16/01/2008

Dana: Trabajadores responsabilizan a la empresa por el ataque de la patota

Foto_Dana2.jpgUn grupo de matones armados con varas y picos atacaron a los trabajadores de la autopartista Dana Spicer en la noche del lunes 14. Los trabajadores responsabilizaron a la empresa y denunciaron una “zona liberada” por parte de policía. Este martes los trabajadores realizaron un acto en el que agradecieron la solidaridad de diversas organizaciones. Se esperan avances en la reunión en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires el viernes al mediodía.


Los trabajadores de Dana mantienen un paro que lleva ya ocho días, con acampe en el portón de la fábrica. El domingo pasado recibieron un fuerte empujón en el festival de solidaridad que se realizó. Unas 600 personas, operarios y vecinos, asistieron desde el mediodía, ocupando parte de la Ruta 8 (ver Video en http://fmtinkunaco.blogspot.com/. En contraste -o quizás por ello mismo, como evaluaban- el lunes por la noche fueron objeto de un salvaje ataque violento de grupos organizados sin identificación.

Varios trabajadores y testigos relataron el accionar de la patota que, por la forma en que actuaron, dio cuenta de estar muy bien organizada, y generó la sensación entre los testigos de que no trataba de una patota común y corriente como las que, cada vez más habitualmente, atacan a los trabajadores. Repentinamente, cerca de las 22 , dos combis y una camioneta de tipo utilitaria se estacionaron cerca del portón. “Fue un ataque coordinado y proyectado”, relataron. Unas 70 personas bajaron encuadrados en filas, distribuidos en dos grupos. Arribaron en un momento en que se realizaba el cambio de turno de los huelguistas que estaban acampando, por lo cual había pocos trabajadores.

Manteniendo la formación, cruzaron la ruta en dos grupos, portando “varas y picos”. Un testigo escuchó unos tiros antes de los primeros golpes. Inmediatamente los dos grupos se abalanzaron sobre los operarios, a quienes se los podía distinguir por sus uniformes uniforme grafa azul con el logo de Dana, y atacaron también a vecinos y militantes solidarios con el paro. Uno de los grupos se dedicó a robar los celulares y los bolsos, así como a destruir las carpas y a tirar la comida. Otro grupo gritaba “váyanse de acá”. Todo sucedió en pocos minutos. “Ninguno era trabajador”, señaló uno de los entrevistados, mientras que otro lo describió con el “pelo muy cortito, tipo policía”.

dana2.jpg
Zona liberada

Los trabajadores denuncian que al momento del ataque la ruta se convirtió en “zona liberada”. Justo antes de la irrupción de la patota, los dos patrulleros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires estacionados todos los días enfrente de la puerta se retiraron de su guardia habitual. Hay fotos que muestran, además, que estos patrulleros no tienen placas delanteras. Asimismo, señalan que varios vehículos de “policías de civil” los vigilan permanentemente.

Para los obreros de Dana todo apunta a una represión financiada por la empresa, con la participación directa o indirecta de la policía. El miércoles pasado, cuando una delegación se movilizaba en un colectivo hacia Plaza de Mayo para la marcha de unificación de los sectores en lucha, fueron interceptados por vehículos policiales. Cuando los demoraron, les informaron a los trabajadores que “ya sabían que iban a Plaza de Mayo y que los tenían que escoltar”. En realidad “la escolta” significó una detención en los hechos y un intento de que no llegaran a horario a la marcha, “por la baja velocidad en que nos hacían movernos”.

“Sabemos que la empresa pone plata a los medios para que no aparezcamos, o a la policía para que nos interrumpan”, aclaró un responsable de la organización de los trabajadores. Hasta hoy los medios masivos de difusión han bloqueado cualquier información sobre el paro.

La violencia represiva del lunes fue denunciada a la Comisaría de Grand Bourg y a la Fiscalía, dependencias UFI 21 y UFI 24, cuyas dependencias quedan a la vuelta del Polo Sanitario de Malvinas Argentinas. Los delegados obreros exigieron el secuestro de las cámaras del circuito interno de Dana, empotradas sobre el portón principal, por las cuales se podrían identificar los atacantes.

A las 16 horas dos trabajadores se dirigieron a los militantes y periodistas sociales que acompañan el acampe. “Estamos de pie gracias al esfuerzo de todos. Estamos convencidos de defender los 60 puestos de trabajo, y vamos a seguir hasta el final. Les pedimos a todas las organizaciones que les den el apoyo a estos 60 “delincuentes”, cuyo delito es pelear por su fuente de trabajo. Hoy en este país es perseguido quien lucha por su fuente de trabajo”. El segundo de los oradores acompañó diciendo: “vamos a seguir garantizando el piquete”. Agregó que “es fundamental llegar a la audiencia con el Ministerio de Trabajo del día viernes”. Cerraron la breve conferencia comunicando que una delegación iría a acompañar a los trabajadores del Casino de Buenos Aires, como han hecho todos estos días.

Los trabajadores de Dana luchan por la reincorporación de los 60 despedidos bajo la consigna “todos adentro o todos afuera; tocan a uno, tocan a todos”.

Video con el relato de la agresión

Notas relacionadas:

 Ver comunicado de los trabajadores

 DANA SPICER: Fábrica paralizada por más de 20 despidos



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba