08/04/2018

El mejor alumno

Siguiendo la línea impuesta por la administración Macri, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, ya inició su propio plan de ajuste sobre los trabajadores del Estado. El anteproyecto enviado esta semana a ATE y UPCN ofrece un 70% del básico y en cuotas a aquellos agentes que adhieran al retiro voluntario. La intención de Weretilneck es reducir en dos tercios la planta del Estado. Por En estos Días.

El plan de retiros del Estado elaborado por el Gobierno de Juntos Somos Río Negro es analizado por los gremios, pero UPCN ya expresó su rechazo con fuertes críticas.

En el anteproyecto, que el Ejecutivo se apresta a enviar a la Legislatura, se fija un adelanto al contado en el momento de adherirse al régimen y un monto restante en cuotas iguales y consecutivas. De la antigüedad de cada trabajador dependerá la liquidación final.

La iniciativa rionegrina contempla tres modalidades diferentes: un “plan de retiro voluntario”, un “plan de retiro anticipado” y un “plan de retiro para agentes mayores”, e involucra a los trabajadores incluidos en las leyes 1844 y 1904 (profesionales de la salud) de los tres poderes del Estado provincial, sus reparticiones u organismos centralizados, descentralizados, entes autárquicos, empresas del Estado rionegrino, Tribunal de Cuentas y Fiscalía de Estado.

Podrán optar por el retiro aquellos trabajadores de planta permanente que hayan ingresado al Estado provincial con anterioridad al 1 de enero de 2016.

Pero los gremios ponen la lupa especialmente sobre el plan de retiros dirigido a los agentes que aún no tienen la edad para ingresar al sistema previsional, y que refleja, además, el pedido expreso del presidente Mauricio Macri.

La intención de Weretilneck es reducir en dos tercios la planta del Estado. Tal como lo estipula el anteproyecto, el Gobierno solo podrá incorporar un agente por cada tres que se retiren. Todo lo cual se traduce en achicar la administración provincial para equilibrar el déficit, sin un estudio de impacto sobre el crecimiento demográfico y la necesidad de los servicios del Estado en este sentido.

Aquellos que se acojan al sistema de retiro voluntario además no podrán volver a trabajar en la administración pública como funcionarios o empleados, ni tampoco como prestadores de servicios tercerizados bajo contrato de locación por el término de diez años.

A modo de ejemplo, una simulación realizada por la Mesa Directiva de UPCN, muestra que un agente estatal con 10 años de antigüedad, encuadrado en la categoría 12 de la ley 1844 y con un sueldo neto de 16.450 pesos por mes, recibirá al retirarse una indemnización de 63.660 pesos, y el saldo en 16 cuotas de 15915 pesos, sin actualizaciones por paritarias, salario familiar ni aportes previsionales.

Este cálculo se realiza sobre el 70% del salario percibido, más la antigüedad, aproximadamente 4.400 pesos para el caso analizado.

Siempre tomando como referencia los sueldos de los trabajadores de la ley 1844, el 70% del neto teórico para la categoría 1 (la más baja) sería de 13.684 pesos, y la más alta (18) de 23.934 pesos. De aprobarse el proyecto, estos serán los importes sobre los cuales deberán calcularse las indemnizaciones.

El régimen de retiro voluntario que ofreció la provincia es igual al nacional en cuanto al número de cuotas. Este estipula que quienes tengan entre 2 y 4 años de antigüedad no cobrarán indemnización y sólo recibirán 6 sueldos. Quienes tengan entre 4 y 6 años de antigüedad, cobrarán 2 sueldos como indemnización y 8 cuotas consecutivas.

Aquellos agentes que tengan entre 6 y 8 años de antigüedad recibirán 3 y 12 cuotas respectivamente; para los que tengan entre 8 y 10 años de trabajo en el Estado provincial serán 4 y 16 cuotas; mientras que los que superen los 10 años de antigüedad obtendrán 6 y 24 cuotas, según el caso.

Para los retiros anticipados y de agentes mayores, el plan prevé en su escala de indemnizaciones un máximo de 12 sueldos al momento del retiro y hasta 36 cuotas consecutivas, siempre sobre el mismo cálculo: 70% de la remuneración neta mensual, sin aguinaldo, salario familiar ni horas extras.

En la argumentación del proyecto del Gobierno, dado a difusión por la Mesa Directiva de UPCN previo a su ingreso a la Legislatura, se acude al eufemismo de “modernización tecnológica” para no mencionar la palabra “ajuste”, mucho más precisa, y se alude a presuntos deseos atribuidos a los propios empleados “que se han dado cuenta de que sus intereses y preferencias se encaminan por un carril distinto” (vale decir, que estarían felices de abandonar sus trabajos) y eso “colisiona con el Compromiso Federal para la Modernización del Estado”.

Por supuesto, nunca se mencionan los crecientes niveles de desempleo ni de recesión de la actividad privada.

Sin alternativas, crecerá el desempleo

Arrastrada por la baja en la producción y comercialización de la industria minera (con base en los hidrocarburos), la región patagónica fue la que registró una mayor caída del empleo formal durante 2017.

En Río Negro, además, la crisis fruti hortícola, víctima de las condiciones del mercado interno y el abandono del Estado ayudó a profundizar el magro desempeño, completando una pérdida del 2,7% del trabajo registrado en términos interanuales 2016/2017.

Caída del empleo privado registrado en Río Negro (Fuente: Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social)

Pero los tiempos políticos cambian, y en ese escenario es curioso que el propio gobernador Weretilneck haya sido el principal promotor de los ingresos de agentes al mismo Estado que hoy quiere reducir.

Por ejemplo, durante el primer semestre de 2017 se registraron 7 ingresos por día hábil a la administración provincial, que se sumaron a los 56.580 empleados que ya había a fines de 2016. Cuando el gobernador inició su gestión a fines de 2011 los agentes estatales totalizaban 47.322.

Este año, también el titular de la Asociación Personal Empleados Legislativos (APEL), Alejandro Gatica, le recordó al Presidente de la Legislatura, Pedro Pesatti, que aún está pendiente el pase a planta de los trabajadores de ese Poder y de los organismos descentralizados.

No obstante, Río Negro se encuentra en el registro de la media nacional, con una incidencia del 22% del empleo público sobre la población económicamente activa. Es además la provincia con menor porcentaje de empleados públicos de la Patagonia, con un 22%, contra el 29% de Tierra del Fuego, el 31% de Neuquén o el 41% de Santa Cruz, de acuerdo a datos del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Nación dio a conocer su plan de retiros la semana pasada y Río Negro será una de las primeras provincias en sumarse.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba