24/05/2018

Persecución obrera tras un crimen laboral en Murata

El pasado 18 de mayo falleció en su puesto de trabajo Martín Pino, operario de seguridad en Ferrocarriles Argentinos. La empresa Murata, tercerizadora del servicio y financista de la campaña electoral del presidente Macri, intenta acallar el reclamo de justicia. Sus compañeros y familiares manifiestan que no recibió ningún tipo de capacitación y que no contaba con las condiciones mínimas de seguridad e higiene; a su vez, denuncian persecución laboral y el despido de una trabajadora. Por ANRed.


Son las seis de la tarde del viernes 18 de mayo y comienza a anochecer en la estación Retiro. Sobre las vías trabaja Martín Pino. Martín tiene 33 años, una esposa, una hija y otra más en camino. Tiene, además, un empleo peligroso: es operario de seguridad de la tercerizadora Murata. Como castigo, lo mandaron a cubrir la sección de cableado. Sin capacitación para operar con alta tensión, sin implementos de seguridad, en una zona donde las vías se bifurcan uniendo las formaciones de los distintos ramales. A las 18:40 la noche ya es profunda, Martín intenta cambiar de sector y es embestido por un tren de la línea Mitre. Martín fallece en el acto.

Tras su muerte apenas se paralizaron los servicios y todo siguió funcionando con normalidad. La empresa actuó rápido: realizó los trámites para trasladar el cuerpo a Jujuy y amenazó a sus compañeros para que no hablaran del tema. A su vez, intentó imponer su versión de los hechos: Martín no sufrió un accidente, Martín se suicidó. Sin embargo, su hermano manifiesta lo contrario, entrevistado por Infobaires24, declaró: “Mi hermano no se suicidó, murió en su trabajo arrollado por el tren. Mi hermano tenía muchas ganas de vivir y estaba esperando su segundo hijo”. El resto de sus familiares afirma lo mismo.

La empresa de seguridad Murata terceriza el trabajo de vigilancia para Trenes Argentinos. Paradójicamente, en su página informan que “incorpora sistemas, personal y equipos en soluciones de alto rendimiento en seguridad”. Lo que no dice en la web es que sus empleados soportan jornadas laborales de más de 12 horas, con salarios por fuera de Convenio y sin medidas de seguridad e higiene. Desde el sindicato de vigiladores afirman que Murata financió la campaña presidencial de Mauricio Macri y que, gracias a esto, recibieron las concesiones de varios edificios públicos del Gobierno de la Ciudad.

Tras el hecho, sus compañeros y familiares se movilizaron sobre el hall de la estación Retiro, exigiendo justicia por Martín Pino. Cecilia, una de sus familiares, declaró al respecto: Los compañeros están siendo amenazados para que no hablen, han querido suspender a sus compañeros por estar en el velorio. Esto le compete tanto a la empresa Ferrovías y al Estado, es una empresa que está ligada al presidente. Se tienen que hacer cargo. Hoy mandaron a un compañero de Martín que se retiro del lugar porque le dio miedo”.

Por haber participado del acto, los directivos de la empresa Murata iniciaron una persecución contra los compañeros de Martín. Según manifiestan, han sido amenazados por personal jerárquico para que no divulguen lo acontecido, además, denuncian el despido de una trabajadora y la suspensión de otros operarios. El proceder de Murata es el mismo con el que se manejó la cadena de supermercados COTO tras el fallecimiento de Matías Morales: intentan atemorizar a sus empleados para quedar impunes y evitar la responsabilidad en la muerte del trabajador.

Una de las caras más lamentables de las políticas que impulsa Cambiemos con el fin del gradualismo tiene su correlato en casos como el de Martín Pino. En medio de la actual recesión, la principal variable de ajuste son el salario de los trabajadores y sus condiciones laborales. Con la complicidad del Gobierno, las empresas se ahorran millones al no invertir en medidas de seguridad. En la actual situación, con un asesinato laboral cada 20 horas, las posibilidades de que ocurra otra tragedia están latentes. Mientras tanto, sus compañeros y familiares seguirán luchando para que este crimen no quede impune, para que se logre justicia por Martín Pino y todos los asesinados en sus puestos de trabajo.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba