17/06/2018

Esa lucidez de cuestionar el sentido común

La obra cuestiona las actitudes diarias que debe seguir un ciudadano para ser parte de esta sociedad deshumanizada. Con una puesta en escena muy original, la performance se centra en poner en tela de juicio los conceptos de normalidad, locura y amor. Conceptos que se definen por norma, por convención y que giran en torno al sentido común, pero que no tenemos más remedio que aceptar o… caer en la locura. En diálogo con Romina Osle, la directora de “Cabeza de globo, o esa lucidez de morondanga”, nos enteramos un poco más de esta interesante propuesta. Se presenta todos los domingos 20hs en Espacio Gadí, Av. San Juan 3852, CABA. Por ANRed.

La lucidez que promueve una sociedad trastornada también es locura. Con esa premisa y con una puesta en escena que desborda originalidad, llega al escenario del Espacio Gadí la obra “Cabeza de Globo, o esa lucidez de morondanga”, una performance que cuestiona los parámetros de verdad y mentira, así como también invita a pensar los fundamentos irracionales de la sociedad. Conversando con Romina Osle, la directora de la obra, no enteramos cómo surge esta idea.

“Empezamos investigando ‘Un viejo con alas’ de Melvin Méndez de Costa Rica, lo hicimos durante un año y lo que aparecía no resultaba interesante. Entonces lo descartamos y decidimos hacer un texto 100% nuestro. Lo que quedó de la obra original era la temática de la locura y la idea del adentro y el afuera.”

La obra tuvo un proceso creativo marcado por las idas y vueltas. En un momento llegaron a la poesía de “Los montes de la loca” de Marisa Wagner. “Ella era poeta, escritora y loca. Vivió durante la época de la dictadura y pasó gran parte de su vida encerrada en instituciones psiquiátricas. Algunos de sus compañeros fueron desaparecidos y tuvo que exiliarse. Su material es muy potente sobre todo desde lo político.”

“Nos empezamos a dar cuenta que no era la locura lo que nos interesaba para trabajar, sino todos los epítetos que se les adosa a determinadas personas o a determinadas conductas que están atravesados por lo político. Quién define la locura o considera quién está loco o loca. Entonces nos terminamos dando cuenta de que la locura era una excusa y lo que nos interesaba transitar era el territorio de lo que supuestamente era contrario a la locura, esa cordura en la que supuestamente todos vivimos.

Una de las cosas más llamativas de la obra es la puesta en escena donde cientos de globos son tan protagonistas como los actores. Romina nos cuenta que, como toda la obra, trabajar con globos también fue una construcción imprevista. “En principio, cuando empezamos a explorar no teníamos ningún objeto, sólo los cuerpos. Un día empezamos a agarrar objetos arbitrariamente en el estudio LugarOtro, donde comenzamos los ensayos. En algún momento aparece el globo que terminó resultando un objeto muy potente teatralmente porque es manipulable y puede transformarse, desde explotarlo hasta suplantar partes del cuerpo, tanto es así que terminó siendo el único objeto en escena. También lo elegimos por su inocuidad y por lo sonoro, siempre a sabiendas de que era un objeto que tiene otra significancia a partir de la política actual. Nos hacemos cargo de eso cuando decidimos ir en esa dirección.

Siguiendo con la puesta en escena, la cantidad de personas y de globos es notable y componen un espacio escenográfico muy sobrepoblado. “En un momento se logra que los globos sean cuerpos y que los cuerpos de los actores y actrices se convierten en globos. Se representa la actualidad donde el espacio es reducido y los cuerpos se encuentran apretujados dentro de ciertos límites. Entonces un cuerpo pisa a otro cuerpo o un cuerpo revienta a otro cuerpo, y así se producen múltiples lecturas posibles. Otro eje vinculado a esto son las condiciones del sistema que limita nuestras decisiones, que nos impide estar lejos y no nos deja otra opción que convivir.”

“Es interesante, en este sentido, ver los globos que durante la representación lograban escapar del escenario. Podrían verse como los caídos del sistema, aquellas personas que no pueden cumplir con sus necesidades básicas, pero también puede hacerse otra segunda lectura un poco más luminosa que es la de pensar a esos globos como las personas que logran escapar del sistema. En el estreno sucedió que la sala estaba muy llena y había gente cercana al espacio escenográfico y a estos globos que se salían los volvían a meter. Esto me parece una metáfora aniquiladora, donde las personas mismas no toleran la libertad de otras y necesitan volver a colocarlas dentro de los límites establecidos.”

Trabajo colectivo, exploración teatral y crítica política, son los ejes de un trabajo que duró más de tres años. En el medio hubo idas y vueltas, Romina fue madre, cambiaron los trabajos y cambió el presidente. Pero el proyecto continuó con sus metamorfosis y la perseverancia del elenco compuesto por Andrea Alderete, Vanina Berto, Agustina Downes, Mariano García, Ana Iglesias, Diego Morales, Aldo Perez, Mónica Yarza, logró que la obra llegara a estrenarse. “Haber podido producir una obra que es nuestra es una gran gratificación en lo personal”.

“Artísticamente, el proceso de la obra estuvo lleno de amor-odios”, confiesa Romina. “Llega un momento donde tanto tiempo se hace pesado y el grupo en muchas ocasiones estuvo a punto de no poder sostener más el proyecto. Hubo mucha incertidumbre de los actores y las actrices. Por mi parte, en el rol de directora tengo una visión de lo que está latente y de lo que todavía no apareció porque necesita tiempo, pero los actores y las actrices necesitan certezas. Esas certezas en una creación colectiva suelen no estar.

“A nivel profesional, “Cabeza de globo, o esa lucidez de morondanga” es un recordarme constantemente que hay que confiar en este tipo de laburo, hay que es sostener el encuentro de los cuerpos que tienen un mismo objetivo y no claudicar, sostenerlo hasta que aparezca lo que se necesita que aparezca. El trabajo colectivo es maravilloso, pero a la vez es súper complejo porque necesita de muchas condiciones que suelen no estar, como tiempo y espacio. Después están las individualidades y los gustos y llegar a acuerdos constantemente. Lo logramos, pero hubo momentos en que pensamos en que todo se iba a ir al tacho.”

Un eje implícito en la obra es la crítica consciente y aguda hacia las políticas neoliberales que resurgieron con la nueva gestión. “Otro gran aprendizaje que tuve es que no se puede escapar a lo que nos atraviesa actualmente. No era nuestra idea hablar del gobierno actual. Le dimos forma a cosas que iban apareciendo sin que sea nuestra intención y terminó apareciendo la política en escena. Veníamos tan inmersos cotidianamente de lo que se estaba viviendo en el país, a nivel individual, de laburo y de familia que terminó de aparecer en escena inevitablemente. Nosotros abrazamos estas cosas pensando que evidentemente para ese lado debía ir nuestro material.”

“Lo que más me interesa de la apuesta final”, finaliza Romina, “es no terminar de tomar partido, de no tener una postura tomada, que parezca que se está hablando del macrismo, que es una obra existencialista, que sea una obra realista y cotidiana, colocarlos en callao y corrientes y luego en el manicomio. Me interesaba mucho jugar con la posibilidad de diferentes lecturas y que después cada quien haga sus propias preguntas y saque propias respuestas.”

Ficha técnico artística

Sobre textos de: Marisa Wagner
Actúan: Andrea Alderete, Vanina Berto, Agustina Downes, Mariano García, Ana Iglesias, Diego Morales, Aldo Perez, Mónica Yarza.
Escenografía: Victoria Chacón
Diseño de vestuario: Victoria Chacón
Diseño de luces: Fernando Raíces
Fotografía: Mariana Barrera, Hernan Maldonado
Diseño gráfico: Juan Pablo Rodríguez
Asistencia artística: Pedro Donnerstag
Asesoramiento en sonido: Pedro Donnerstag
Asistencia técnica: Bruno Quiroz, Diego Rulli Montiel
Asistencia de dirección: Aluminé Sanchis Zabalegui
Prensa: Simkin & Franco
Producción: LugarOtro Estudio Teatral
Colaboración musical: Sembrar Ensamble
Dirección: Romina Oslé
Duración: 65 minutos

ESPACIO GADÍ
Av. San Juan 3852, Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 154-158-2397
Web: https://www.facebook.com/pages/teatro-espacio-gad%c3%ad/243682839113089
Entrada: $ 250,00 / $ 200,00 – Domingo – 20:00 hs – Hasta el 16/09/2018



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba