08/03/2008

Mujeres inmigrantes, mujeres invisibles

migraT.jpg
La semana pasada, en La Casa del Encuentro, se llevó a cabo una charla de reflexión respecto de la realidad que viven mujeres inmigrantes y/o en situación de prostitución en España. Dicha actividad estuvo a cargo de Flavia González Saura, trabajadora social y responsable de la Asociación ValorArte (AVA), que realiza tareas de prevención de VIH-SIDA-ITS para colectivos vulnerables, entre otras cosas. Flavia describió una realidad muchas veces desconocida y ocultada sobre la mujer inmigrante: su vida, sus sueños, su lucha por sobrevivir en un mundo nuevo, distinto, lejos de sus seres queridos, solas y olvidadas por gobiernos propios y foráneos.


Por estos días España ya se encuentra a poco de realizar las elecciones generales para elegir nuevo Presidente. El 9 de marzo se sabrá quien estará al frente del Gobierno, y dentro de un paquete de temas importante hay uno para nada menor que deberá resolver: la situación de los inmigrantes.

Los candidatos vierten sus propuestas por todos los medios. Así es que, en un debate televisivo el candidato del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy miró a la cámara y sin ningún empacho dijo con respecto a los inmigrantes: “Importamos delincuentes” .

Por su parte el candiadato y actual Presidente del Gobiero por el Partido Socialista(PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, lo acusó -con razón- de xenófobo, al decir “ustedes quieren hacer firmar a los inmigrantes un papel en el que se declaren delincuentes potenciales”, en referencia a la creación de un contrato de integración, que obligaría a los extranjeros a respetar las leyes, principios, valores y costumbres españolas. Pero su propuesta tampoco es muy alentadora, si exige a rajatabla el cumplimiento de la ley en la lucha contra la inmigración clandestina.

Pero nada se dice en los medios de muchas realidades, de muchas vidas que fueron con el ideal de un bienestar y ahora están sufriendo las peores penurias. Nada se dice de las mujeres, población inmigrante mayoritaria. Cómo vive, como se enfrenta a trabas burocráticas para poder establecerse, y a la falta de políticas de acogimiento.

La semana pasada, Flavia González Saura, una trabajadora social argentina que reside y trabaja en España, brindó una charla en el espacio feminista social y cultural La Casa del Encuentro, donde ahondó sobre la problemática de las mujeres migrantes y en situación de prostitución y analizó las razones por las cuales se dan estas agobiantes situaciones.

Mujeres inmigrantes, mujeres incansables, mujeres invisibles

Con estas tres palabras es como considero que está la mujer hoy por hoy en España. Desde hace un tiempo a esta parte, la inmigración se fue feminizando, ya no va la mujer detrás del hombre , sino que es la mujer la que toma la decisión y migra. Las razones, primero por un desplazamiento producido estructuralmente por la patri localia. Es decir, aunque esto ha ido cambiando paulatinamente, hay una cierta corriente que va hacia donde va el marido, o el hijo mayor, o el padre. El hombre viajaba, primero trabajaba, trataba de hacer base y luego por reagrupar la familia mandaba a buscar a su esposa e hijos. La mujer llega a España y tiene permiso de residencia, no de trabajar, pero llega allá y se da cuenta que su esposo tiene otra familia, y esta mujer queda sola con los hijos, sin ninguna posibilidad y ahí empieza su derrotero, no tiene con que volver. Por seguir esa normativa de donde va el marido va ella, su vida se desarma completamente y empieza a ser forzadamente cabeza de familia.

Otra razón es por una migración económica debido a las economías sumergidas, sobre todo en Latinoamérica, África y Europa del Este, se decide migrar. Y por último por una migración con status desvalorizado en la sociedad de origen. Hay muchas mujeres que están en España sobre todo de América Latina que son madres solteras, cabeza de familia, único sostén. O por ejemplo mujeres que deciden realizarse profesionalmente porque en América está aun hoy desvalorizada la situación de la mujer que decide tener un hijo sola, o que está divorciada, separada, o sola. También muchas mujeres que somos lesbianas vamos allá y vives una vida absolutamente distinta de lo que puedas vivir aquí. Aquí vivo incómoda. No tanto de Argentina, pero de países como Colombia hay mucho y mucha exiliada, han pedido asilo y ayuda por persecución que sufren por su condición de gay o lesbiana.

El proceso migratorio

Es un deseo familiar pero generalmente la mujer toma la decisión en solitario. Sabe que su familia esta sumergida, pero decide hacer una “patriada” y dicen “me voy para poder mantener a mi familia”. Familia que se extiende a su madre, hermanos, familiares enfermos, también se hacen cargo. La decisión la toma sola, influenciada por ese entorno, pero solas.

También hay un aliento sobredimensionado del exterior. Las amistades que tienen en España, esas personas al volver de paseo a su país de origen cuentan que viven bien, que trabajan en una oficina. He tenido compañeras de piso de Cuba que allí han sido directoras de escuelas y van a España y trabajan por hora limpiando, pero a su país llega la noticia de que ellas están trabajando en oficinas. Entonces claro los que están en Cuba también se quieren ir a España a trabajar, lo que no saben es que esa mujer trabaja 20 horas, que tiene 3 trabajos, que gana 800 euros entre 3 trabajos y trabaja de lunes a lunes. Y la remesa que manda a Cuba que es su país de origen son 600 euros todos los meses, entonces ella vive con 200. Pero claro manda una idea tal, que todo el tiempo tiene que conseguir un trabajo para una prima que quiere venir, luego para la hermana mas pequeña, y va viniendo gente con una idea que no es real.

Otro tema es el alto endeudamiento. Para ir a España muchas mujeres piden dinero prestado, o los padres les prestan el dinero, o toda la familia hace una vaquita para que esa persona vaya. Entonces la mujer llega a España a trabajar de lo que sea para pagar ese dinero. La mujer en este proceso es una caja de dinero. Dinero para mandar, dinero para pagar, pero la situación de ella sólo la vive ella. Para el país de origen es “fulanita fue para allá y estamos esperando porque nos va a mandar dinero”. Van a allá y son un número, cuando lo son, porque muchas ni siquiera están registradas. Entonces siempre es la que introduce el dinero, la que da la posibilidad de enviar la remesa.

La sociedad que te recibe sí que tiene muchas cosas positivas, pero ya creen que tu cuerpo no es más tu cuerpo, que tu alma ya no es más tu alma, y que todo tiene que ser dado porque como vas a un país nuevo, tienes que amoldarte y es tu deber amoldarte. Y todo el proceso hazlo tú solo, porque nadie piensa por ti.

Las mujeres migrantes se da en un franja entre 20 y 55 años, que es algo que a mí me llama la atención y yo digo tienes que estar muy mal en tu país de origen para viajar ilegal con 55, 60 años. Y esto hace ver también a las economías sumergidas, por ejemplo el 5 por cieto de las mujeres en situación de prostitución que hay en España son argentinas y en España hay 500.000 mujeres en situación de prostitución, el 90 por ciento son inmigrantes. El 50 por ciento se encuentra en situación irregular, o sea que no tienen los papeles.

El nivel medio de educación

Las mujeres migrantes que viajan, la mayoría tienen por lo menos el secundario hecho y esto se desvaloriza completamente en el país de acogida, porque creen que vamos todas sin saber leer ni escribir, pero hay mujeres que saben 3 o 4 idiomas, hay mujeres que tienen su carrera universitaria terminada y para homologar un titulo tardan 2 años , y quizás aquí el título es superior al de ahí. Y tienes que pagar tasas, pagar esto, esperar y rendir exámenes. Y el mercado laboral para las mujeres migrantes es de baja cualificación y precario.

Tendencia asimilacionista de la sociedad

Cuando vas a trabajar de interna por ejemplo, Cruz Roja o Caritas te ofrecen un taller de cocina, pero la mujer migrante ya sabe cocinar, y sin embargo contestan , “sí, pero cómo guisas el cordero”. Te dan la receta de cómo guisar, pero no te dan un taller para informática o para poder usar el contaplus, que es la parte de administración para que puedas trabajar en oficinas. Lo primero es cuidar ancianos, como limpiar a un anciano.

El sistema educativo sanitario

¿Cómo accede la mujer al sistema educativo si tiene que trabajar 20 horas? Si por ahí está en situación de interna, que trabaja en una casa y no le dejan salir ningún día, ni siquiera los domingos y mucho menos al sistema sanitario podes acceder. Te dicen “aunque estés ilegal puedes acceder al servicio médico”. Es mentira. Podes acceder si vas con el apéndice en la mano, si te estas muriendo, si estas doblada, si te tirotearon por ahí. O sea si es una situación de extrema emergencia, pero sino. O pagas. Una consulta médica común y corriente cuesta entre 80 y 100 euros.
Foto de Alberto Amórtegui

Falta de adaptación de las instituciones y de la población en general a las diferencias culturales de la población que emigra

Esto es vital. Por ejemplo, fue una mujer boliviana a España y estaba esperando un bebé. La mujer vivía en el campo en Bolivia. Ella estaba en una situación muy terrible y fue a trabajar de interna España, pero su situación no había variado mucho. Cuando va a tener familia la querían acostar por todos los medios en la camilla. Y ella no quería, se resistía y decía que no y no. Ella tuvo si hijo en cuclillas, se bajó de la camilla, se agachó y ahí lo tuvo, porque ya estaba partida del dolor. Entonces no se vio como algo cultural, sino como “mira esta mujer ignorante que ha tenido a su hijo en cuclillas, con todo lo bueno que tenemos”. Pero esa tendencia a no preguntar qué necesita el otro, qué quiere, cómo está, qué le pasa, eso es generalizado. Sobre todo para los que trabajamos en el área social. Vemos muy pocos trabajadores sociales o mediadores o educadores sociales o psicólogos que trabajamos con estos colectivos que se acerquen a decir que tal como están, necesitas algo, que tal tu familia, hablaste con ellos, acercarse.

El desconocimiento de la lengua

En el servicio sanitario estaba una chica marroquí delante de mí esperando que la atiendan y la funcionaria le decía “no entiendo y no entiendo y no voy a estar contigo hablando todo el día”. Claro la mujer le hablaba en árabe. Era sencillo, si estaba ahí era porque quería ir al médico, era mirar la tarjeta sanitaria, darle la cita y nada más. Pero hay algo más, el servicio sanitario, como el educativo o toda función del Estado, debe tener traductores, pero ¿saben cuál es el único idioma que tiene traductores? El inglés. Hablan inglés los que ellos llaman extranjeros: Alemania, Francia, Inglaterra. Inmigrantes no. Entonces ¿quién va a hablar mámbara, o zulú, como hablan muchas comunidades de África, o árabe? Nadie.

Otro ejemplo, dos mujeres ecuatorianas que sufrían violencia, se les hace una entrevista para un medio. Porque esto funciona así: llaman a la Asociación donde trabajo y piden “conseguime unas mujeres para hacer una notita, porque es el Día de la Mujer”. Y ahí venían los medios y le hacían una nota, pero luego ¡me pedían a mí que les desgrabara lo que esas mujeres habían dicho, porque no lo entendían! Y yo les decía, pero si hablan castellano. Sí, respondían, pero hablan un poco raro. Claro, eran mujeres ecuatorianas, que hacía muy poco que habían llegado y venían del ecuador profundo. Entonces no las entendían.

Falta de políticas de acogida que faciliten información precisa sobre el funcionamiento de las instituciones
Esto es muy vital. No sabes dónde tenés que ir, no sabes dónde regularizar tus cosas, no sabes dónde podes hacer tu tarjeta sanitaria. Siempre la mujer migrante tiene que rogar que enfrente tenga a alguien que quiera informarle bien. Imagínate en Madrid, 20.000 centros de salud, sin la información precisa, y andan como maleta de loco visitando todos, porque no saben cuál les corresponde, y no pueden ir a otro. Y quien tiene tiempo, cuando no tenés garantizado dónde dormir, qué comer, cuando tus hijos están esperando en tu país que le mandes el dinero, cuando estas encerrada en un club de prostitución en situación de esclavitud.

En que trabajan

Esta frase es la que se usa allí “las inmigrantes tienden a trabajar en determinados puestos”. Esto es mentira y esto lo usa toda la administración pública en todos los informes respecto a en que trabajan los inmigrantes y es mentira, porque no es que tienden a trabajar, se los ubica en tareas que la comunidad autóctona no quiere hacer. Entonces la mujer inmigrante hace las peores cosas: 6 de cada 10 mujeres inmigrantes latinas sobre todo trabajan en el servicio doméstico, que es una forma de violencia de género. Las empleadas de hogar en su gran mayoría casi el 60 por ciento son de origen latino. Ni qué hablar las mujeres que están como internas. Siempre en España es muy común ver mujeres latinas cuidando niños, paseando ancianos.

asia.jpg

La precariedad laboral es absoluta. Si es interna la explotación es un hecho. Hay mujeres que dicen “yo a mi padre le debía 1000 euros porque me vine aquí y él me prestó el dinero. Pero yo he trabajado interna por suerte y en 4 meses se lo he podido pagar”. Esa mujer cobra como interna 500 euros al mes. Casa y comida y no tiene ningún día libre para salir. Y no tiene papeles porque ni ahí que piensan en hacérselo. Como el caso de una mujer del Paraguay que tiene 40 años, y que cuando tenía 15 años se la llevaron a España un matrimonio de médicos españoles que andaban de tour por Argentina, Brasil, y Paraguay, para criar a su hijo pequeño. La mujer estuvo en esa casa 20 años, interna ahí y jamás le hicieron papeles. Esa mujer nunca accedió a estudiar, nunca accedió a otra forma de vida. Le crió los 4 hijos de la pareja. Luego se va de la casa, porque conoce a un joven español, se va con un joven español que desde el primer día le ha pegado, le ha sacado dientes, le ha roto el maxilar. 25 años viviendo ahí, y saben cómo obtuvo esa mujer su ciudadanía española. Por arraigo, que te lo dan después de 3 años de estar viviendo ahí, es demostrar que estás viviendo ahí. Y ella estuvo con un hombre español, trabajó 20 años en España, tuvo 3 hijos con ese hombre, para excluirlo a él del hogar no hubo forma, jamás él quiso casarse con ella. Y la mujer está sola en la calle y con 3 niños. O sea esa mujer ha sido maltratada desde los 15 años que la sacaron de la selva paraguaya para ir a España, 20 años de situación de esclavitud y ese médico que es reconocido en la provincia de Albacete, “bastante que le ha dado trabajo, bastante que le ha dado un dinero” .

Así como el boom de la construcción en España fue producto de muchísimos varones inmigrantes que trabajaban sin ningún tipo de protección, el tema de las mujeres que trabajan como externas están desamparadas. Viven del pluriempleo, tienen como 4 o 5 casas y a veces más.

La hotelería es otro tipo de esclavitud. Ayudantes de cocina, camarera, trabajan la mayoría en negro y las ves todas quemadas con los ácidos para limpiar las cosas. La situación de ilegalidad lleva a las mujeres a encontrarse en un país donde están solas, no tienen a nadie, donde todas las puertas se cierran si no tienes tu bendita tarjeta. Porque es mentira que se acepta a todas las personas igual. Si no tienes papeles no puedes hacer nada. Y la legalidad parcial quiere decir cuántas mujeres hay que trabajan como internas o externas, aguantan la sumisión más terrible por el bendito contrato que le tienen que hacer al año de estar viviendo ahí. Hay mujeres que ganan 200 o 300 euros por 8, 10, 14 horas de trabajo. Y eso sí que lo saben las autoridades, pero es más fácil presionar al que viene de afuera. En Albacete por ejemplo que es una provincia de España, el alcalde puso una casa para que la pudieran alquilar los inmigrantes. Una casa que tenia de su madre, yo he ido a ver la casa, no pueden vivir ni los perros, pero la nota de que el alcalde donaba una casa salió en todos los periódicos. De afuera muy pintadita, pero adentro no tenía ni retrete, mucha mugre e imposible de habitar.

Esto ha salido publicado en el diario el país “las empleadas de hogar contarán con contrato de trabajo escrito e indefinido”. Yo me reía absolutamente con eso, porque es mentira, el contrato escrito no se lo dan a las empleadas de hogar, porque las tienen engañadas “ya te los voy a hacer” dicen. ¿ Cuál es la razón por la que a una empleada de hogar va a querer un contrato indefinido cuando te están explotando? Solamente para renovar tu tarjeta para poder seguir sirviendo ahí y estar en condiciones legales.
La bolsa de trabajo para inmigrantes. El trabajo en la agricultura lo hacen generalmente mujeres, preferentemente bolivianas, ecuatorianas y peruanas, porque como son pequeñas, trabajan muy rápido, pero ese trabajo casi siempre es en negro y si es que te inscriben la llenada de esa cesta-grande- la están pagando 5 o 6 euros.

Las mujeres inmigrantes cobran un 27 y un 38 por ciento por debajo del sueldo medio respectivamente. No solamente que ya siendo mujeres cobran menos, sino que como inmigrantes cobran mucho menos también. Otras gran mentira es el microcrédito, con esto se negocia en los bancos. En España hay dos tipos de bancos: un banco comercial tipo el Santander y después el oficial, que en esas casas tienen obras sociales, que le tienen que devolver a la gente la confianza que la gente ha puesto en ellos. Entonces sacan estos microcréditos, dicen una oportunidad para las mujeres inmigrantes. Primero cuando se da ese dinero no se estudia verdaderamente que la mujer esté capacitada para gestionar un microcrédito. Se da el dinero, la gente monta un negocio pero luego si nunca ha manejado un negocio ¿cómo hace para sostenerlo? Para pagar todos los servicios y encima devolver el dinero. Entonces casi el 80 por ciento de esos microcréditos fracasan, no llegan a ningún puerto. Porque tienen dinero y no saben cómo manejarlo, ni los preparan con una prueba piloto siquiera para que sea una enseñanza.

Hasta aquí, la primera parte del valioso análisis de Flavia González Saura. La segunda parte describe los mecanismos de la trata de mujeres, niños y niños, flagelo que azota a las migrantes en su mayoría latinas.

Ernestina Arias y Laura Arual


Contacto:

http://asociacionvalorarte.blogspot.com/



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba