15/06/2018

Del lado verde de la vida

Compartimos el relato de Nair Castillo una de las jóvenes que fue agredida, por un grupo de personas en su mayoría varones, autodenominados “Pro-vida”, luego que se conociera el resultado a favor de la aprobación del Proyecto de Interrupción Voluntaria del embarazo (IVE). Por Contratapa


“Ahora van a garchar, no?, y se las van a re garchar”

Eso no dijo un tipo apenas salimos a las calles con mis compañeras de laburo a festejar la media sanción del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Sonrisas de oreja a oreja, caras agotadas pero de ese cansancio exultante al mismo tiempo. Ese cansancio de nervios, de vigilia, de no poder dormir de lo manija que estábamos. Caras de felicidad compartida, alegría de vivir este momento histórico, de sabernos protagonistas, de ser parte de esta revolución que está ocurriendo aquí y ahora, de sabernos del lado justo y verde de la vida. Montaña rusa de emociones, llantos, risas, éxtasis, ansiedad, vitalidad.

Frente a toda este verdor lleno de vida y deseo, ese tipo reaccionó como seguramente reacciona cada vez que está frente a la amenaza del deseo, de poder y de alegría empoderante en manos y en cuerpo de nosotras las mujeres. Seguimos caminando a paso firme como quien sabe que se dirige por buen camino, hacia el lado justo de la vida, allí en la esquina de Entre Ríos y Hipólito Yrigoyen nos cruzamos con un grupo de autodenominados “pro-vida” que a penas nos vio con pañuelos verdes y frentes victoriosas, se avalanzó cual turba a hostigarnos y agredirnos con insultos como: “asesinas” y “genocidas”. Mientras caminábamos todas juntas, con los nervios de sentir que si podían nos linchaban, nos arrojaron una bolsa de basura y nos patearon las piernas toda vez que pudieron. Una compañera que estaba atrás de todo frenó para ayudar a otra compañera que se había caído en el camino, y aprovecharon también para patearla.

Lo difundo ahora (pueden ver el video en la nota de ANRed) porque no quise que los anti derechos nos opaquen esta histórica jornada de lucha. No quise dejar que nos entristecieran ni un tantito así. Pero nunca está de más dejar en claro que no son “pro-vida”. Que no se confundan, no permitamos jamas que nos arrebaten una palabra tan hermosa como la VIDA. Nosotres estamos a favor de la vida, ellos están a favor de la muerte, son anti-todo. Anti derechos, anti vida, anti goce. Gente que NO.

La síntesis de la plaza dividida es un poco esto que gráfico con el relato de lo que hoy viví. De este lado: el verde, la vida, la ampliación de derechos, las pibitas con gliter y mucho brillo en el cuerpo bancandose el frío en una noche de vigilia intensa, las históricas acompañándonos y guiándonos, enseñándonos con la sabiduría de los años de lucha, marea verde, tsunami inmenso, ola contagiadora de abrazos y besos por doquier. Del otro lado: lo anti.todo, el horror, el oprobio, la represión, el oscurantismo de la edad media, la pre-historia, el ocaso.

Hoy más que nunca siento que del otro lado hay odio, odio hacia nuestros cuerpos, odio hacia nuestro deseo, odio hacia el placer y la soberanía sobre nuestros cuerpos. Desde este lado verde de la vida, le respondemos con lucha y conciencia de donde estamos y a donde queremos llegar, les decimos bien fuerte que el aborto legal, seguro y gratuito es un derecho y como tal lo vamos a conquistar a fuerza de poner el cuerpo en las calles y demostrar -como lo hicimos durante más de dos meses de intervenciones en el Congreso – que más allá del impedimento legal, las mujeres abortamos, pero que las que mueren son las pobres quienes lo hacen en condiciones inseguras y tortuosas.

Como sostuvo Dora Barrancos en el congreso: ¡luchamos por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y por el derecho al disfrute sexual de nosotras las mujeres!

¡Abajo el patriarcado se va a caer, se va a caer!. ¡Lo estamos haciendo caer!



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba