28/11/2016

En Luján crece la resistencia ante las fumigaciones con agrotóxicos

23414.jpg

EL GOBIERNO MUNICIPAL PERMITE EL INCUMPLIMIENTO DE LA ORDENANZA

En Luján se suceden los casos de fumigaciones con agrotóxicos de los campos sojeros y afines, impactando directamente en la salud de la población y contaminando el ambiente en general. A pesar de que desde 2011 se cuenta con una ordenanza que, aunque limitadamente, protegería a los habitantes del partido, escuelas rurales y cursos de agua de la contaminación generada por la deriva de las pulverizaciones. No obstante, ni la gestión municipal de Luciani y sus funcionarios, ni el Concejo Deliberante, y ni siquiera el Poder Judicial, intervienen en función de los derechos de las mayorías y generan el marco necesario para la violación de los derechos humanos, generando un ecocidio y delitos de lesa humanidad. Hacen caso omiso de las denuncias y no promueven iniciativas de fomento de alternativas productivas basadas en la agroecología, lo cual sí podría alimentar a la población en vez de enfermarla.

En Argentina, las transformaciones que se llevaron adelante a partir de la década de los ´90 en las regiones agrarias, instalaron el uso del paquete biotecnológico donde las semillas transgénicas y el creciente uso de agrotóxicos se convirtieron en las principales estrategias productivas. En este modelo de saqueo del agronegocio, las multinacionales como Monsanto, Syngenta, entre otras, destruyen nuestros lugares de vida y se asocian a la dirigencia política con el fin de acrecentar sus ganancias. Ellos nos venden “progreso” o “desarrollo económico”, y pretenden convencernos de que esta agricultura “alimenta al mundo”, pero lo que nos están imponiendo es una forma de existir que nos enferma, mata, expulsa, y nos quita nuestra posibilidad de vivir de manera sana.

En nuestros territorios, la mayoría de los productores, ya sea porque no conocen las consecuencias o porque persiguen nada más que las ganancias, adoptan este modelo, destruyen la tierra que están produciendo y utilizan los tóxicos que los y nos enferman hasta la muerte. Este modelo ha fomentado el uso indiscriminado de venenos para la “eliminación” de malezas y plagas y que en Argentina significa la fumigación de nuestros campos y pueblos (y todo lo que hay en ellos) con más de 300 millones de litros de agrotóxicos por año, mucho de lo cual terminan en nuestras mesas.

No son pocos los estudios que evidencian los efectos que estos tóxicos tienen sobre nuestra salud. En el 3er Congreso de Médicos de Pueblos Fumigados, se ha expuesto cómo desde pequeños pueblos hasta en poblaciones más amplias de nivel provincial (como en Chaco y en Córdoba) o nacional, la exposición sólo al glifosato nos afecta a la salud ya sea provocando alergias de la piel, problemas respiratorios o gastrointestinales, o generando enfemedades reproductivas con aumentos de abortos espontáneos y malformaciones congénitas, problemas endócrinos como hipotiroidismo, trastornos del desarrollo neurológico y tasas de cáncer que se disparan triplicando las incidencias, prevalencias y mortalidad por enfermedades oncológicas en relación directa a la exposición de agrotóxicos.

Estos no son casos aislados. La fumigación con agrotóxicos es un problema que afecta a todos los habitantes de pueblos que viven en zonas rurales o rur- urbanas y que sistemáticamente son rociados con glifosato, endosulfán, 2-4D entre otros venenos. Incluso las comunidades educativas de las escuelas rurales son un sector terriblemente vulnerado y expuesto a estos químicos y, por lo tanto, a estas enfermedades. En el partido de Luján, sea en Carlos Keen, Open Door, Olivera o casi en cualquier lugar que elijamos, estamos hablando de personas fumigadas con agrotóxicos, de enfermedades, de posibles muertes… pero también de resistencias populares, de organizaciones sociales que comienzan a tomar el tema en sus agendas de luchas.

Y en este contexto, las (ir)responsabilidades políticas son incuestionables. Con este modelo, que nos somete a un genocidio silencioso, se está violando el artículo 41 de la Constitución Nacional Argentina que resguarda nuestro “derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras”, o la Ley de Ambiente (N° 25.675) que obliga al uso del principio precautorio, tomando medidas “cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente”.

En Luján, además, la ordenanza N° 5953 de 2011, prohíbe las fumigaciones áreas y restringe las terrestres a una distancia de 500 metros de áreas urbanas (hay estudios que hablan de un mínimo de 3000 metros para lograr cierta protección). Sin embargo, el Municipio ha ignorado sistemáticamente su responsabilidad en la implementación de esta norma y da vuelta la cara a las denuncias que, año tras año, se suceden por el incumplimiento constante de la misma. Existen alternativas productivas en armonía con la naturaleza y la salud y seguiremos luchando y organizándonos hasta lograr la transformación necesaria.

 Vecinas y vecinos de Luján

 Multisectorial contra el Agronegocio, “La 41”

 Espacio de Lucha Territorial Río Bravo

 Frente Universitario de Luján/MULCS (Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social) Regional Bs As Oeste

 Patria Grande Luján

Contactos de prensa:

 Nadia Sosa: (02323)15-668176

 Matías Martínez (02323)15-623931

 Nicolás Martínez (02323)15-587611

 Guadalupe Meroño (011)15-37569449 guadalupemerono@gmail.com

 Leo Moreno (011)15-63032205

Adhesiones a:

 nicom202000@yahoo.com.ar

 guadalupemerono@gmail.com



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba