12/03/2018

Un Bella Ciao que sí le hizo un homenaje a los partisanos

Hoy se cumplen 5 años de aquella histórica represión a quienes estaban resistiendo la Toma y Autogestión de la Sala Alberdi que contó con el saldo de cientos de heridos, tres de ellos con balas de plomo. Ese día, como tantos otros durante los casi tres años que duró la resistencia del teatro autogestivo del sexto piso del Centro Cultura General San Martín en la Ciudad de Buenos Aires, todos los presentes cantaron a grito pelado la versión del “Bella Ciao” que con la letra cambiada denunciaba el vaciamiento y privatización de la cultural, políticas que hoy en día se llevaron al gobierno nacional desde que el proyecto político que gobierna la ciudad se trasladó a la Casa Rosada. Por Antena Negra TV.


Hay un teatro que está tomado/ en Sarmiento, en el centro de la capital./ Y está tomado porque Mauricio/ lo quiere privatizar.// Están cerrando, todas las plazas/ todos los centros culturales, nos quedamos sin lugar/ y cuando quieras salir de casa/ vas a tener que pagar.// La Sala Alberdi está aguantando,/ sin subsidios, sin patrón, con tomá y autogestión./ Y cuando quieran desalojarla/ tomaremos el Colón.//

Durante el último mes, producto del éxito de la serie “La casa de papel”, la canción de los partisanos italianos que resistían el avance del fascismo y que se actualizó durante todas las luchas del siglo XX fue cantada, reversionada y trending topic en todas las redes sociales. Lejos de la multiplicación pasiva que proponen hoy en día estos medios y la industria del espectáculo, un grupo de músicos que participaban de la Toma y Autogestión de la Sala hicieron lo mismo que años atrás los guerrilleros campesinos habían hecho: tomaron la melodía “pegajosa” y le cambiaron la letra para difundir la resistencia.

Uno de los músicos cuenta que al haber varios integrantes de familia italiana conocían la canción y la utilizaron una de las tantas veces que el gobierno amenazó con el desalojo: “había que dar a conocer la lucha por eso empieza diciendo que hay un teatro tomado, en Sarmiento, en el centro de la capital”.

Pero no sólo el uso de la melodía copia la forma de la creación popular y anónima. La letra también fue un proceso colectivo, como casi todas las creaciones que sucedían en la toma: “a uno se le ocurrió tirar esos tres acordes ‘locos’ y proponer un comienzo. Y como la gente circulaba por ahí todo el tiempo, siempre había una crítica, una corrección o algo para agregarle”.

Y realmente era así. Aquellos que tuvieron oportunidad de pasar días y noches dentro de la toma saben que las ideas y las producciones fluían con una especie de magia que nadie podía describir. De ahí que siempre se buscaba desde la asamblea abierta que organizaba la toma, que la gente se acerque al espacio para que “viva la experiencia” de gestionar un teatro para/por/de todos.

La primera vez que se tocó el tema fue en una asamblea de 60 personas, aunque la canción se subió a un escenario en la emblemática varieté conceptual llamada “Resistencia”, realizada por los artistas que integraban la asamblea de la toma, en la que se hacía una reflexión sobre las políticas públicas de los gobiernos de turno en general y, específicamente, sobre la represión hacia la cultura popular. Sin embargo, y pese a que los músicos se encargaban de afinar las guitarras antes de comenzar a cantar, el destino de la canción siguió un curso más popular y terminó cantándose como una canción de cancha y agitación en donde lo que predominaba era el sonido del bombo, algo que hoy también está pasando con su nuevo auge.

El tema fue grabado en un estudio por la banda S.O.P.A y con las voces de varios artistas de la toma. Uno de los últimos días del acampe, cuando ninguno de los allí presentes pensaba que días después ese mismo lugar iba a estar lleno de infantería dispuesta a desatar una feroz represión, unos músicos que tenían un estudio de grabación se acercaron a la plaza seca y ofrecieron grabar la pista con las voces de los protagonistas.

Así como los malabaristas de la toma podían ser encontrados en los semáforos de los alrededores, y los actores y actrices en cuanta varieté del under, los músicos se llevaban sus guitarras al subte para pasar la gorra. Es por eso que muchas personas, que quizás no agarraban un volante, tuvieron la oportunidad de escuchar este Bella Ciao alberdino mientras viajaban a sus trabajos o volvían a sus casas y de esta forma enterarse de lo que estaba pasando en el centro cultural.

Cuando le preguntamos al músico que nos recordó estas pequeñas historias de la canción, qué opinaba sobre “La casa de papel” y la nueva popularización del Bella Ciao, nos comentó que vio la serie porque le habían dicho que “cantaban la canción de la sala”. Él tenía la esperanza de encontrarse con una serie que haga mérito al origen revolucionario de la canción pero se encontró con la historia de un par de ladrones que sólo cantaban la canción y hablaban de “resistencia” pero sin ningún vínculo con la historia que arrastra esta melodía. “Creo que con humildad puedo decir que nosotros le hicimos un mejor homenaje con nuestra lucha y nuestra consecuencia que esta serie”.

Al día de hoy los cuatro procesados por la toma ya no tienen causas y cumplieron con las horas de trabajo público que debían hacer. Por otro lado, los tres policías procesados y llevados a juicio oral y público por tirar balas de plomo durante la represión, con el cargo “triple tentativa de homicidio agravado por ser miembros de una fuerza policial” se encuentran libres y sin cumplir condena.

Sólo uno de ellos, Gabriel Pereira de la Rosa, a quién se lo ve disparando, fue condenado, pero a sólo a dos años y con libertad.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba