21/05/2018

Comenzó el juicio por delitos de lesa humanidad contra trabajadores del Hospital Posadas

Por el Ministerio Publico Fiscal, Pablo Ouviña, y por la querella, Pablo Llonto (Foto: CIJ).

“Causa N 2315 caratulada ‘Muiña, luis y otros/ inf. inf. Art. 80, inc. 2 del C.P”. Es la data que entrega el Tribunal Federal N°2 sobre del inicio del juicio por delitos de lesa humanidad contra trabajadores del Hospital Posadas en una sala del subsuelo de Comodoro Py. La lectura de la elevación a juicio del segundo tramo arrancó a las 11.30. De él se desprende el funcionamiento del CCD El Chalet y las torturas y homicidios de las víctimas, entre ellas de Jacobo Chester, quien fue detenido el 27 de noviembre de 1976 y cuatro días después arrojado en el Puerto Nuevo, Dársena F del Río de la Plata, con los pies y las manos atadas para que muera exfixiado, como se demostró en la autopsia cuando fue llevado a la morgue, y tiempo después identificado por su familia, testigo de su detención en su casa.  Por Lucho Soria.


“Causa N 2315 caratulada ‘Muiña, luis y otros/ inf. inf. Art. 80, inc. 2 del C.P”. Es la data que entrega el Tribunal Federal N°2 sobre del inicio del juicio a los trabajadores del Hospital Posadas en una sala del subsuelo de Comodoro Py. Con una hora de atraso, el tribunal dio por iniciado el segundo juicio de la represión en el Posadas. En el interín de la espera, en la sala, estaban presentes estudiantes universitarios de Derecho de la UBA. Recibieron una clase didáctica de la profesora sobre cómo estaban ubicados las partes y el rol de cada uno. En otra sillas, estudiantes becados de Brasil y Estados Unidos contemplaban la escena previa, todos ellos acompañados por familiares y amigos de las victimas.

La lectura de la elevación a juicio del segundo tramo arrancó a las 11.30 y la secretaria encargada de informar (y en más de una oportunidad beber un par de vasos de agua) lo realiza hasta las 13.30, cuando se pasa a un breve cuarto intermedio. De él se desprende el funcionamiento del CCD El Chalet y las torturas y homicidios de las víctimas, entre ellas de Jacobo Chester, quien fue detenido el 27 de noviembre de 1976 y cuatro días después arrojado en el Puerto Nuevo, Dársena F del Río de la Plata, con los pies y las manos atadas para que muera exfixiado, como se demostró en la autopsia cuando fue llevado a la morgue, y tiempo despues identificado por su familia, testigo de su detención en su casa.

En tanto, que el cuerpo de Jorge Roitman fue hallado a fines del año pasado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Ríos en particular está acusado por el fiscal Federico Delgado por delitos contra esas víctimas, torturas y privaciones ilegales contra Jacqueline Romano, Marta Graiff y Gladys Cuero, y por el secuestro de Julio Quiroga. Extensible a Muiña, quien permanecio en una oficina al lado de sala de audiencia, mientras Ríos en la misma.

Además de la represión a los trabajadores, todos ellos afiliados a sus respectivos sindicatos, el CCD El Chalet funcionó como base operativa de la Fuerza Aérea, del Ejército y la Bonaerense para perseguir, torturar y desaparecer a militantes del oeste bonaerense.

El juicio se reanuda el 1 de junio a las 11 oportunidad en que el Tribunal conformado por Jorge Tassara, Julio Paneto y Nestor Costabel debe informar si acepta o rechaza el pedido del defensor de los imputados de nulidad del juicio y, por ende, la libertad de los imputados. En caso de no acceder, está prevista la declaración de los dos acusados (que seguramente optarán por el silencio), y los testimonios de las hijas de Chester y de Roitman.

Por el Ministerio Público Fiscal, Pablo Ouviña y, por la querella, Pablo Llonto (foto del CIJ) Entre las acciones de los que galvanizan el olvido y las acciones de quienes, media una distancia enorme, no de palabras, sino de significación acerca de cuál es la sustancialidad de la democracia en el contexto de la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba