02/04/2018

Rastas cortadas a cuchillo: modalidad policial-judicial rosarina


Jóvenes y organizaciones sociales rosarinas vienen organizando una concentración este martes ante los Tribunales provinciales, para exigir el fin de lo que consideran una persecución a los jóvenes de barrios populares, que incluyen vejámenes y torturas reiteradas en las comisarías de la ciudad. Ese día, ocho policías de la seccional 14 tienen audiencia imputativa por estar involucrados en el “corte a cuchillo” de las rastas de jóvenes detenidos sin otro motivo más que su aspecto, el pasado 23 de marzo, al mejor estilo de los agentes de la dictadura de Onganía. Por corresponsal popular, desde Rosario / Foto y video: Rosario3.


La “chinche” Medina es un reconocido vecino activista por las garantías personales de los jóvenes, promotor de la citada concentración y padre de uno de los vejados en la comisaría 14. Este sábado 31 de marzo policías de la comisaría tercera se apersonaron en su casa a las 16, mostrándoles una foto de su hijo para que lo identifiquen, aparentemente herido de muerte, supuestamente en situación de haber intentado robar una moto con otro joven. Sólo tras reconocerlo, los policías dicen que creen que en realidad no está muerto. Al pedir que le digan en qué comisaría se encontraba su hijo, le responden primero que no saben y luego que creen que está en la novena. Y ante la pregunta de dónde queda esa seccional, le contestan que no saben.

Hubo una acción policial y acciones amenazantes.

Recién a las 21 horas lograrán ubicar a su hijo y al llegar a la comisaría novena le dirán que “se trató de un error”, que no hubo ningún robo de moto. Medina afirma que a pesar de ello le dijeron que “no liberarían a su hijo Santiago hasta que le saquen fotos, cuando llegara el fotógrafo correspondiente, que además no sabían cuándo llegaría a la comisaría”. Ante ello se comunica con el fiscal Simino, de esa seccional, pero el fiscal respalda plenamente la actuación irregularde la policía.

Siguiendo su peregrinaje, Medina hablará con la Defensoría de la ciudad y con ellos con el fiscal de turno Apanovich. Allí sigue la tragicomedia de enredos, al afirmar Apanovich que efectivamente debían liberar de inmediato a Santiago y su compañero Lucho, pero que él no intervendría por encima del fiscal Simino, a pesar de reconocer que siendo fiscal de turno tenía la potestad para ordenar su liberación.

Finalmente liberaron a Lucho y Santiago a las 24 horas.

La vuelta a casa no fue no obstante como para olvidar los pesares del día. Medina remata los hechos denunciando que el 24 de marzo les reventaron la puerta del domicilio desconocidos, y que al llamar primero al fiscal Ramiro Guevara, luego al 911 y finalmente a la seccional tercera, le respondieron todos que no podían hacer nada. Y desde el día siguiente tienen un amenazante patrullero todas las noches estacionado con precisión ante su casa.

Foto de tapa: Las marcas de los golpes a Sasha y los dos agentes detenidos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba