28/02/2018

Gatillo Fácil: pidieron 12 años de prisión efectiva al agente Duarte

Ayer a la mañana en el Tribunal Oral Criminal 3 de La Plata se dieron a conocer los alegatos en el juicio contra Cristian Duarte, integrante del Grupo Halcón, acusado de asesinar a Mauricio Andrada (17 años) e Ismael Perusatto (20 años). Mientras el abogado Fernando Pedersoli y equipo esgrimió la legítima defensa del agente, tanto la fiscal Graciela Rivero como la abogada de la mamá de Mauricio como particular Damnificada, Raquel Ponzinibbio, solicitaron un veredicto condenatorio para Duarte por el doble homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y la prisión efectiva por 12 años. Durante los alegatos el Colectivo Contra el Gatillo Fácil se mantuvo alerta ya que en la tercer y última audiencia el grupo de tareas “Halcón” estuvo presente y convocando con pegatina de volantes a marchar el día de hoy en apoyo de su compañero. El lunes 5 a las 12hs se convoca a las partes a presenciar la lectura de la sentencia. Por ANRed

En la mañana de ayer, la pequeña sala del Tribunal Oral Criminal 3 de La Plata designada para la lectura de los alegatos en el juicio contra el policía Cristian Duarte volvió a colmarse. De un lado las sillas fueron casi todas ocupadas por mujeres: entre ellas Claudia, mamá de Mauricio Andrade, víctima junto a Ismael Perusatto de los disparos del acusado la noche del 14 de febrero de 2014. A su lado, Mirna Gómez miraba su libretita con manos ansiosas. Separadas por la prensa, el grupo de hombres del Grupo Halcón ya estaban sentados frente al equipo de abogados del policía asesino, pertenecientes al área de Asesoría Legal del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Frente a las madres del Colectivo Contra el Gatillo Fácil (CCGF) aguardaba la fiscal Graciela Rivero y la querella a cargo de la abogada Raquel Ponzinibbio, a su vez titular de la Defensoría n° 14 del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

Los jueces Santiago Paolini, Ernesto Domenech y Gabriel Vitali entraron a la sala pasadas las 10 de la mañana. En seguida comenzaron los alegatos, primero a cargo de la fiscal, quien se encargó de desarmar la legítima defensa que alegó el abogado del Ministerio de Seguridad bonaerense, Fernando Pedersoli y equipo, los mismos que defendieron hace un año a Walter Flores consiguiendo la libertad del policía que asesinó a Omar Cigarán el 15 de febrero de 2013.

A través de los distintos peritajes forenses, pruebas, inspección ocular, pericia balística, y fojas de los testimonios brindados por los testigos y el propio Duarte, la fiscal Graciela Rivero alegó que los orificios de entrada de las balas en los cuerpos de las víctimas se corresponden con la pistola 9 mm de Duarte y entraron por la parte trasera media del sector izquierdo. Lo que encuentra correlato con la pericia química que analiza las ropas de las víctimas fatales y concluye que el análisis de residuos de disparo de arma de fuego se puede hallar hasta dos metros de la boca del cañón, por lo cual estaban a más distancia porque no hay residuos. La fiscal señaló además que la reacción de Duarte fue extemporánea y postuló que las lesiones producidas ingresaron por los laterales lo que permite sostener que al momento del disparo de Duarte, las víctimas se encontraban alejadas y en retirada por lo cual no constituían una amenaza. Porque si bien ellos sustraen la mochila del agente, los disparos impactan sobre ellos cuando estaban arriba de la moto en situación de huir. Luego del ataque de Duarte, Ismael cayó y murió al instante mientras que Mauricio manejó unas cinco cuadras y quedó herido hasta que falleció tras 40 días de agonía en el hospital. “Entiendo que no existen causales de justificación” y “surge de la prueba que los agresores de Duarte después de desapoderarlo ya estaban dispuestos a abandonar el lugar y no eran un peligro real y objetivo”. Además la fiscal agregó que “estamos ante una persona que recibe un entrenamiento diario continuo y especial de la policía para actuar en situaciones extremas”. Para finalizar su alegato consideró un agravante el uso de disparos de arma de fuego y la extensión de daños producidos a un taxi y una propiedad, por lo que espera un veredicto de culpabilidad de 12 años de prisión en orden al delito de doble homicidio simple agravado por el arma de fuego según los artículos 45 y 79 del Código Penal.

A continuación Raquel Ponziribio, que defendió la acusación de robo que pesaba sobre Mauricio cuando estaba vivo, hizo su alegato adhiriendo a la acusación de la fiscalía y la calificación legal. Alegó que no está probada la legítima defensa ya que cuando Duarte se levanta y gira los jóvenes ya se encontraban en circulación y a la distancia acreditada. “Tampoco se ha probado que los jóvenes tuviesen armas ni que la propia arma de Andrada funcionaba con esos cartuchos que se encontraron completos, no disparados. Por todo esto No se da la proporcionalidad que requiere la legítima defensa y conforme a los conocimientos de Duarte como agente de elite se podría haber generado una situación menos lesiva que en este caso es la muerte de Andrada y Perusatto. Adhiriendo a la fiscalía a las agravantes, no atenuantes, la querella solicitó que haya un fallo condenatorio a Cristian Duarte por doble homicidio simple agravado por uso de arma por 12 años de prisión efectiva.

Por su parte, el abogado del área de Asesoría Legal del Ministerio de Seguridad bonaerense, Fernando Pedersoli, dijo en su alegato que de parte de Duarte “no hubo intención de matar” a pesar de que disparó cinco veces su arma reglamentaria 9 mm e hirió a los jóvenes en el tórax. El abogado llegó a esgrimir que “ninguno de lo dos (Mauricio e Ismael) falleció en el momento. Perusatto de no haberse querido escapar hubiera sido atendido y hubiera podido cambiar su situación de salud” y agregó que “Mauricio gatilló varias veces y no salió el tiro y si hubieran salido, Duarte hoy estaría muerto”. Finalmente el policía asesino agradeció desde su banquillo a los jueces y prefirió no hacer uso de la palabra.

-¡Presente!-

Desde afuera la voz de Sandra Gómez, la mamá de Omar Cigarán, llegaba a la sala lejana pero fuerte pidiendo por los pibes y pibas asesinadas por la represión del Estado, para que sigan en la memoria de todos y todas y se haga justicia. Al salir del Tribunal había mucha más gente junto con las banderas esperando la información sobre los alegatos. Julio del CCGF tomó el micrófono: “De nuestra parte la doctora Ponzibirio agregó cosas concretas que Duarte no actúa en cumplimiento del deber porque no se puede alegar que disparar a mansalva cinco veces sea cumplimiento del deber, que no se ven atenuantes y sí hay agravantes como integrante de un cuerpo de elite, como sus compañeritos y jefes testimoniaron en la causa, tiene preparación especifica para momentos de crisis y lejos de justificar lo que hizo lo inculpa más porque podría disparar a zonas no vitales y detener a los pibes”.

Sobre la defensa de Duarte, Julio señaló que “dieron vuelta muchas de las pruebas a propia interpretación; sabemos que un juicio oral es una puesta en escena donde la prueba es prueba pero cada cual interpreta lo que le conviene, mucho mas si se trata de abogados que ademas son policías del área de asesoramiento legal del Ministerio de Seguridad que le pone no uno, sino cuatro abogados a estos asesinos como los vimos el año pasado con Flores, asesino de Omar, y como lo vemos ahora con Duarte, del grupo halcón, asesino de Ismael y Mauricio”.

“Esperamos que sea ejemplar para este asesino, muchos más en el contexto político que estamos viendo de aval oficial del gobierno provincial y nacional al gatillo fácil como el caso Chocobar que avalan en la legitima defensa cosas que son injustificables, vamos a tener muchos Chocobar Flores y Duarte”.

Frente al Tribunal 3 que el lunes 5 al mediodía se colmará nuevamente para escuchar la sentencia sobre Cristian Duarte, se escucharon bien fuerte los nombres de los pibes que son el estandarte que lleva el Colectivo Contra el Gatillo Fácil en la exigencia de justicia.

“Mauricio Andrada,
Ismael Perisatto,
Omar Cigarán,
Nicolás Vargas
y todos las pibas y pibes asesinados por la represión de Estado,
¡Presentes!
Ahora y siempre.
Si no hay justicia hay escrache”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba