06/02/2015

Informe de Periodistas en la red: ” A mi hijo lo mataron, no se suicidó”, asegura Mónica Campoy

Reproducimos:

Este es otro caso que pretenden dejar impune en Mendoza, desde la APDH con ayuda y colaboración del MEDH, estamos ayudando a la familia.

PERIODISTAS EN LA RED

No hay detenidos

“A mi hijo lo mataron, no se suicidó”

San Luis (Pelr) 05-02-14 Mónica Campoy es la madre de Andrés García Campoy, el joven de 20 años que murió tras haber pasado por un control de Gendarmería en Luján de Cuyo, en la provincia de Mendoza. Asegura que a su hijo lo mataron, que no se suicidó como dijeron en un primer momento las fuerzas de seguridad. Pero está preocupada porque el caso que lleva el juez Walter Bento parece estar estancado y a pesar de que la carátula es de homicidio agravado, parece estar paralizada y no hay ningún detenido. Afirma que los dos gendarmes, de 21 y 24 años, fueron vueltos a sus lugares de origen, en Luján, provincia de Buenos Aires y Misiones.

El hecho sucedió en Mendoza el 13 de junio de 2014, pero Mónica se retrotrajo un tiempo atrás, cuando en casa de sus abuelos, Andy encontró una vieja carabina, marca Winchester, del siglo XIX, que era “una pieza de colección”. La hizo valuar y aparentemente -porque no se puede saber con exactitud lo ocurrido- se contactó con alguien para vendérsela, porque tenía un alto precio de mercado. Allí la pericia tiene un ‘agujero’, ya que no han rescatado de su celular con quien estuvo en contacto para venderle el arma.

Aunque vivía en la Cuarta Sección, en el centro de Mendoza, el suceso ocurrió a unos 50 kilómetros de su domicilio, en un control de Gendarmería.

La primera versión es que él se suicidó luego de pronunciar algunas palabras tales como “…mirá lo que tengo para vos”, mientras tiraba un tiro al aire y se lo pegaba en la parte posterior de la oreja derecha. El suicidio con una carabina es, de por sí una tarea compleja, pero parece imposible que pueda realizarse disparándose detrás de la cabeza.

En las pericias que le hicieron no encontraron restos de pólvora y tampoco en el auto, según contó Mónica a Periodistas en la red y “tampoco había sangre” en el vehículo, cosa que suma más intrigas a la causa. Pero para ella “lo mataron afuera” del Peugeot 504 en que circulaba y después “armaron todo” para decir que fue él mismo quien se quitó la vida.

Ya las crónicas de la época publicadas por los diarios Los Andes y MDZ online, ambos de Mendoza, entendían que no era creíble la versión del asesinato, mucho más aún si se tenía en cuenta que el cuerpo apareció tendido en el asiento trasero y el arma a unos dos metros de las manos del joven, según ilustran las fotos que acompañaban esos informes a poco de sucedida la muertes.

La madre de Andy tiene fundada preocupación por la lentitud del proceso y más aún cuando no hay nadie detenido por la muerte de su hijo, que insiste incansablemente: No se suicidó, lo mataron.

La familia García Campoy, si bien son oriundos de Mendoza, viven desde hace años en La Punta y allí se crió Andrés junto a su madre y su hermano Juan.

En la crónica que hizo del suceso MDZol también ponen en duda la primera versión oficial de la Policía Científica, que tuvo a su cargo algunas pericias: “Un párrafo aparte merece el lugar en el que apareció la carabina, unos dos metros a la derecha del auto de Andy, tal como se indica en la imagen. Si el disparo ocurrió -de acuerdo a la versión de los gendarmes- adentro del auto, y las pericias indican que fue con la carabina apoyada a la nuca; ¿cómo llegó el arma al exterior? ¿Una persona se mata y tira la carabina por la ventana dos metros? ¿Si manipularon el arma, por qué nadie lo dijo? Un cono aparece señalando la escena. Si alguien movió el arma, no se entiende porqué. Seguro, Andy no lo hizo”.

Las dudas sobre el proceso

Fuera de grabación Campoy expresó sus dudas sobre la actitud del juez que tiene la causa, porque había averiguado que el magistrado federal Walter Bento suele trabajar asiduamente con la Gendarmería.

Con estos datos, este medio averiguó que Bento, juez federal de Mendoza, había aceptado tramitar el amparo de Supercanal y tuvo protagonismo mediático cuando allanó las oficinas de Cablevisión en Capital Federal asistido por la Gendarmería, lo que derivó en una intervención de la empresa con un coadministrador.

Informe:Gustavo Senn
gustavosenn@gmail.com

A. P. D. H.
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Filial San Luis



1 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
  1. El caso de Andrés García Campoy, a 4 años y sin justicia – ANRed · 2018-07-02 21:46:40
    […] Informe de Periodistas en la red: ” A mi hijo lo mataron, no se suicidó”, asegura Móni… […]


Ir arriba