14/05/2018

Crisis económica: incertidumbre en la previa del “15M”

Mañana tendrá lugar el llamado “Supermartes” o “15M”. Cada medio calcula cifras diferentes sobre cómo se distribuye la propiedad de las LEBAC, que vencen mañana por $671.875 millones. Será un duro golpe económico y una prueba contundente de la magnitud de la crisis económico-política a la que llegó el gobierno de Mauricio Macri. El clima es de total incertidumbre, en un contexto de tarifazos de luz, agua, gas y transporte, aumento imparable de los precios de los productos y un dólar cada vez más alto que sigue quitándole valor al peso argentino, lo que encarecerá la vida de la clase trabajadora. Se suma a ésto que el país volvió a estar endeudado con el FMI, y las condiciones que impone el organismo a cambio es mayor ajuste. En éste marco, titulares de empresas, del agro y del mundo financiero especulan, buscando beneficiarse con la crisis. Por ANRed.


En medio de las expectativas e incertidumbre en torno el vencimiento de lebacs del día de mañana, el dólar subió hoy casi $2, y en lo que va del día ya se encuentra por encima de los $25, lo cual no significa otra cosa que el peso argentino se sigue devaluando, y que tendrá menos valor, al momento de afrontar la clase trabajadora los aumentos inconmesurables de los tarifazos de luz, agua, gas y transporte de los últimos meses, además de los aumentos de los productos en almacenes, negocios y supermercados. Ya el viernes pasado la semana había cerrado caliente: el peso se devaluó un 6,6 por ciento, a pesar de que el Banco Central salió a ofrecer US$5000 millones. Y en lo que va del año el peso perdió un 24,6% de su valor frente al dólar.

Todo ésto se da en el marco de un aumento de las tasas de interés internacional, la persistencia del déficit comercial y fiscal, la ausencia de las inversiones directas (la prometida “lluvia de inversiones” macristas), el ajuste que no se logra en el tiempo deseado por el gobierno y los mercados, el préstamo que el gobierno de Mauricio Macri solicitó al FMI – lo cual es volver a una economía nacional endeudada con condicionamientos externos -, y la caída en picada de la imagen popular del gobierno, producto de los tarifazos, la inflación y los despidos masivos.

Con éste clima, una vez más, tal como sucedió en su momento con sectores de la economía productiva durante el gobierno de Cristina Fernández, ahora el mismo sector financiero especulativo que hasta hace tres semanas atrás venía apoyando el rumbo del gobierno de Mauricio Macri, ante los cambios financieros en el mundo, le “soltó la mano” al gobierno macrista, por no saber interpretar y anticipar los movimientos del sector. El resultado fue la corrida del dólar que ya lleva dos semanas.

Cambiemos mañana tendrá una dura pulseada, que demostrará no sólo la magnitud de la crisis económico-política sino también el grado de apoyo y confianza que aún genera en el mundo financiero su gobierno. Las LEBAC, que vencen mañana por $671.875 millones, tienen la forma de una gran incertidumbre e incógnita. Incluso, son distintas y contradictorias las informaciones que giran en torno a quiénes son los propietarios de esas letras del Banco Central: para Tiempo Argentino “la mayoría de Lebacs que vencen mañana son de inversores extranjeros”, Ambito Financiero sostiene que no es tan así, y que alcanzaría un 30% el sector público, y en otros casos se habla de que la mayoríaa son del sector público. Así las cosas, mayor es la incertidumbre en torno a cual va a ser el impacto real mañana.

Especulando y tratando de ganar en medio de la crisis

Pero no a todos les va tan mal. Un sector de titulares de empresas, del agro y del mundo financiero especulan en medio de la crisis, buscando lograr mejores condiciones para lograr sus negocios.

Argumentando que hay “contingencias climáticas” el sector del agro sigue retrasando la venta de sus granos, principalmente soja, a la espera de que los vientos cambiarios los favorezcan para obtener mayores ingresos por las mismas ventas. Por ésta actitud, la legisladora oficialista de la Coalición Cívica les reclamó: “No pueden retener los dólares de la soja. ¡Hagan Patria! Porque yo estuve ahí, ustedes no pueden estar lejos de nosotros. Nosotros acompañamos al campo en los momentos dificiles, bajamos las retenciones, la sociedad acompañó”. Dicho que desde el sector del agro salieron a repudiar.

Es el caso, también, de Cristiano Ratazzi, titular de FIAT Argentina, quien en una entrevista aseguró que “un dólar a $26 pesos estaría bien” porque como está actualmente está “muy barato”. Es sugerente no sólo que la divisa estadounidense justamente se esté acercando a la cifra que el resto del empresariado no se animó a decir públicamente. También es sugerente que dichas declaraciones las haya hecho tras la reunión que el viernes pasado tuvieron empresarios con el Ministro de Producción, Francisco Cabrera.

El funcionario sobreactuó seguridad y tranquilidad frente a la prensa y aseguró que no se había hablado de la crisis con los empresarios. Sin embargo, Tiempo Argentino informó hoy que sí se habló en esa mesa de la crisis y de las condiciones del empresariado para brindar su apoyo al gobierno, sobre todo en cuanto al no traslado a los precios de los productos: “En la reunión pidieron el dólar a 26 pesos (en orden con una demanda de Rattazzi, de Fiat) y lo más probable es que el lunes lo tengan“, aventuró un especialista al medio.

¿Warning? No, Werning

“Warning” significa “advertencia” en inglés. Cerca está Werning. Otro de los datos sugerentes de éstos días es que un diario oficialista como La Nación, haya publicado hoy una noticia titulada “Quién es el hombre al que se le atribuye un buen futuro en el gabinete económico”, dando cuenta de que “suena fuerte” el nombre de Vladimir Werning, asesor de la Jefatura de Gabinete y  justamente un ex economista del JP Morgan Chase, una de las entidades financieras que más agresivamente intervino en éstos días en el mercado de divisas, sumando un peso fuerte a la corrida del dólar.

Según informa La Nación, Werning brindó el discurso de cierre de un evento de la Asociación de Mercados Emergentes (EMTA), donde remarcó que para superar la crisis “el seguro más adecuado es un programa del FMI”, y que “no debe generar temor” porque “las soluciones para transitar y superar estas presiones son conocidas y, aún antes de solicitar asistencia al FMI, el gobierno ha avanzado decididamente en ese camino para mitigar los efectos de las presiones”.

“Cuando se navega en aguas turbulentas, el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie el viento, y el realista acomoda las velas. Esta última es la tarea a la cual decidimos anticiparnos”, concluyó Wering, en un tono más cercano a un funcionario que reemplazaría a Sturzenegger o Dujovne, que a un ex economista de la entidad financiera.



0 comentarios

1000/1000
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba