12/03/2018

Ecos de un conurbano que será feminista, o no será

El 8 de marzo, no fue una jornada más de lucha para las feminidades e identidad disidentes (sexuales y de género). Fueron miles de cuerpos insurgentes, llenando de contenido político las miles de calles de todo el país, de Latinoamérica y el mundo. Un Paro Internacional que vuelve a dejar huellas en la subjetividad de las identidades y territorios que le dicen basta a las opresiones varias de un sistema machista y patriarcal que arrojando manotazos de ahogado ante un nuevo paradigma rebelde, aún sigue haciendo estragos. Un gran día de lucha que sigue teniendo eco en las cotidianidades de las construcciones territoriales de un conurbano furioso que sigue pariendo resistencias y sigue acumulando potencia feminista y antipatriarcal. Por ANRed.


¿Cómo se sintieron antes, durante y después del 8 de marzo aquella colectivas que fueron miles en las distintas capitales de todo el país y en sus principales centros neurálgicos? ¿Cómo sintieron las barriadas populares a aquellas que organizadas hicieron temblar cada rincón y cimiento de un sistema vetusto pero tan perverso y actual?

¿Cómo vivenciaron tamaña jornada de lucha? ¿Cómo seguirán organizándose para derrotar al patriarcado capitalista? ¿Cómo construirán feminismo desde cada lugar de intervención?

Todas esas preguntas, se fueron respondiendo con el correr de los días, posteriores al 8M donde no hizo falta indagar o redactar desde terceras personas y desde pretenciosas ajenidades. La verdad de la milanesa estaba ahí servida, en las distintas identidades políticas que se movilizaron en distintos espacios geográficos pero respondiendo de manera transversal a una opresión general y sobre todo, con creatividad. El escenario predilecto por ser la cuna de tantas particularidades y mestizas identidades era claro: ¿Cómo feminizar y trans-formar el conurbano? ¿Cómo visibilizar el aguante de las pibas organizadas en los barrios, las universidades, en las cooperativas y espacios culturales?

“Participamos de la multitudinaria movilización en capital federal denunciando las opresiones varias que sufrimos las mujeres, las travas, las trans y las disidencias sexuales al tiempo que también lo hicimos de la actividades en relación al 8M en la zona. Lo hicimos en la Asamblea de Mujeres que coordino varias acciones y puntualmente se hizo ese día una movilización con la participación de 3 compañeras, con 4 intervenciones por donde la marcha iba a transitar.

En el hospital zonal (exigiendo la aplicación del parto respetado, el fin de la violencia obstétrica y el respeto por el derecho al aborto de carácter no punible), en el municipio (planteando la denuncia de un estado cómplice y responsable sobre la falta de políticas públicas en relación a las mujeres teniendo como ejemplo el reciente caso de la desaparición de una joven que pudo hallarse gracias a la movilización), en la Basílica de Lujan (entendiendo a la iglesia, como una institución que se involucrado con nuestros cuerpos y ovarios) y dos puntos más que fueron la comisaria y la fiscalía del centro de la ciudad (instituciones que violentan y criminalizan) con la idea de que las mujeres unidas, somos fuertes. No queremos estar presas, ni criminalizadas.

Como actividad previa, realizamos una jornada enmarcada dentro del 7 de marzo, el Día de la Visibilidad Lésbica, reivindicando a la Pepa Gaitan y Higui desde una radio abierta y muraleada colectiva, pudiendo dimensionar la importancia de la jornada del día siguiente y de que si nos movemos las mujeres, paramos el mundo. Luchamos para que el patriarcado y el capitalismo caigan juntos. Para que no se nos persiga y no se nos mate. El 8 de marzo tiene que ser un día de lucha y no de flores y bombones.” Patricia, integrante del Frente de Universitario de Lujan y el Espacio de Lucha Territorial Rio Bravo en Subversión.

“Nuestro espacio surge a partir de un caso de doble femicidio en barrio Frino, donde empezamos a encontrarnos y a organizarnos, consolidando un espacio asambleario. Durante los principios de este 2018 se fueron organizando asambleas preparatorias de cara a esta fecha en la plaza céntrica del distrito, donde se definieron acciones y campañas de visibilización de las violencias, planteando distintas problemáticas ligadas a esto, como la situación de las instituciones, los recursos municipales. Se estableció un mapeo sobre cuáles son los lugares donde poder acudir, pudiendo sistematizar de forma colectiva y autogestiva, un recursero de organizaciones.

Pudimos llevar a cabo dos semaforazos, que consistieron en la promoción de material informativo mediante intervenciones callejeras. Trabajamos en conjunto con una radio comunitaria, FM Tinkunaco, en el que tenemos un programa los jueves de 15 a 17hs. Respecto del 8M y que hacer, nos planteamos poder concretar una intervención territorial o acciones para reproducir en el mismo y actuar de forma coordinada y cercana con otros espacios.

Organizamos un Trenazo (el segundo que se realiza), articulando desde distintos medios y redes sociales para lograr que se transforme en una medida simultanea en todos los ramales, dimensionando la importancia de este medio de transporte para las mujeres trabajadoras del conurbano, además de pensarlo de forma reivindicativa de nuestras luchas y nuestros derechos, desde la alegría y la fiesta. Una gran movilización que fue real gracias al movimiento feminista que se está gestando y que no para de crecer.

La impronta que le da el feminismo a la lucha es la integralidad de todas las problemáticas sin olvidar el contexto de ajuste y represión en el que estamos. Es lo que vivimos al poder haber estado allí para luego volver a nuestros territorios para seguir construyendo. Allí estamos, donde nos golpean, nos matan y donde abortamos clandestinamente. Creando espacios para que nos fortalezcamos las identidades disidentes e incluso las masculinidades, que aprenden a escuchar lo que tenemos para decir e incluso a generar propuestas para transformar sus espacios. Eso, es por el impulso de los feminismos que estamos creando.” Sandra, integrante de la Asamblea Vivas Nos Queremos de José C. Paz.

“Somos un grupo de mujeres autoconvocadas, independientes, autogestivas y feministas del oeste. Si bien nos nucleamos dentro de un espacio específico como lo es la Universidad Nacional de Moreno, hay compañeras de otras localidades y partidos cercanos: Lujan, Merlo, Gral. Rodríguez, Morón y otres. La mayoría estudiamos dentro de este espacio institucional, el cual es a su vez, nuestro primer punto de acción; ante la necesidad de mejorar el espacio donde convivimos muchas horas de la semana.

Somos parte de una generación de mujeres empoderadas, que tienen como fin, aunar fuerzas para torcer el rumbo machista y capitalista del sistema patriarcal. Para esto solemos intercambiar todo tipo información dentro del grupo: textos, pelis, anécdotas, dudas, salidas, abrazos y consejos. Nos reunimos 2 veces a la semana con rotación de grupo constante, porque entendemos también la coyuntura que nos atraviesa .La organización comenzó hace aproximadamente 2 años y fuimos creciendo en número y determinación. Hoy somos un colectivo de casi 40 mujeres. Vivimos la experiencia de viajar juntas al 32º Encuentro Nacional de Mujeres, para eso planeamos fiestas y otras actividades autogestivas.

Así también lo fue con motivo de la última marcha en conmemoración del Día Intenacional de la Mujer Trabajadora #8M, para el cual desarrollamos (junto con otros espacios feministas) el 5 de marzo un “Picadito Feminista” que atrajo a gran cantidad de público. Actividad que constó de ferias americanas, venta de productos manufacturados, comidas, mate, teatro y un partido de futbol femenino. Pusimos sororidad a la obra y logramos viajar toda la colectiva ida y vuelta en el tren Sarmiento y luego en subte, marchamos JUNTAS.

Afianzamos los lazos y las convicciones de que junto a todes lxs compañer@s estábamos, en las calles, cambiando la realidad; esa que nos duele, que nos cala a cada mujer cuando tocan a otra. Gritamos, cantamos y bailamos, seguramente lloramos y también reímos por ellas que no están, no estarán o aún faltan sumarse. Volvimos más sonrientes y menos solas.” Patricia, integrante de Las Pibas.

“El Colectivo de Murgueras Independientes del noroeste nació hace dos años, después de que muchas compañeras nos veníamos cruzando en reuniones del encuentro de murgas y en diferentes espacios con la necesidad de cómo mujeres, juntarnos a profundizar un poco sobre la visión de las murgas, los carnavales, la violencia hacia el interior de estos espacios y también a compartir saberes y experiencias para crecer juntas. Surgió desde un encuentro en Santa Brígida (Moreno) entre mujeres murgueras de distintas partes del NOE.

De ese encuentro surgieron cuatro mas con la idea de que sean transgeneracionales, con chicas de distintas edades y fuimos fortaleciéndolos, paralelamente que en capital se iba consolidando el movimiento de murgueras en zona sur y oeste. Fue algo que surgió al unísono. A partir de esto el año pasado marchamos como movimiento de Buenos Aires, el 8 de marzo y el 3 de junio en Capital y San miguel, reproduciendo otros encuentros con otras regionales.

Así llegamos a este 8 de marzo, con un recorrido hecho y movilizamos esta vez a Capital siendo 450 mujeres copando las calles. Por primeras, además, hicimos un corso en el noroeste en vistas de juntar plata para el próximo Encuentro Nacional de Mujeres. El año pasado, logramos que este encuentro no coincida con el nacional de murgas, gracias a la lucha colectiva y también llegamos a Chaco por primera vez como murgueras organizadas. Este año queremos redoblar la apuesta y ser muchas más e ir a Trelew con taller y presentarnos.

Es un colectivo que día a día avanza un montón y crece no solo en buenos aires, también en Rosario o Mendoza en un momento coyuntural en que las lesbianas, mujeres, las travas y trans estamos replanteando las practicas que no queremos que sigan existiendo.” Marina, integrante de la Murga Resakadxs del Trueno de San Miguel y del Bloque de Murgueras Independientes.

“La propuesta inicial surgió como un emergente a raíz de una situación en una escuela de psicología social en Tigre, donde el 90 % de los concurrentes a esa institución somos mujeres. Nuestra metodología es a partir de colectivizar las distintas experiencias e historias por las que vamos pasando, siendo muy latente el tema del machismo y la mujer en cada vivencia.

Trabajamos en un espacio donde el tema del género, las violencias, las identidades y sexualidades, las maneras de hablar y los modos del lenguaje se tocan todo el tiempo siendo los varones los más resistentes a incorporar estos debates. Al encuentro nacional de mujeres no todas lo conocíamos o no podíamos ir y empezamos a pensar la propuesta de replicarlo en esta zona.

Con un abordaje psicosocial promovimos en re-encuentro donde se hicieron 5 talleres con temarios diversos con eje en las mujeres. El encuentro duro 5 oras y nos quedamos cortos por la cantidad de historias que se abordaron donde la vivencia en carne propia de cada tipo de violencia era reconocida y nombrada como tal. Para el 8 marzo nos empezamos a reunir, con la idea de generar una movida en Pacheco: concentrando en la plaza y movilizarnos por varias calles, por la comisaria de la mujer con la idea de difundir pancartas con todos los casos de femicidios sucedidos en la zona de Tigre, cerrando al retornar con una murga y una lectura de un documento colectivo.

A la actividad se sumaron muchas organizaciones de la zona, como SUTEBA, “Eva tiene dos mamas”, una conductora de un programa de radio, mujeres de comedores comunitarios y muchas vecinas de la zona. En Pacheco no hay actividades de ningún tipo, fue muy importante visibilizar la fecha y la temática, siendo este un barrio que reacciona muy poco ante los femicidios.

Queremos estar, donde hay que estar. Todas decidimos y abrimos la participación a toda aquella que se quiera sumar y también a las organizaciones de la región”. Marina, integrante de la Agrupación Libres y Empoderadas de General Pacheco
“El Circulo Violeta viene a ser una red de mujeres compañeras de Cuartel V ((Moreno) y de varios distritos del conurbano. Militantes feministas o militantes de todas las causas que producen injusticias en contra de las mujeres. Entonces cuando nos juntamos, empezamos a pensar que hay una red circular que nos une y es violeta, que cada vez que haya algún problema o una situación que resolver esta red se activa y pone en juego todos los saberes, los aprendizajes, los contactos.

Todo lo que cada una tiene y sabe, para transmitir y ayudar a otra. A esa red la llamamos circulo violeta y dentro de las cosas que esta red en Cuartel V quiere hacer es visibilizar que hay un conjunto de mujeres que quiere ayudar a otras, que nos vean y reconozcan por eso cuando el 1 de marzo estuvimos haciendo una movida en Cuartel V, además de hacer el gesto desde el artivismo de barrer las injusticias, de cantar canciones que tengan que ver con decir no a la violencia de género, no a la trata, no al travesticidio.

Cantar por los derechos, por el aborto seguro, legal y gratuito, leer un párrafo de lo que se compartió el 8M en Capital. Queremos que las mujeres vean que hay otras que estamos movilizadas, pendientes y en el lugar, que somos caras conocidas, que nos pueden buscar, que no están solas. Que hay un lugar, una lucecita, un caminito una puertita para ellas. Y que los varones, los niños y otros géneros también nos vean, que no hay que callarse ante las injusticias y que ellos también están implicados y que pueden hacer algo. Que nos vean también ellos, que estamos juntas las mujeres por si ellos atacan o las quieren violentar. Somos una red de mujeres que cree en el feminismo y que le dice basta a la injusticia y a que vayan por los derechos de las mujeres y los pisoteen. ” Silvia, militante social e integrante del Circulo Violeta de Cuartel V, Moreno.

“Finalmente, llegó ese tan ansiado día. Jueves 8 de marzo. Desde las 15hs la plaza de San Miguel se fue tiñendo de violeta, de carteles y consignas. Fue una tarde de sol radiante y calor. Las organizaciones que desde enero veníamos trabajando en esta jornada, fuimos encontrándonos en la Plaza para ajustar detalles de la misma. Para este 8 de marzo de 2018, una vez más teníamos en claro que íbamos a activar la movida en nuestras calles. Nos dimos un debate muy rico que puso en valor la importancia de seguir expandiendo la lucha, los reclamos y la organización de mujeres y otras identidades en nuestro territorio ya que entendemos que son en estas calles donde sufrimos las violencias machistas todos los días y es en esas mismas calles donde queremos convertir el miedo y la rabia en otra cosa.

A su vez, entendemos que San Miguel es un gran centro político, con una gran tradición conservadora, en donde la Iglesia y las Fuerzas Armadas están fuertemente arraigadas. Con lo cual tenemos una gran tarea por delante, y sabemos que sólo a través del trabajo colectivo podemos avanzar en la construcción de relaciones y dinámicas sociales alternativas a este sistema desigual y patriarcal. A las 16 hs comenzó el “Semaforazo”, actividad que buscó visibilizar algunos de los tantos motivos por los cuáles el movimiento de mujeres y disidencias propuso un paro y movilización. Mientras ocurría esto, en el centro de la plaza se terminaba de armar la bandera que lleva el nombre de todas las compañeras asesinadas en 2016, que nos acompaña en cada jornada de lucha. Rondando las 18 hs la plaza ya estaba teñida de muchos colores. Mujeres e identidades disidentes decidimos agruparnos, ser muchas, “ser manada”.

Entre la multitud se entremezclaban niñas, mujeres amamantando y mujeres que pasaban los 60 años. Una de las primeras intervenciones fue la de lxs docentes del profesorado Nº 36, en donde estudiaba Camila, estudiante de José C Paz que sufría violencia machista y fue asesinada frente a la indiferencia del estado y ante la solicitud de ayuda.

También se hicieron presentes lxs internos y ex internxs del Hospital Alvear quienes denunciaron las horribles torturas y situaciones de abuso a las que son sometidas diariamente las internas de los hospitales psiquiátricos. Un rato después comenzó la movilización por la Avenida Presidente Perón. Cerca de 600 personas colmamos la avenida principal, en su mayoría mujeres jóvenes, muchas acompañadas por madres, hermanas y amigas.

La marcha fue encabezada por la bandera de los femicidios, cientos de mujeres que no están, pero que nos empujan para seguir poniéndole el cuerpo por ellas, por las que están y por las que van a venir. Una vez llegadas a la Plaza de Muñiz se realizó una sentada masiva para dar paso a los ritmos de Caravana Tambor y a continuación se realizó una mini obra teatral que ponía en cuestionamiento los roles de las mujeres en las tareas domésticas y los dichos más comunes que nos vemos obligadas a soportar.

Finalmente, se retornó a la Plaza de San Miguel en donde se leyó el comunicado elaborado por la coordinación en relación a la jornada de lucha. Se abrió el micrófono a las presentes para compartir sensaciones, broncas, tristezas pero también esperanzas de que es transformar la realidad es posible porque en San Miguel no estamos solas, estamos organizadas.” Fragmentos de La manada conurbana toma las calles de San Miguel un 8M escrito colectivamente por la coordinación territorial impulsada desde Enraizadas en la Lucha.

“El Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans llegó finalmente. La tierra empieza a temblar y vamos viendo cómo lxs feministas se movilizan en todas partes del mundo. Arrancamos temprano. Preparamos las mochilas con sus pines, los brillos y esmaltes, las cintas verdes y violetas, las zapatillas, el pañuelo verde de la Campaña y la remera del Frente de Mujeres UNGS. A las 11 agarramos los bombos, bidones de agua vacío y todo lo que encontramos para hacer ruido, empezamos el ritual poniéndonos en ronda, nos reconocemos, nos miramos y una empieza a recitar: “nos tienen miedo porque no tenemos miedo”, se van sumando nuevas voces y repitiendo, vamos subiendo el tono hasta gritar “¿y el miedo?” “¡¡¡que ardaaaa!!!”.

Recorremos los distintos rincones de la universidad, se van sumando compañeras y seguimos cantando, algunos se asoman a mirar qué sucede, sonríen. Pasamos por todos los edificios, subimos y bajamos escaleras, cantando y saltando, que toda la universidad se entere: “América Latina va a ser toda feminista”.

Nos juntamos en el centro de la universidad, debajo de los árboles, repartimos los cancioneros y practicamos algunas canciones nuevas. Empieza la asamblea, las cámaras se apartan, nos sentamos en el pasto, somos más de cincuenta graduadas, estudiantes y trabajadoras de la universidad. Nos conocemos, contamos de qué se trata el Frente de Mujeres UNGS, reflexionamos sobre este día, sobre nuestras experiencias de vida y la universidad, cómo nos atraviesa el feminismo y por qué queremos cambiarlo todo, por qué paramos. Llegamos a Lemos, las miradas extrañadas no se hacen esperar, pasamos cerca de un grupo de trabajadores de la construcción, juntas nos sentimos poderosas, nadie dice nada.

En el andén nos advierten que hubo un accidente, que si no tomamos este tren, no se sabe si va a salir otro, unas compañeras le consultan a un policía para pedirle más información, el hombre responde preguntando si tenemos permiso para subir al tren, “¿permiso para qué? Es transporte público” contestan las chicas, por lo bajo, el cana le dice a una: “¿sabés lo que te hace falta a vos, no?”.

Subimos al tren, empezamos a cantar “abajo el patriarcado se va a caer” le gritamos a él, a todos los machirulos que nos miran con desprecio. Charlamos y cantamos, practicamos nuestro nuevo hit mientras avanzamos por los vagones “de repente una mañana yo me desperté y aborté al patriarcado de mi vida”.

Llegamos a Lacroze, bajamos cantando y bailando, en el hall hacemos una ronda e imaginamos una hoguera en el centro para que el miedo arda, salimos de la estación, cantamos con el semáforo en rojo, nos tocan bocina, algunxs para apoyar, otrxs para que nos corramos. Bajamos al subte, ocupamos las dos escaleras y después buena parte del andén, seguimos cantando y gritando “vamos a luchar porque se lo debemos a todas las pibas que nunca volvieron”.

Salimos del subte, armamos los palos y levantamos la bandera, emprendemos el camino hasta el punto de concentración, nos agarramos de la mano, siempre cantando. Llegamos al punto de concentración, nos encolumnamos con Ni Una Menos. La marcha se vive como una fiesta, bailamos, cantamos, hacemos artivismo y pegamos alguna que otra corrida para que la columna siga unida. En un punto, una barrera de hombres con palos nos corta el paso, algunos de ellos maltratan y acosan a compañerxs, no se quieren correr, damos la vuelta y agarramos otro camino para seguir avanzando.

El Congreso está violeta, armamos una ronda, una compañera recita distintas consignas a las que respondemos “despatriarcalizamos”, cada vez más fuerte, saltando y mirándonos. Al finalizar el acto, muchxs desconcentran, algunxs se quedan bailando en la plaza, otrxs se van a comer algo, todxs queremos seguir festejando el 8M. Dos días después la manija sigue. Llegan más fotos y videos de todos los rincones del país y del mundo, los chats estallan, nunca dejaron de estallar. Queremos otro paro, queremos reencontrarnos y que las calles vuelvan a ser una fiesta. La revolución feminista se vive como una celebración.” Fragmentos de Manija feminista por Romina, integrante del Frente de Mujeres UNGS y colectivo Ni Una Menos.

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba