26/03/2018

Cuando la realidad no se puede tapar, la vergüenza puede ser tapa

Al día siguiente de una nueva jornada con masivas y plurales movilizaciones “El gran diario argentino” lo hizo de nuevo, desde su título de portada, con apreciaciones que superan el ridículo. Mientras en la Ciudad de Buenos Aires dos actos masivos tuvieron lugar, muchas otras movilizaciones que nuclearon a tendencias políticas de enorme diversidad tuvieron lugar en distintas partes del país. Pero la portada del diario de la corporación mediática más poderosa del país solo registró una porción de la marcha dedicada al sectores afines al anterior gobierno y resaltando solo un momento de dicho acto que no fue el más representativo de la jornada. Por Ramiro Giganti para ANRed


“Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro” (George Orwell, 1984)

No fueron las Madres de Plaza de Mayo, ni las abuelas la portada del diario. No fueron los hijos de desaparecidos, ni los organismos de Derechos Humanos de diversas tendencias, algunos afines al anterior gobierno otros fuertes críticos durante los pasados 12 años. Tampoco figuras como el Premio Nobel de la Paz Adolfo Perez Esquivel, o los diversos artistas y referentes políticos de distintas fuerzas partidarias presentes en las jornadas del sábado pasado. Santiago Maldonado y Rafael Nahuel (asesinado de un tiro en la espalda en una represión con balas de plomo) cuyas caras estuvieron presentes en montones de pancartas y banderas, estuvieron ausentes en esa portada. No fueron parte de la portada las multitudes con cifras incalculables que sin dudas fueron muchas decenas de miles que colapsaron las principales avenidas del centro porteño, de hecho ni siquiera hubo una foto de la movilización en la portada. La portada fue el reduccionismo de asociar cualquier expresión crítica con “el kirchnerismo” lo que además le regala la entidad y representatividad sobre muchos sectores movilizados en donde el kirchnerismo nunca la tuvo. 

Desde el año 2006, y con las polémicas correspondientes, en la Ciudad de Buenos Aires, los 24 de marzo se desarrollan dos movilizaciones masivas con sus respectivos actos en Plaza de Mayo. En ambos casos la plaza se llena y las avenidas en las inmediaciones colapsan por la gran cantidad de manifestantes. Por un lado se puede decir, y es cierto, que la Plaza de Mayo por sus dimensiones quedaría chica para una única convocatoria. Lo cierto es que además de ello “las dos movilizaciones” representan una diversidad política que “el gran diario argentino” ignora en esta portada, y desde allí disemina la ignorancia en sus lectores.

Por diferencias para acordar un documento, desde hace 12 años , un sector de organismos de Derechos Humanos y agrupaciones políticas afines al anterior gobierno se desprendió del espacio multisectorial “Encuentro Memoria Verdad y Justicia” (EMVJ) que históricamente venia organizando las ya tradicionales movilizaciones de Congreso a Plaza de Mayo, lo que generó que durante el mediodía se desarrolle una movilización y acto en la plaza y luego, por la tarde otra convocada por el EMVJ independiente de cualquier gobierno. Ambas movilizaciones repudian el golpe, reivindican la memoria de los 30.000 desaparecidos/as, y actualmente también ambas movilizaciones son críticas de la violencia institucional del actual gobierno. Durante el gobierno anterior el EMVJ, también denunció casos de violencia institucional ejercidos durante el gobierno kirchnerista, como la desaparición y muerte de Luciano Arruga, los casos de gatillo fácil, o la Ley antiterrorista, por mencionar solo algunos. La independencia política del gobierno permite el desarrollo de un pensamiento crítico donde el presente se conecta con el pasado. Actualmente ambos actos tienen esa independencia del gobierno actual donde se permiten los cuestionamientos y menciones a episodios tremendos como el fusilamiento de Rafael Nahuel, o Facundo Ferreira, o diversos linchamientos que algunos denominan “doctrina Chocobar” y su pertinente relación con lo ocurrido durante la dictadura, no como “lo mismo” sino como una continuidad en la historia represiva.

Mientras “el gran diario argentino” pone el foco en el reclamo por las detenciones de dirigentes del gobierno anterior acusados de corrupción que estuvo presente en uno de los actos, no informa en su portada del reclamo por el intento de sectores vetustos del Poder Judicial de otorgarle el beneficio del “2×1” a genocidas presos por delitos de lesa humanidad, el vergonzoso arresto domiciliario recientemente revocado a Miguel Osvaldo Etchecolatz, o la intención de nuevos beneficios a genocidas. Todos reclamos que estuvieron en ambos actos y también en movilizaciones que se desarrollaron en otras partes del país.

La historia de la vergüenza

Hacer un repaso de todas las portadas de este diario resultaría excesivamente extenso para esta nota y tedioso para la lectura, pero vale la pena repasar algunas como para dar cuenta de una tendencia que de ninguna manera puede pensarse como “un error”. El mismo 24 de marzo de 1976, cuando se produjo el golpe, “el gran diario argentino” titulo “Nuevo gobierno”.

No hubo en aquellas páginas información sobre las desapariciones forzadas. No informó sobre el horror del momento más oscuro de la historia argentina. El mismo diario que, más cerca en el tiempo, tituló “La crisis causó dos nuevas muertes” al día siguiente de la masacre de Avellaneda donde fueron asesinadosi Darío Santillán y Maximiliano Kostek. De sus portadas marginó a las primeras movilizaciones exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado, pero sí tuvieron lugar en la portada los “incidentes” que se dieron una vez finalizada la masiva y pacífica movilización el 1 de septiembre del año pasado.

Hubo muchas otras, pero una de las que probablemente mejor explique el accionar de esta corporación puede ser justamente una que tuvo lugar en 1978 mientras se vivían los tiempos más oscuros entre el horror y la mentira, y que habla de las prebendas hacia sectores concentrados. Mientras hay quienes buscan acusar a inmigrantes porque se atienen en un hospital público, o a personas necesitadas que cobran un plan o una pensión por discapacidad, una portada de “el gran diario argentino” desenmascara a un poderoso “planero” recibiendo una jugosa prebenda. En septiembre de 1978 el presidente de facto Jorge Rafael Videla inauguró la planta de Papel Prensa, en la foto están presentes Ernestina Herrera de Noble y Bartolomé Mitre (h) junto al dictador. 

Notas relacionadas:

-  Una plaza colmada por los 30 mil

- “Venimos nuevamente a repudiar los crímenes de lesa humanidad”

- La memoria sigue viva

- Fotogalería: La Plata, Berisso y Ensenada contra la impunidad

-  “A todos los asesinatos y desapariciones en democracia, nosotros le decimos que son políticas hijas de la dictadura”

-  Mirta Baravalle: “Es inaceptable que Astiz se vaya a su casa”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba