06/06/2018

La guerra de las imaginaciones

Tras la suspensión del partido amistoso que se iba a jugar el sábado en Jerusalem entre Argentina e Israel – decidida por los jugadores y el equipo técnico – desde sectores alineados ideológicamente con la política del estado israelí eligieron comenzar una guerra de las imaginaciones, interpretando que la suspensión se debió al “miedo” de Messi y la Selección Argentina ante supuestas “amenazas terroristas”. Por su parte, tanto la Embajada de Palestina como reconocidos artistas, músicos y figuras – como el músico Roger Waters – que participan de la pacífica campaña de “Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS)”, por sus violaciones sistemáticas a los derechos humanos del pueblo palestino, saludaron la decisión de la Selección Nacional de no participar de lo que consideraban era “una maniobra política” del estado israelí. Por ANRed.


Finalmente, tras varios días de agitación en las redes sociales de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS) y, en el marco de un partido programado para el sábado, en un territorio que se encuentra en conflicto desde hace muchos años, y un partido que podría llegar a comprometer la performance física de los jugadores a pocos días del Mundial de Rusia 2018, los integrantes de la Selección Nacional y el equipo técnico decidieron no concurrir a Jerusalem para jugar el amistoso entre Argentina e Israel. La decisión se da también en el marco de un territorio azotado por las recientes salvajes represiones del ejército israelí, que se cobraron la vida de 130 manifestantes palestinos, entre ellos 10 niños, un periodista y una enfermera.

Ya desde que se anunció el amistoso distintas voces se habían pronunciado en contra e, incluso, 70 niños palestinos le habían escrito cartas a Leo Messi, para que no jugara: “Vienes a jugar en un estadio construído sobre nuestra aldea destruída”, decía una de lar cartas. También el presidente de la Asociación de Fútbol Palestino, Yibril Rayub, había denunciado que el partido amistoso era una operación del gobierno de Israel para “lavar la cara del régimen asesino”.

No tardaron el salir voces a repudiar la suspensión, vinculándola con un supuesto “miedo” de Messi y el resto de la Selección Nacional ante “amenazas terroristas”.

Trascendió que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, llamó al presidente Mauricio Macri para que interceda ante la AFA y se dispute el partido programado para el sábado. “Netanyahu habló con Macri para prevenir la cancelación, pero Macri le devolvió el llamado y le informó que no estaba habilitado para influir en la decisión final”, publicaron los medios israelíes Israel Haaretz y The Jerusalem Post. También trascendió que parte de la respuesta fue que “la AFA es una asociación civil sin vinculación con el Estado Argentino y que el Gobierno no participa ni tiene injerencia alguna en la organización del evento”.

El embajador israelí en Buenos AiresIlan Sztulman, también se mostró contrario a la suspensión del partido: “El fútbol es un deporte hecho para hacer puentes, no para destruirlos“, aseguró, y explicó que los jugadores argentinos “simplemente tuvieron miedo“.

También fue el caso del escritor argentino Marcelo Birmajer que, en una columna de hoy en Clarín titulada “La suspensión del partido Argentina-Israel: ¿una rendición ante el miedo?”, aseguró no recordar “en toda la historia de los mundiales, que nuestro país haya sufrido semejante injuria contra nuestra identidad nacional ni semejante amenaza contra la integridad física de nuestros jugadores”, por la quema de camisetas argentinas en una protesta en una concentración de la selección en Barcelona”. Luego, tildó de “terroristas” esas protestas: “Es lógico sentir miedo frente a esta intimidación violenta: fueron precisamente terroristas palestinos, con el mismo sentido ideológico que estos que queman nuestra bandera, quienes masacraron a once atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich en 1972“, aseguró, relacionando arbitrariamente ambos hechos, para finalmente agregar que “haberles cedido a quienes queman la bandera argentina la suspensión del partido empeora nuestra situación de seguridad y política”.

En el mismo sentido, el “gran diario argentino” vinculó las protestas contra el amistoso con un creciente clima de”inseguridad”, asegurando: “Más allá de las posturas políticas, empezó a aparecer una inquietud en el plantel que todavía no había hecho su presencia: la de la seguridad. Así, se sumó una incomodidad para un cuerpo técnico que nunca había estado del todo conforme con la realización del partido”.

También, en conferencia de prensa en la sala del Barcelona, Claudio “Chiqui” Tapia se sumó a la línea discursiva de la “inseguridad” como motivo de la suspensión: “Espero que entiendan esta decisión que tomé como un aporte a la paz mundial. Mi responsabilidad como presidente de la AFA es bregar por la seguridad de mi gente, por eso tomé la decisión. El fútbol trasciende religiones, trasciende sexos, porque todos los sexos juegan al fútbol (sic), y no tiene nada que ver con la violencia“, remarcó Tapia.

Manifestantes protestando el 5 de junio de 2018, en la ciudad de Barcelona, España, contra la presencia de la selección de Argentina de fútbol en Israel | Foto: Enzo Argento

Lo cierto es que las protestas del martes en el entrenamiento de la selección en Barcelona fueron pacíficas: apenas unos 20 manifestantes argentinos y españoles que, en nombre de Palestina, gritaban “¡Ar-gen-tina, no vayas a Israel! ¡Ar-gen-tina, no vayas a Israel!” “¡Messi, no vayas a Israel!”, protestando con camisetas de la selección simulando estar “ensangrentadas”. En ese marco, es previsible que la protesta haya afectado y angustiado a Messi.

Tras la suspensión, el Embajador de Palestina en Argentina, Husni Abdel Wahed celebró en declaraciones a FM La Patriada la decisión de la selección: “Celebramos la valentía de los jugadores y el cuerpo técnico de Argentina de no ir a jugar a Jerusalén”, aseguró, y aclaró que el problema no era que Argentina fuese a jugar a Israel, como lo hizo en otras ocasiones: “Nosotros no teníamos problemas con que se jugara el partido, nos dolía la sede. Si se jugaba en Haifa, los palestinos hubiéramos hinchado por Argentina”.

En declaraciones a la agencia EFE, la directora de la Asociación de Fútbol de Palestina, Susan Shalabi declaró ante la novedad de la suspensión: “tiene mucho mérito que el equipo argentino haya decidido no prestarse para convertirse en una herramienta política. Esto es un buen ejemplo de separación de política y deporte y de cómo no permitir a los políticos imponer su agenda. Es algo por lo que les tenemos que agradecer a los argentinos”, agregó.

Por su parte, varios artistas, músicos y figuras de la cultura del mundo felicitaron públicamente la decisión de la selección argentina, como el caso del ex Pink Floyd Roger Waters, quien forma parte de la campaña mundial de boicot a Israel para que artistas y celebridades no concurran a Israel, que en su cuenta de Twitter expresó: “Dos años atrás el Celtic! Ayer la selección nacional Argentina! Ahora Eric Cantona. Las lágrimas me queman los ojos”, escribió. Ya en su momento también había participado en un video de 2015 en donde artistas repudiaban el accionar del estado israelí, que forma parte de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS).

Israel no cuenta con el beneplácito internacional, porque ha desobedecido reiteradamente resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de otras organizaciones internacionales que señalan que Israel no respeta los derechos humanos. Son, al menos, 350 los niños encarcelados, entre ellos, la joven Ahed Tamimi y sus familiares.

Antes de conocerse la noticia, el embajador palestino en Argentina había fijado su posición: “Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respecto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino. Es doloroso ver que el equipo, que cuenta con el cariño y apoyo de tantos ciudadanos palestinos y árabes, sea partícipe en la violación al derecho internacional”.

A pesar de las repercusiones por la suspensión, trascendió que para matener el acuerdo luego del Mundial se podrían jugar dos encuentros, uno en Israel y otro en suelo argentino en lo que queda del año o el año que viene, y que para eso seguirá el diálogo entre las federaciones de fútbol de Argentina y de Israel, y los organizadores del evento (Torneos y Competencias y Comtec Group, una empresa israelí). Varios medios coincidieron en señalar que, más allá de lo deportivo, el arreglo del partido responde más a un acuerdo entre el Gobierno de Macri con Benjamin Netanyahu que incluyó las compras de tecnología militar, entrenamiento y de vigilancia adquiridos por las diferentes fuerzas de seguridad.

Mientras, el posible renovado intento de jugar ese amistoso luego del Mundial amenaza con volver a encender la llama de la polémica y las protestas.



1 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
  1. La guerra de las imaginaciones | mitimaes · 2018-06-07 20:50:53
    […] http://www.anred.org/?p=97258 […]
  1. La guerra de las imaginaciones | mitimaes · 2018-06-07 20:50:53
    […] http://www.anred.org/?p=97258 […]


Ir arriba