13/11/2014

Luján: En menos de un año, cuatro inundaciones

3-44.png

Lujan, 12 de noviembre de 2014

COMUNICADO DE PRENSA

En menos de un año, cuatro inundaciones.

Durante la madrugada del miércoles 29 de octubre no fue sencillo el descanso. Luego de la caída de intensas lluvias, centenares de familias sufrieron el flagelo (¡por cuarta vez en un año!) de que sus hogares queden bajo del agua.

La bronca se masticaba cuando nos enteramos de una reunión a puertas cerradas entre representantes del gobierno nacional, provincial y municipal.

No hubo dudas, los vecinos debían ser parte de la discusión.

Casi 100 personas se hicieron presentes en el Municipio y exigieron ser atendidos por las autoridades. Después de un tiempo prolongado, y bastante presión, se logró el cometido de tener una reunión con las tres instancias del Estado.

Dos puntos fueron los centrales de la discusión con los funcionarios públicos:

1) La estrategia de intervención: Las tres anteriores inundaciones fueron muy críticas para las familias afectadas, no sólo por lo que representaron las inundaciones en sí, sino también porque “el protocolo de emergencia” desarrollado por el Municipio, ha demostrado ser ineficiente, ya que propone un solo centro de evacuados (en el Polideportivo Municipal), dejando la atención alimentaria, la distribución de ropa de abrigo, agua y productos de limpieza en los barrios más afectados, en manos de la solidaridad de vecinos y no de la intervención estatal.

Por ello en la reunión se planteó la necesidad de abrir dos centros de evacuados “extra”, en los puntos más afectados por la inundación: uno en el Centro Integrador Comunitario del barrio San Fermín para trabajar con las familias de ese barrio más los vecinos de los barrios Santa Marta, San Jorge y La Loma; y el otro en la Sociedad de Fomento del barrio Padre Varela. La apertura de estos centros permitiría un trabajo en los lugares más críticos, comprendiendo que la mayor cantidad de familias afectadas no salen de la cercanía de sus hogares (se auto evacúan), al mismo tiempo que el trabajo de intervención se apuntalaría con la colaboración de las mismas familias afectadas por la inundación. Además, se exigió que las Salas de Primeros

Auxilios de los barrios y localidades afectados permanezcan abiertas 24 hs, con el equipo médico necesario, lo cual fue aceptado por las autoridades estatales.

2) Trabajo sobre las causas de las inundaciones: acordar una reunión con autoridades nacionales, provinciales y municipales para trabajar sobre las necesidades urgentes de planificación e intervención sobre las causas de las inundaciones y no sus efectos directos (relocalización consensuada de las familias que viven en orillas del Río Luján y arroyos aledaños; obras de infraestructura para los barrios anegados debido a la falta de las mismas; intervención sobre la problemática de los negocios privados que afectan a la cuenca del rio y dan como resultado las inundaciones cada vez más frecuentes). Se acordó, para el tratamiento de estos puntos, una reunión para el día lunes 3 de noviembre a las 14 hs.

Luego de la reunión, comenzó el complejo y arduo trabajo para poner en pie los centros de evacuados en cuestión. Ambos estuvieron organizados por familias afectadas, vecinos que se solidarizaron para el trabajo, y organizaciones que se pusieron a disposición de las familias desde las primeras horas. Destacamos fuertemente que las familias afectadas canalizaron su indignación en el trabajo solidario para con otras familias, a pesar de haberlo perdido todo en algunos casos, lo que potenció del resto de los voluntarios.

El trabajo en los centros de evacuados se prolongó hasta el domingo 9 de noviembre, día en que las últimas familias emprendieron la triste vuelta a sus hogares, en algunos casos devastados por el agua. Durante los días de trabajo en los centros de evacuados, que fueron 12 intensas jornadas, se llegó a cocinar por comida 2200 raciones, es decir que esa cantidad de personas fueron asistidas diariamente a partir de la intervención en los mencionados centros. Por ejemplo, en el Padre Varela, se auto organizaron 5 ollas populares en distintas partes del barrio, y además se repartieron alimentos, agua y artículos de limpieza para cientos de vecinos.

Lo que el agua no se llevó.

Las situaciones de crisis hacen que las comunidades pongan a prueba los lazos más básicos del entramado social. Después de esta cuarta inundación puede afirmarse que la solidaridad y el compromiso social de la población de Luján son enormes. Es imposible enumerar la cantidad de vecinos que pusieron a disposición bienes personales, tiempo de trabajo, vehículos y acompañamiento cotidiano para la atención de las familias afectadas y el reclamo a las autoridades estatales.

También debe decirse que, si bien la preocupación central fue la atención de las familias afectadas por las inundaciones, la mirada de la comunidad en su conjunto pudo centrarse en las causas sociales y urbanas de las inundaciones en la cuenca del Río Luján, y en la necesidad de una intervención planificada del Estado para revertir esta situación.

La inescrupulosa, ilegal y no poco rentable proliferación de barrios privados en los alrededores del río; la existencia de canales clandestinos que cuidan

los enormes negocios de los pocos dueños de campos sembrados con monocultivos de soja destinados a darle de comer a los cerdos en China; la inexistencia de un plan de obras que contemple la edificación de viviendas para las familias que habitan las zonas costeras del río y arroyos, así como la ausencia de planificación de obras para los barrios completamente abandonados; pasaron a situarse en el centro del debate público de nuestra ciudad.

Haber identificado a los verdaderos culpables de esta situación, encontrar un pliego de demandas que debe orientar el trabajo inmediato de funcionarios públicos en los distintos niveles del Estado, al mismo tiempo que comprender que la participación real y efectiva de la comunidad debe ser el motor de la transformación de esta situación profundamente injusta, son los saldos positivos que, a nuestro modo de ver, tuvo esta trágica inundación.

Párrafo aparte merecen las bochornosas declaraciones del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien en el momento más crítico se dedicó a auto alabar las obras (¡absolutamente ineficientes!) de su gestión sobre la cuenca (hablamos de millones y millones de pesos tirados en desmontar la ribera del Río, provocando el efecto inverso al planteado), y buscó sacar rédito político enfrentándose a su contrincante público, el magante de los barrios cerrados del delta, Sergio Massa. Tampoco pueden ser dejadas al pasar las expresiones públicas de Intendente Oscar Luciani, más preocupado por no distanciarse de las declaraciones de sus superiores, que por defender los intereses de los habitantes de Luján que confiaron en su gestión. Ni hablar del Gobierno Nacional, que interviene desde una política de subsidios post inundación, pero que no dice ni una palabra del impacto ambiental negativo del modelo de agronegocio que promueve, ya sea por los canales clandestinos, como por la poca capacidad de absorción de los campos debido al monocultivo y la siembra directa.


El tránsito de la solidaridad a un nuevo modelo de vida para todo Luján.

Como ya se ha señalado, fue fundamental la participación de la comunidad, tanto para paliar la crítica situación de las familias afectadas, como para imponer la agenda de las necesidades de las mayorías de nuestra ciudad.

La expresión más cabal de ello fue la manifestación que se realizó el día lunes 3 de noviembre en las puertas del Palacio Municipal, que congregó a más de 300 personas, en medio de un diluvio que “retenía” en sus hogares a centenares de vecinos comprometidos, ya que el agua volvía a entrar en aquellos.

Durante el fin de semana se habían realizado asambleas en los centros de evacuados, y en distintos barrios afectados por las inundaciones y el temporal, donde se eligieron delegados para la reunión que se tendría con las autoridades nacionales, provinciales y municipales, el día lunes. Esto abonó a llegar con un pliego de demandas claro y conciso, al mismo tiempo que posibilitó la articulación con vecinos de otras zonas afectadas por las lluvias.

Fueron parte de la delegación que ingresó al Municipio, vecinos de los barrios San Fermín, San Jorge, Santa Marta, Padre Varela, Parque Lasa, Los Laureles, Villa del Parque, Lanusse, Olivera, de la calle Francia en la zona de La Terminal, y una docente de la escuela del barrio El Quinto.

El resultado de esa reunión, que se extendió durante aproximadamente 4 horas y media, fue un compromiso firmado por las autoridades presentes (se anexa en adjunto).

Los puntos centrales del acuerdo alcanzado comprendieron una reunión para el día siguiente con el Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación Germán Nivello (de quien dependen las obras de construcción de viviendas en todo el país), una reunión con responsables provinciales para el comienzo de obras en los barrios anegados, una reunión con responsables de la esfera educativa para reafirmar la necesidad de obras en las escuelas que se encuentran literalmente en ruinas y fueron afectadas por la inundación, y un compromiso de atención directa material y en cuanto a salud, sin mediaciones espúreas, para las familias afectadas. Además, se han comprometido las autoridades municipales a “realizar una inspección” del predio del Sindicato de Peones de Taxi “Néstor Carlos Kirchner” como posible causal de las inundaciones en el Padre Varela.

Si bien la agenda de trabajo y reuniones se sigue desarrollando en estos días, es importante destacar que la reunión llevada a cabo el día martes 4 de noviembre con el Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, de la que participaron vecinos de las zonas más afectadas (Olivera,

Padre Varela y un delegado en representación de los barrios San Jorge, San Fermín y Santa Marta), al tiempo que contó también con la presencia de representantes del gobierno provincial y el Intendente de Luján, tuvo un saldo positivo en términos de promesas y compromisos asumidos. Desde la mencionada dependencia nacional, se comprometieron a aportar los fondos necesarios para la relocalización de las familias que habitan en zonas inundables y que así lo deseen, en tanto y en cuanto el Municipio comprometa las tierras necesarias para la reubicación de estas familias. Estos compromisos deben ser cumplidos, y para que así sea debemos mantenernos movilizados en las calles.

Por lo mencionado hasta aquí, quienes firmamos el presente comunicado, entendemos que las tareas por delante son vitales para la atención de las necesidades de las familias trabajadoras de Luján que hace décadas ven postergados sus derechos más elementales. Es más que claro que la gestión del actual Intendente deberá realizar todos los trabajos que no priorizó en estos 3 años de gestión, poniendo por delante los intereses de la gran mayoría de los lujanenses.

Sabemos que la discusión acerca del acceso a la tierra en Luján es el Talón de Aquiles de este sistema capitalista injusto y lucrativo que impacta en la cotidianeidad de nuestro distrito, edificado claramente por los sectores enriquecidos, por eso hemos discutido hasta la coma del proyecto de Código de Ordenamiento Urbano que todavía sigue en tratamiento, por eso hemos presentado un proyecto de ordenanza para la creación de un Banco de Tierras Municipal, por eso nos hemos puesto al servicio del trabajo codo a codo con los vecinos afectados.

¿Y ahora, qué?

Ha bajado el agua del río, y las primeras planas de los portales de noticias han cambiado de tema, no nos enteraremos por estos medios, por ejemplo, que en varios barrios no se han hecho aún las tareas de desratización y fumigación de mosquitos, tan necesarias y urgentes, ni que aún no se hayan hecho análisis de potabilidad del agua de pozos y también de red en los barrios y localidades afectadas, mientras se ha dejado de distribuir agua potable de manera gratuita. Tal vez no salga en ningún medio masivo que muchos de los afectados perdieron sus trabajos o estuvieron casi dos semanas sin poder ir a trabajar, y por ende no han percibido salario alguno.

Sin embargo, entendemos fundamental seguir organizados y exigiendo que desde las distintas esferas del Estado se lleven adelante las gestiones para que existan cambios de fondo en Luján. Con el mismo ímpetu y fortaleza con el que trabajamos durante las inundaciones, estaremos alertas para que los funcionarios no borren con el codo lo que firmaron durante esos días, cosa a lo que nos tienen acostumbrados.

Solo podremos construir un partido de Luján más justo con la plena participación de sus habitantes, y con la claridad de pelear por los intereses de los vecinos y vecinas que aportan con su trabajo día a día a construir una realidad diferente. Con ellos, nuestro compromiso profundo, con ellos, nuestra actividad cotidiana.

Entendemos muy necesario organizarnos entre todos los vecinos y vecinas para dar continuidad a las exigencias planteadas, ya que de promesas seguimos inundados. Es por eso que no sólo redoblaremos la apuesta de nuestra participación como organizaciones populares, sino que también convocamos a todo el pueblo a continuar tomando el tema en sus manos, como lo venimos haciendo, ya que entendemos que no podemos aceptar ni una inundación más en Luján. La solución está en manos del pueblo.

Firmas:

PATRIA GRANDE LUJÁN ““ FUL – MULCS (FRENTE UNIVERSITARIO LUJÁN – MOVIMIENTO POR LA UNIDAD LATINOAMERICANA Y EL CAMBIO SOCIAL) – CTD ANIBAL VERÓN LUJÁN ““ MPR QUEBRACHO LUJÁN- CTA AUTONOMA LUJÁN

Contactos de prensa:

Marilyn Cataldo: 011 6474 5476

Andres Duhour: 2323641752

Leonardo Moreno: 11 63032205

Juan Acoto – 2323603721

Acta Firmada por los funcionarios:

1-174.png

2-79.png

*Mail de prensa:* oeste.prensa@gmail.com



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba