cuestiones indígenas, el INDI, siempre llegó después de todos los sucesos, pareciera que el INDI también apoya la destrucción de las casas y bienes de los indígenas“. En ese sentido, remarcaron: “De qué sirve al Presidente de la República visitar al Santo Padre, cultivando plantas nativas, si aquí en el país que representa, donde él es responsable del gobierno, queman casas de los más pobres y deforestan miles de hectáreas al año”.

Por su parte, el Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas de la República Argentina también se solidarizó ccon el padecimiento de las familias: “hacemos llegar nuestra preocupación y malestar a consecuencia de haber tomado conocimiento del violento desalojo y la quema de las viviendas ocurridas el día 08 de diciembre del corriente año sucedido en la localidad Jetyty Miri en la República de Paraguay. Desde aquí hacemos llegar nuestra solidaridad al pueblo ava guaraní instando a todos los hermanos a no bajar los brazos y continuar en la lucha por la posesión de los Territorios Ancestrales Indígenas”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba