30/03/2014

Análisis de la Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos de los hechos sucedidos en Rosario

Difundimos:

BARRIO AZCUÉNAGA: PREMEDITACIÓN, ALEVOSÍA, Y PARAPOLICIALES

SE REPITEN LOS HECHOS MIENTRAS LOS FUNCIONARIOS SIGUEN HECHANDO LEÑA
A LA HOGUERA ENCENDIDA POR LOS FACHOS.

No habían pasado 24 horas de la muerte de David Godoy cuando idéntico hecho se produce a unas cuadras de donde fue masacrade aquel pibe.

No obstante la ilicitud criminal de los sucesos, ningún medio considera al linchamiento un crimen e informa de esta manera:

15:00 | jueves, 27 de marzo de 2014 | Rosario3.com

Echesortu: otro caso de vecinos que descargan su furia contra un ladrón

Fue en Lavalle y Rioja. Dos muchachos en moto asaltaron a una mujer y en su huida chocaron con un taxi. Uno escapó, pero el otro quedó a merced de la furia de varias personas que vieron el hecho. La policía evitó un desenlace fatal.

Un nuevo caso de linchamiento de un supuesto ladrón ocurrió este jueves al mediodía en la zona de Echesortu, a apenas 15 cuadras de donde golpearon hasta provocarle la muerte a un joven de 18 años al que acusaron de asaltar a una muchacha que estaba con su hijita en brazos.Fue en Lavalle y Rioja donde los vecinos rodearon a un muchacho que, según dijeron, con un cómplice le había robado la cartera a una mujer, a la que tiraron al piso.

De acuerdo al relato de testigos, el dúo vio interrumpida su huida cuando la moto en la que iban chocó con un taxi que justo pasaba por el lugar. Uno volvió a subirse al rodado, exhibió un arma como amenaza, y escapó. Al otro lo golpearon con fiereza, pero la policía pudo frenar lo que pintaba para convertirse en un caso similar al de barrio Azcuénaga.

Un joven empleado que regresaba de su trabajo observó la escena del robo y alertó a otros transeúntes. “Decidí dar la vuelta a la manzana para ver si la señora que habían asaltado necesitaba ayuda, y al llegar de nuevo a la esquina de Lavalle y Rioja veo que los delincuentes habían chocado contra un taxi”, relató César a Rosario3.com.

“Los vecinos que ya se habían acercado al lugar me dijeron que uno de los delincuentes se levantó del piso y estaba armado”, continuó el testigo del hecho. Y agregó que “ese muchacho se subió a la moto y se fue”, dejando a su compañero tirado en el piso, algo “atontado por el impacto contra el taxi”.

César describió que “entre 20 y 25 vecinos” comenzaron a golpear al joven que había quedado sobre el asfalto. “Un muchacho que venía de trabajar tenía puestos unos borceguíes muy pesados y le dio varias patadas en la cara”, contó. Y añadió que “si no llegaba la policía, lo mataban”.

Según el joven que presenció toda la escena, “la policía tardó más o menos 20 minutos en llegar al lugar”. Y se quejó porque “al muchacho lo trataron como a cualquier persona, ni siquiera lo esposaron”.

César señaló que unos jóvenes propietarios de un minimarket de la zona se acercaron al patrullero cuando éste estaba por llevarse al agredido y “lo reconocieron como uno de los delincuentes que había robado en su negocio a la mañana”.

La palabra linchamiento no tiene para el periodismo connotaciones delictivas y por supuesto, apoyados en poderosas empresas de deformación de opinión, trasmiten que estos homicidios y tentativas de homicidio, deben naturalizarse como una conducta valiosa.
Esto es la absoluta verdad: casi en soledad, aparece un funcionario llamando a las cosas por su nombre en los mismos medios que usan eufemismos, y calificó al asesinato de David Moreyra como un homicidio, es el Secretario de Seguridad Pública de la Provincia, Matías Drivet, quién con presición definió:

“Lo que tengo para decir es tan elemental que no sé si merece ser dicho. No hay absolutamente nada que pueda justificar este homicidio. Es la aplicación de una ejecución sumaria, por fuera de la actuación estatal, en un país que ha abolido la pena de muerte hace 200 años.”
Es tan grave que ni los Fiscales de la Fiscalía (Instigadora) de Homicidios, mencionan públicamente la palabra prohibida: homicidio.
CONTINUAR LEYENDO ARTICULO >>

NO OLVIDAMOS

NO PERDONAMOS

NO NOS RECONCILIAMOS

Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos

info@uadh.org / http://uadh.org

Tel contacto: 0341- 155817650

(Rosario – Argentina)



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba